Un 'sí' a Torres, por @FutbolRH

Torres, el más señalado
Debo ser el único al que le parecieron correctas, aunque  tardías, las decisiones de Del Bosque. Ante
una defensa de 5 (con 3 centrales) y que presumiblemente se iba a clavar atrás esperando
a España, el planteamiento de nuestro seleccionador no era nada descabellado. Teniendo en cuenta la calidad que atesoramos en el medio del
campo y el estado de forma de los posibles ‘falsos’ nueves que tenemos (o que
hemos creado), incluso podíamos pensar durante el himno que por fin ganaríamos a
la azzurra… pero no fue así.
Italia fue menos Italia que nunca y apostó por irse arriba,
a presionar la salida de balón, a ahogar el centro del campo español y la cosa
no les salió mal. Con una España sin extremos y sin referencia arriba,
Prandelli mandó a su equipo a la presión continua y a punto estuvo de llevarse
el gato al agua. Un gran e inspirado Casillas evitó que la cosas se pusiera más
fea de lo que se puso con el 0-1 de Di Natale y tras una jugada espectacular de
los locos bajitos, con desajuste defensivo italiano por la falta de referencia
(lo que buscaba Del Bosque desde el inicio y que sólo pasó, prácticamente, en
la ocasión del gol) Cesc mandó al fondo de la portería un gran paso interior de
Silva.
A partir de ahí, Del Bosque reaccionó...

Aunque el cambio
estaba pensado desde antes del gol de Fábregas, el técnico mantuvo su idea y
puso coherencia táctica para lo que estaba ocurriendo. España necesitaba abrir
el campo, aprovechar los espacios que comenzaba a dejar una Italia a la que comenzaba
a faltarle gasolina para mantener la presión a la que había sometido a La Roja.
Así, entraron Navas por el iluminado Silva y Torres por el acertado Cesc.

Es cierto, que el madrileño que tuvo hasta 3 ocasiones para
marcar el 2-1 tiene la pólvora mojada pero insisto en que era la mejor opción
con la que contaba en el banquillo Del Bosque. 
Torres, de los tres delanteros que se ha llevado,  era el que más se adecuaba al escenario
táctico que Del Bosque quería imponer. España necesitaba velocidad en el
contragolpe y alguien que leyera bien los espacios y el de Fuenlabrada es un 10
en eso… Creo y se movió bien, pero efectivamente, le faltó lo que le ha faltado
desde que fichara por el Chelsea (o desde que salió de la lesión de 2010) el
gol.
Ahora sería fácil acordarse de Adrián (quizás, y a partido
pasado, el delantero perfecto para este choque)
pero sin duda Del Bosque ha
sido fiel a su manera de ver el fútbol y de aplicar su justicia…  y si no, no se entiende la alineación de
Arbeloa, un lateral, por mucho que se empeñe el seleccionador, muy limitado
que, aunque correcto en su labor defensiva, hace que España pierda capacidad de
sorpresa en ataque. 
Muchos podrán decir con cierta razón que lo de Arbeloa es
aplicable a Torres. Quizás la historia de ambos en el combinado español ha
pesado para ser seleccionados y alineados pero, por mucho que me pese (sobre
todo pensando en Arbeloa) al final un seleccionador no pone a los que mejor han
jugado en sus equipos sino a los que considera que mejor se adaptan al estilo y
forma de jugar que quieren imponer. Y sino que se lo pregunten a Soldado, máximo
goleador español en la Liga BBVA.
Sin querer sembrar la duda acabo pronunciando públicamente
mi respeto y confianza en el trabajo del seleccionador con el que hemos ganado el Mundial. Además, hay que ser ealistas, un empate contra la más dura de
nuestro grupo y en el primer partido de la competición es para algo por lo que
hay que estar satisfecho. Eso sí, esperemos que hayan aprendido de los errores y
los desajustes cometidos en este partido esperando además que contra Irlanda  seamos más determinantes y directos. Y es que,
a veces a España le pasa como al Barça… se empeña en realizar demasiados pases
en zonas de disparo.


2 Comments

  1. Independientemente
    de estar de acuerdo contigo (o no estarlo) sí me gustaría matizar: Italia fue
    tal y como se la esperaba. Y en eso Del Bosque acertó de pleno. Desde luego el
    sí se acordaba del "amistoso" (entre selecciones nunca hay amistosos)
    que perdimos 1-0. Y conocía que este era un combinado más atrevido (más cercano
    al de Lippi que al de Trapattoni). He leído esta mañana en Marca que no ganamos
    a Italia en competición oficial desde ¡¡¡1920!!! (obviamente no se cuentan las
    tandas de penaltis).

    Y volviendo
    al tema principal: Torres no es un killer. No es un depredador del área. Nunca
    lo ha sido. Pero como delantero se le exigen goles...

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*