Inicio » Blogs »

Viejas prácticas clientelares, por Emilio Fuentes Romero (@efurom1)

 
Si alguien nos preguntara qué ha cambiado en España durante los últimos 140 años, seguramente responderíamos que casi todo: el automóvil, la radio, el teléfono, la televisión, Internet... Estos descomunales cambios describen y resumen  que España ha pasado en ese tiempo de una fase Agrícola a una fase Tecnológica (McLuhan). Sin embargo, ciertos (malos) usos políticos del siglo XIX siguen enquistados en el siglo XXI. Veamos: Durante la Restauración (1876-1923),  "Una de las vías tradicionales de satisfacción de las clientelas políticas era la colocación de 'amigos o fieles' en puestos de la Administración Pública...una práctica usual, independientemente del color del partido en el gobierno... (con) Sagasta (1881-1884) se produjo  una avalancha de cesantías para dar cabida en el cuerpo de funcionarios a la clientela propia: 570 nuevos nombramientos y ascensos en los dos primeros meses de gobierno" (Jaume Muñoz Jofre, 2016, p.12).  
En 2018la lucha contra la corrupción ha sido la bandera de Pedro Sánchez  para desalojar al PP de La Moncloa. Sin embargo,  esas viejas prácticas clientelares continúan, como pone de relieve el reparto de altos cargos de instituciones y empresas públicas entre "amigos o fieles": 
 
¿Algunos ejemplos? Podríamos hablar de AENA, de la CNMC,  de REE..., pero tres son los más polémicos:
 
Óscar  López, exsecretario de organización del PSOE, nombrado presidente de Paradores con un sueldo de 180.000 €. Juan Manuel Serrano, exjefe de gabinete de Sánchez, presidente de Correos con un sueldo de 200.000 €. José Felix Tezanos, exsecretario de Estudios y Programas del PSOE, presidente del CIS. ¿Cuándo seguiremos el ejemplo de otros países europeos como Alemania, Bélgica o Reino Unido en el que los cambios en los ministerios apenas afectan a los altos cargos?
 
 
 

0 Comentarios

Deja tu comentario.

 
 

Deja un comentario