Y, ahora, las cuentas, por Javier Astasio

 
 

Han pasado ya 36 horas desde que la machacona propaganda con que nos han venido atormentando a lo largo de los últimos meses, con la complicidad del PSOE y la inmensa mayoría de los medios de comunicación, nada inocente, si no culpable, todo hay que decirlo, ha pasado un día y medio, han regresado todos, con las maletas llenas de vergüenza y de fracaso, y es hora de hacer cuentas, de hacerlas y de exigirlas.

En primer lugar debería hacerlo, si es que no quiere que UPyD se quede con todo ese electorado de centro, en nombre del que ha descafeinado su perfil obrero y de izquierda. Debería exigir la justificación de cada céntimo, de euro y de peseta, porque la cosa viene de lejos, que se ha gastado en esta quimera inútil. Debería exigir esas cuentas y pedir perdón por no haberse atrevido a plantear las cosas como eran, porque, lo he escrito muchas veces, cuando alguien obra de acuerdo con sus principios y no buscando obtener no sé qué beneficios o evitar no sé qué pérdidas, quizá pierda o gane, pero nadie podrá reprochárselo.

Tienen que pedir explicaciones, porque, por descontado, lo harán otros, por todo ese dinero gastado en instalaciones faraónicas escasamente usadas o trágicamente mal utilizadas, como el Madrid-Arena, mientras se ha abandonado miserablemente el deporte de base, dejando a los barrios sin piscinas ni polideportivos. Tienen que pedir explicaciones por todos esos viajes de promoción en business y a hoteles de cinco estrellas, mientras hay niños madrileños que un año ´más comienzan el curso escolar en barracones, sin libros ni derecho a comedor, y mal atendidos por profesores estresados o recién desembarcados en el "oficio", porque la Comunidad de Madrid, la de la enseñanza de excelencia y bilingüe, quizá para servir con soltura en restaurantes y terrazas "a relaxin café con leche" a los turistas, ha decidido prescindir de los que tienen experiencia y cobran más, no sin antes mancillarlos, tildándolos de vagos e interesados.

Tenemos que saber cuánto ha cobrado el experto en presentaciones que diseño la de la delegación española, escribió el discurso de la alcaldesa y la entrenó para hacer el ridículo ante el mundo, no por su mal acento inglés, sino por las gilipolleces que dijo. Tenemos derecho a saber quién ha pagado y cuánto ha costado el viaje a Buenos Aires de tantos periodistas, cámaras y técnicos españoles que, al final, han visto más que limitadas sus posibilidades de informar, cuando apenas hace unos meses se ha puesto en la calle a la mayor parte de la plantilla de Telemadrid, una televisión pública hundida en audiencia por haberla convertido en el departamento de agitación y propaganda de Esperanza Aguirre y sus mariachis.

Tienen que pedir explicaciones al Houdini español, Alberto Ruiz Gallardón, hábil escapista que fue quien nos embarcó en esto, gastándose el dinero que no tenía, sacándolo de colegios y de la ayuda que debemos a ancianos y discapacitados, para luego huir al Ministerio de Justicia, para llenar de olor a cirio, agua bendita y sotana rancia la vida sexual de las españolas. Tienen que exigirle que explique qué pajarito olímpico le dijo que esta vez sí. Tienen que obligarle con evidencias a confesar que lo suyo era sólo una cortina de humo, una zanahoria con la que tirar del burro electoral para seguir gastando nuestro dinero en edificios e instalaciones que se caerán de viejos antes de cumplir con su presunto fin.

Pero también hay que pedir explicaciones, y eso es cosa nuestra, a los medios de comunicación que han servido de comparsas a esta gran estafa, Medios de comunicación que, al igual que el PSOE, no han ejercido su principal cometido que es el de contar la verdad, criticando al poder si es necesario, por miedo a hacerse antipáticos ante una mayoría social mal informada -en parte por su culpa- que se creyó todas y cada una de las mentiras de Gallardón y compañía.

Tenemos, por ejemplo, que exigir que la SER explique en que basó su decisión de hacer el despliegue que hizo para la frustrada celebración de la consecución de los juegos para Madrid, en comandita con el Ayuntamiento, amén del inútil despliegue previsto para ayer domingo en la plaza del Callao, mientras sigue despidiendo a sus trabajadores, apoyándose en esa Reforma Laboral que tanto critica ante sus oyentes.

Ha llegado el momento de hacer las cuentas y de exigirlas. Y, si alguien deja de hacerlo, dejará clara su complicidad en la estafa.




Puedes leer más entradas de "A media luz" en http://javierastasio2.blogspot.com/ y en http://javierastasio.blogspot.es y, si amas la buena música, síguenos en “Hernández y Fernández” en http://javierastasio.blogspot.com/

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*