Ya soy una master del universo, por Lola Hierro (@NabiaOrebia)

Una vez más, echo la llave a una etapa. Esta ha sido dura, condenadamente dura, pero ha merecido la pena. Repetiría sin dudar. He terminado mi master en la Escuela de Periodismo de EL PAÍS y ahora puedo decir que sí, que he aprendido muchísimo. Ha habido momentos malos pero me quedo con los buenos, que son la inmensa mayoría. Con las amistades (algunas, de las de verdad), con los consejos de mis profesores, con la satisfacción de que te reconozcan el trabajo bien hecho, con las broncas cuando lo has hecho mal, con los breves, las columnas, las crónicas de juicios, con las manifestaciones, las carreras por la calle, las entrevistas complicadas, las fotos a ZP, los viajes por la frontera flamenco-valona, las investigaciones que no salen y al final sí porque se te aparece la virgen de los reporteros y te arregla la papeleta… con las peleas con el maldito programa informático Redacta, que fue mi primer contacto con la radio, con los nervios antes de sentarte a locutar por primera vez, con las emocionantes entradas en directo, con los vídeos absurdos que grabamos, con las horas intempestivas en los últimos días, cuando lo dimos todo para acabar a tiempo el proyecto de fin de master, con mi equipo del proyecto digital, con quien formé una hermandad… Mis profesores y mis compañeros me han enseñado a ser mejor periodista, pero sobre todo me han ayudado a ganar seguridad en mi misma. Ahora me siento capaz de todo.

A partir de enero me espera un año de prácticas en El País. Un año que va a tener de todo, y me asusta un poco pero sobre todo me excita, me pone. Voy a pasármelo bien.

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*