Verdad documentada, por Javier Astasio

 
 
Si Rajoy es un artista, que lo es,  a la hora de escurrir el bulto con el silencio o la palabra, es malo, muy malo, a la hora de mentir el gesto. Le afloran demasiado los disgustos y los pesares a  la cara y la cara, ya se sabe, es el espejo del alma. Rajoy es, habitualmente, impávido de gesto, cuando se le tiene cerca, uno llega a tener la impresión de que está ausente, de que su pensamiento está en otro sitio, de que siempre anda rumiando algo. Y, a partir de ahora, para su desgracia, tiene mucho que rumiar.
Seguramente, para muchos, algunos quizá ya en su lugar de vacaciones, la conversación entre Luis Bárcenas y Pedro José Ramírez, publicada el domingo, apenas aportaba algo nuevo a lo ya sabido de las andanzas del tesorero del PP y, con él, del partido mismo. Era, quizá, más descriptiva, porque al relato vivido del hoy preso preventivo se sumaba toda la literatura del director de EL MUNDO, que la tiene y mucha.
Seguramente, en los despachos de la sede de Génova se conformaron con esa impresión, entre otras cosas, porque era la que más les convenía. Seguir creyendo que la gente ya está aburrida del asunto o hacer todo lo posible para que lo esté, forma parte de su estrategia. Siempre habrá, piensan, un número importante de votantes dispuestos a creer que todo es cosa de Bárcenas, que metía mano en la caja, y que lo demás es un montaje para acabar con el PP.
Lo que ignoran, o, si lo saben, pretenden ignorar es que la credibilidad del PP, incluso entre sus votantes, está a punto de desaparecer. Quizá por ello, salieron ayer en tromba para negar todo lo publicado. Incluso, con su torpe solemnidad de costumbre, remarcando cada palabra con todos esos silencios intercalados, la secretaria general del PP trató de zanjar la cuestión con una frase que, para su desgracia, ha tenido las mismas consecuencias que, para el pez imprudente, morder el anzuelo. "las mentiras no se documentan" -dijo- y hoy, en el diario EL MUNDO, se documenta con fotografías la verdad de los papeles de Bárcenas y se informa de que los auténticos, facilitados por el propio ex tesorero, ya están en manos del juez.
Al PP le va a resultar muy difícil salir con bien de ésta. Y, para nuestra desgracia, también al resto de los ciudadanos, porque, de la autenticidad de los papeles y de las informaciones que los acompañan, depende el futuro de varios miembros del Gobierno, entre ellos el propio Rajoy, que habría cobrado sobresueldos, entregados en cajas de puros, cuando ya era ministro. Y eso, de probarse, implicaría un delito que, de probarse, llevaría a su inmediata destitución. Mal asunto. Muy mal asunto éste. No hace aún dos días que Rajoy, en otro alarde de retorcimiento del lenguaje, dijera en los cursos de FAES que estamos peor que en 2015. Quiénes, cabría preguntar, el PP y el Gobierno o los españoles, porque documentando la verdad, nos habremos librado de ellos.
 
 
 
Puedes leer más entradas de "A media luz" en http://javierastasio2.blogspot.com/ y en http://javierastasio.blogspot.es y, si amas la buena música, síguenos en “Hernández y Fernández” en http://javierastasio.blogspot.com/

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*