.. y autopistas sin coches, por Javier Astasio

 
Si en las circunstancias actuales no resultase tan trágica, esta frase que tantas veces he escuchado a Iñaki Gabilondo. "los economistas, a veces, predicen el pasado", podría resultar incluso graciosa. Pero en medio de tanto dolor y tanta miseria es difícil esbozar siquiera una sonrisa en todo aquello que tiene que ver con el dinero, el trabajo o el bienestar.
Hoy he amanecido con la reseña del primer informe independiente sobre la crisis que azota desde hace más de un lustro a los países de la Unión Europea, especialmente a los del sur. Un informe que viene a concluir que quien ha diseñado las medidas contra la crisis no ha tenido en cuenta o no ha sabido evaluar -quizás no ha querido hacerlo- las consecuencias que iban a tener sus planes en el empleo.
Una vez más se demuestra con ello que la Economía se diseña en los despachos tal y como ensayan las guerras los estados mayores de los ejércitos en salas con grandes mapas, soldaditos y maquetas, con resultados que, luego, en nada se parecen a la realidad. Algo que se repite una y otra vez porque se descarta el sufrimiento de la tropa o el de los parados y que resulta tan claro como que, de tenerlos en cuenta, nadie iría a la guerra, porque nadie la declarar si tiene la más mínima sospecha de que la va a perder.
Quienes toman las decisiones, las toman en la soledad de sus despachos, desde el pedestal de su soberbia, con el oído regalado, y ojalá fuese sólo el oído, por aduladores interesados que acuden al ascua que se quema en ellos para arrimar las sardinas de sus negocios. Cómo explicar, si no, todas esas grandes obras públicas, llevadas a cabo al abrigo de lo público, presuntamente para beneficio de los ciudadanos, y que, al final, se revelan como grandes fiascos, planificados con cálculos exagerados y nada realistas que han sembrado nuestro paisaje de trenes de alta velocidad vacíos, circulando por líneas que han resultado redundantes, tan vacíos como demasiadas estaciones de esas líneas. Trenes de alta velocidad vacíos y ruinosos, mientras se cierran líneas que, no sólo pasan por el territorio, sino que se detienen en los pueblos y llevan y traen de ellos la vida tan necesaria para cualquier comarca de cualquier país que se tenga por tal.
Pero no se trata sólo el AVE, convertido en cartel electoral casi único, como el dispendio en fiestas se convierte en algunos pueblos en el mayor logro de los alcaldes avispados. También encontramos, en Castellón y Murcia, sendos aeropuertos que no han visto y probablemente nunca vean un avión en sus pistas, construidos "a lo loco", con cargo al dinero de todos y a mayor gloria del político de turno, que nunca acaba por pagar de su bolsillo estos desmanes presupuestarios.
Y llegamos al capítulo de las carreteras, concretamente al de las desoladoras autopistas radiales y de peaje, sembradas en torno a Madrid, redundantes en muchos casos con autovías de acceso libre, hijas de los delirios faraónicos del PP madrileño, construidas mediante concesión por empresas privadas que se hubiesen forrado en caso de que hubiesen resultado como esperaban, pero que incluían, para ellos, la salvaguardia de la responsabilidad patrimonial del Estado, que, ahora que se ha desvelado lo ruinoso de la inversión, tendrá que hacerse cargo de estas autopistas sin coches, puesto que sus concesionarios harán uso de la "dación en pago", ante la imposibilidad cobrar la deuda de quienes las explotan.
Curioso concepto de justicia éste, de quien perdona la deuda a los poderosos concesionarios de estas obras mal planificadas y no acepta la misma dación en pago de quien, al igual que ellos, tampoco acertó con los cálculos de futuro. Está claro que el Gobierno prefiere hacerse cargo de autopistas sin coches, antes que permitir que las víctimas de desahucios salden su deuda con los bancos entregando el piso que no pueden pagar.
 


Puedes leer más entradas de "A media luz" en http://javierastasio2.blogspot.com/ y en http://javierastasio.blogspot.es y, si amas la buena música, síguenos en “Hernández y Fernández” en http://javierastasio.blogspot.com/

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*