Vacas flacas para los fabricantes de armas, por @CarlosPenedoC

  • Navantia registra el mayor descenso en facturación de una empresa europea, mientras que Indra sale del Top 100
  • Aumenta el número de empresas y ventas de países emergidos
  • La mitad de las 100 primeras empresas de armamento son de EE.UU.

Carlos Penedo. Artículo publicado originalmente en Estrella Digital.
La facturación de las 100 principales fabricantes de armas y tecnología militar en el mundo ha caído más de un 10% en dos años, por resultados negativos principalmente en Europa occidental –de forma destacada España- y EE.UU., y la salida norteamericana de Irak.
Las ventas de armas y servicios militares por parte de las principales empresas productoras en todo el mundo alcanzaron los 395.000 millones de dólares en 2012, según los últimos datos sobre la producción internacional de armas hechos públicos por el Stockholm International Peace Research Institute –SIPRI- en la Conferencia de Seguridad celebrada este fin de semana en Munich.
Esta cifra representa un 4,2% de descenso en términos reales en comparación con las ventas de las empresas del Top 100 en 2011 y continua con la tendencia de reducción del 6,6% que se produjo aquel año. Con todo, las ventas de armas del Top 100 se han incrementado un 29% en términos reales desde 2003.
El descenso en las ventas de armas en 2012 no fue uniforme: mientras que las de las empresas de Estados Unidos, de Canadá y de la mayoría de países de la Europa occidental continuaron bajando, las de las compañías rusas y de otros países emergentes o emergidos aumentaron significativamente.
El Instituto sueco destaca que en Europa la empresa con una mayor caída en la venta de armas fue Navantia, la única compañía española en la lista, que baja al número 63 del Top 100 frente a la posición 55 un año antes, con un descenso de la facturación del 27%, de 1.650 millones en 2011 a 1.130 millones de euros en 2012, año en el que aparece con una plantilla de 5.537 trabajadores.
Otra empresa española tradicionalmente presente en este listado era Indra, que abandona el club por la disminución de sus ventas el 8,8%.
Para el SIPRI, “estos descensos reflejan la gran caída del gasto militar español desde 2008”, que cifra en un 20% en términos reales, “como parte de las medidas de austeridad consecuencia de la crisis económica”, y que representan “a gran distancia los mayores descensos entre los principales países productores de armas de Europa occidental”.
Junto con Navantia, la presencia española en el Top 100 hay que rastrearla en el consorcio europeo EADS, que ocupa el séptimo lugar de la lista, con 15.400 millones de dólares de ventas en material militar y 140.000 empleados. Las factorías españolas de la antigua CASA contribuyeron al grupo EADS con 3.640 millones y 7.546 trabajadores. El Estado español, a través del holding público SEPI, es propietario hoy del 4% de EADS, tras desinvertir a lo largo de 2013 otro 1,5% del capital que ha supuesto unos ingresos de 380 millones de euros. En 2014 el grupo EADS se ha rebautizado como Airbus Group.
El Top 100 mundial de empresas de armamento elaborado por el SIPRI lo encabezan dos multinacionales de EE.UU., Lockheed Martin (36.000 millones de dólares en ventas y 120.000 empleados) y Boeing (27.610 millones de facturación en defensa y 174.000 empleados). La tercera plaza en la clasificación la ocupa la británica BAE Systems (26.950 millones de dólares en ventas y 88.000 empleados). Los tres siguientes puestos los vuelven a ocupar empresas norteamericanas, Raytheon (22.500 millones de dólares en ventas, 67.800 empleados), General Dynamics (20.940 millones, 92.200 empleados, multinacional propietaria de la española Santa Bárbara) y Northrop Grumman (19.400 millones y 68.000 empleados). La italiana Finmeccanica ocupa la novena posición mundial y la francesa Thales, la undécima.
El porcentaje de las empresas que no son de América del norte ni de Europa occidental también ha crecido desde 2005 hasta el 13,5%, el punto más alto en la historia de los Top 100, que no incluye a las empresas con sede en China por la ausencia de datos disponibles.
Las empresas rusas vieron un crecimiento particularmente grande en las ventas estimadas de armas en 2012. Las compañías de armas rusas continúan manteniendo altos niveles de exportación pero el incremento en las ventas estimadas de armas de 2012 refleja principalmente las grandes y crecientes ventas internas, como parte del Plan de Armamentos del Estado 2011 – 2020, de 700.000 millones de dólares.
“La industria de armamento rusa está re-emergiendo gradualmente de los escombros de la industria soviética”, afirma Sam Perlo-Freeman, director del Programa de Gasto Militar y Producción de Armas de SIPRI. “Aún así, la industria todavía está plagada de equipamiento desfasado, de una organización ineficiente y de una corrupción muy extendida que continuará limitando la habilidad de Rusia para competir tecnológicamente con occidente”.
Este año, por primera vez, el SIPRI Top 100 incluye datos de Ucrania, que ha consolidado la mayor parte de su industria de armas en una única compañía–holding, Ukroboronprom.
El fabricante de aviones brasileño, Embraer, entró en el Top 100 en 2010 y fue una de las empresas que más posiciones escaló en 2012, un 36% en términos reales, subiendo del lugar 83 al 66 con ventas de armas de 106.000 millones de dólares.
Por su parte, el crecimiento de la industria de Corea del Sur continuó en 2012 con un 4,2% de incremento real en ventas de armas por compañías de la Top 100. Las ventas totales de las empresas coreanas en la Top 100 se han más que duplicado en términos reales desde 2002.
Las ventas de las empresas de Estados Unidos, afectadas por la retirada de Irak
Las ventas de las 42 empresas de armas con base en Estados Unidos representaron el 58% del total del Top 100, y las 30 empresas con base en Europa occidental fueron el 28% del total. Mientras que estas empresas todavía representan el 87% de las ventas de armas, el declive de las ventas en estas regiones tradicionalmente productoras refleja el descenso del gasto militar, que empezó claramente en 2011. En particular, la retirada de las fuerzas de Estados Unidos de Irak a finales de 2011 tuvo un efecto significativo en un número importante de empresas.
La caída más grande en porcentaje en ventas de armas en el Top 100 en 2012 –del 60% en términos reales– fue de KBR, que proveía de apoyo logístico a las fuerzas de los EE.UU. en Irak y bajó sus ventas de 2.180 millones de dólares en 2011 a 880 millones en 2012. Las ventas de las empresas que proveían vehículos blindados a las fuerzas norteamericanas en Irak y en Afganistán, incluidas Navistar y AM General, también disminuyeron.

Sugerencias



Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*