Veinticincoese, por Gabriel Merino

http://amimeobligaron.blogspot.es/img/nep.jpg

Los de siempre calentaron motores diciendo que la convocatoria no tenía eco en medios. Aunque los del quinceeme se acordaban entonces de la bola previa que les dieron esos mismos medios antes de que llegaran y acamparan  el año pasado en Sol. El veinticincoese se convocó por redes sociales, y finalmente tuvo el tacto o mano izquierda por parte de los convocantes de eliminar la palabra “ocupa” del slogan para que no pareciera un golpe o toma violenta del parlamento –suena menos “okupa” en inglés, en movimientos como el calcado “Occupy Wall Street” de Nueva York, ¿no?-, sino una protesta por un poder que aunque elegido democráticamente en las urnas, se comporta como si hubiera secuestrado la voluntad de los gobernados, diciendo que tienen que atender más a la realidad que al pueblo. Con todo, alguna política de relumbrón y responsabilidad- ¡idiota!-, también preventivamente, llegó a comparar las intenciones de los convocantes de esta protesta con las del coronel Tejero aquel infausto 23-F. Ésta no debe saber lo que es un golpe. O… a lo mejor, si.

 

También preventivamente, en plan Minority Report, unos días antes, la policia, enviada diligentemente por la delegada del gobierno de Madrid –esa que no puede encontrar a su marido que está en busca y captura- pedía identificaciones a quienes se reunían en Asamblea en el Retiro, cuando el mismo 25-S, durante la mani, ningún policia de primera línea –vamos, los que enviaron a dar palos- llevaba identificación. La delegada aseguraba que es que el Retiro no se puede utilizar para hacer asambleas politicas:  parece que opina que ese parque sólo se puede convertir en confesionario general cuando viene el papa.

 

Siguió precalentando esta señora  para que las familias, los funcionarios y las abuelas no se atrevieran a ir a protestar y todo quedara visualmente en una algarada de perroflautas antisistema. Llegó a decir Cifuentes que iban a ir nazis. ¡En fin…!. Será que tendría información de primera mano.

 

Pero ya, lo mejor en desinformación llegó el mismo dia veinticinco. Por la mañana  decían eran tres mil los concentrados para mil quinientos policias organizados en tres anillos en torno al Congreso. Tres mil –creo- en Neptuno  los hacen en día normal ya sólo los que hacen cola en el Prado y el Thyssen, los que compran en los puestos del Paseo del Prado, los que cruzan la calle y los que entran y salen del Ritz y el Starbucks. Bueno: luego se estiraron y llegaron a decir que había seis mil. Pero, con la crisis que gastamos… ¡vaya error de bulto mandar y pagar dietas a un policía por cada cuatro manifestantes, delegada!

 

¿Y dentro del Congreso?. Bueno: aparte de que no había lleno –pleno si, pero lleno no: por faltar, faltaba hasta el presidente del gobierno-Garzón y Lara salían a hablar con los manifestantes donde los leones, y no se los comieron –ni los leones ni los otros-. Otros parlamentarios, como Caldera –los de la teoría de que alguien quería secuestrarlos- se quejaban de que no había por dónde salir de la cámara, aunque sí:  la policía  les había abierto  paso a palo limpio por la trasera de la calle Cedaceros.

 

Y vamos ahora con los violentos: como ocurrió en las manis de Barcelona con los de la secreta infiltrados de perroflauta con palestino, aquí había en primera fila de Neptuno unos con banderas rojas y negras de atrezzo que hacían como que querían tirar las vallas y que justificaron las primeras cargas: ya circula el video en el que se les ve  hablando con la policia para coreografiar la acción y que se vea bien en la prensa y cámaras de la tele pública. De hecho, después de haberse propagado el video del “cantazo”,  la Razón de Marhuenda –ex jefe de prensa de Rajoy- todavía llevaba esta mañana a estos “antisistema” a portada.

 

¡Ay, los medios!: en directo, el TD2 los sacaba en tercera cuando ya, en ese momento,  les estaban abriendo hueco de portada simultánea en BBC, Le Monde, La Repubblica y el NYT. En Telemadrid, la tele de la ciudad y comunidad donde acontecían estos sucesos, sin embargo, a la reportera se le escapó en directo que la policia estaba cargando “sin motivo alguno”. ¿La habrán expedientado?

 

La verdad es que en general, aquí, en Madrid, a pesar de la convocatoria y los palos indiscriminados que se soltaron, la comidilla informativa ayer era a esa hora hablar de Esperanza y su Toyota Auris –cuando se despertó, el dinosaurio aún seguía allí- o de Rajoy, que estaba  haciéndose el estadista ante una asamblea de las naciones unidas vacía.

 

Hoy, creo que con lluvia y todo, los del veinticincoese vuelven. Reincidentes, vamos.

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*