Vuelo de santo, por @RodriguezPPedro

Instante del vuelo de Casillas, imperial, tras repeler el remate de Rakitic

Instante del vuelo de Casillas, imperial, tras repeler el remate de Rakitic (Fuente: Reuters)

“Por aquí no”, parece esculpir el guardián que se eleva ante el croata Rakitic, que milésimas antes también se alzaba en busca de la siguiente ronda del Europeo de Polonia y Ucrania. En ese momento el conjunto balcánico caía a merced de un gol del italiano Cassano en el otro duelo del grupo C, motivo quizá de que el jugador del Sevilla no quisiera o no pudiera ni ver el desenlace de un cabezazo, a bocajarro desde el área chica en el eternizado octavo segundo del minuto 58, que hubiera puesto a los arlequines rojiblancos en cuartos. O a lo mejor lo que prefirió fue agachar los párpados en busca de una réplica más creíble a lo que sus ojos le acababan de revelar: el vuelo del santo. Otro. Y otro en un instante crucial: el que mantenía a la Roja en la Eurocopa o la obligaba a liar el petate. Como contra Italia 08′ o Paraguay y Holanda 10′.Luego apareció Jesús, que sacudió la histeria de un plumazo cuando Croacia descuidó la retaguardia.

Una imagen para la retina que, no obstante, resume parte de la batalla. La guerra, ya es otra historia (próxima parada: Francia), pero con un cerrojo santificado todo parece más terrenal; más posible.

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*