Una descafeinada Ley Audiovisual para Andalucía, por @FeSPeriodistas

El Foro Andaluz de Comunicación y el SPA denuncian que el 80% de las propuestas realizadas por las organizaciones ciudadanas no se han incluido en el proyecto.

En el Proyecto de Ley Audiovisual de Andalucía aprobado el pasado 2 de agosto en el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía y remitido a las entidades que, como el SPA-FeSP, participaron en la Mesa de Ordenación e Impulso del Sector Audiovisual en Andalucía (MOISA), se han visto reflejados algunos avances importantes, como el impulso al derecho de acceso, a los medios de comunicación en centros educativos o al control de la emisiones ilegales y a la consolidación de una comunicación pública.  

Sin embargo, tanto el SPA como el Foro Andaluz de Comunicación consideran que los recortes sufridos en artículos fundamentales que si aparecían en el anteproyecto de ley, así como algunas de las propuestas formuladas en la MOISA, han desvirtuado la futura norma y roto el consenso sobre una Ley Audiovisual al servicio de la ciudadanía.

El 80% de las propuestas realizadas por la veintena de organizaciones ciudadanas que formamos parte del mismo no han sido incluidas” señala el sindicato de los periodistas andaluces que considera que “hay algunos puntos fundamentales que espera puedan incorporarse en el trámite parlamentario que ahora comienza. El primero y más importante es el de proteger a los medios de comunicación comunitarios, sus trabajadores y el imprescindible trabajo que realizan en Andalucía. Nos sumamos a las denuncias que desde el Foro Andaluz de Comunicación y la radio comunitaria Onda Color han realizado del recorte acaecido en lo que respecta de las autorizaciones provisionales a los medios de comunicación comunitarios. 

Este artículo ha “desaparecido” en el presente texto con respecto al anteproyecto de Ley. De no incorporarse este punto, la Junta de Andalucía estaría dejando en la estacada a un sector con una fuerte potencialidad en la creación de empleo estable y de calidad, que se ha implicado fuertemente en la participación de la norma y sin el cual sería imposible defender la legitimidad de norma que se pretende aprobar. Recordamos que el gobierno andaluz decretó en 2004 un régimen jurídico transitorio para las emisoras de televisión locales, que puede ser utilizado de la misma forma para las radios comunitarias que existen en Andalucía.”

El SPA también advierte sobre la falta de medidas concretas de fomento del empleo señala que las propuestas por el propio sindicato y el Foro Andaluz de Comunicación “no han sido tenidas en cuenta”. El SPA defiende que “sin presupuesto en las normas, no hay desarrollo posible y muestra su preocupación en que esta Ley se convierta en un brindis al sol y no suponga un verdadero impulso al sector audiovisual en Andalucía como espera.

La propuesta de creación del Consejo de Participación Ciudadana es una excelente noticia siempre y cuando este órgano se convierta en un agente independiente que fiscalice la labor del gobierno y de los medios de comunicación. El SPA subraya que la redacción ambigua y sin competencias de este nuevo órgano sin presupuesto ni plazo previsto de creación no tiene la seriedad ni el rigor propuesto en los documentos elaborados por los agentes sociales, transformando un órgano fundamental para la democratización de la comunicación en una institución estéril.

El SPA considera que “la transparencia y el rigor deben marcar la política de los medios de comunicación en su rendición de cuentas con la ciudadanía. Es por ello que el SPA ve con preocupación la no inclusión de las medidas propuestas para evitar la concentración, impulsar la pluralidad, a través de la reserva de licencias a medios comunitarios y a operadores provenientes de la economía social, así como la transparencia sobre quiénes están detrás de los medios de comunicación y su participación empresarial. 

El sindicato quiere hacer especial hincapié en un régimen sancionador que estima demasiado laxo y propone vincular las sanciones a los presupuestos que estos operadores manejen, diferenciando entre pequeños medios con limitados presupuestos y grandes conglomerados mediáticos a los que saldrá muy barato saltarse la norma.”

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*