Un Papa es un Papa, por Javier Astasio

 
Parafraseando a Gertrude Stein, quien hiciera famosa su sentencia "una rosa es una rosa", decir que un papa es un papa es lo más sensato que se me ocurre añadir a tantas y tan delirantes declaraciones, de expertos y de católicos de a pie, como he escuchado en las últimas horas. Un papa siempre es un papa y siempre acaba comportándose como un papa. Perded toda esperanza los que aún la abrigabais, porque, me temo, que no hay nada que hacer.
Dijo anoche el flamante papa Francisco que habían ido a buscarle al fin del mundo y, acto seguido, se desataron las lecturas sobre el significado de tal elección. Latinoamérica, dijeron, donde vive el 45% de los católicos del mundo. Latinoamérica, han dicho, la iglesia que se ocupa de los pobres, la teología de la liberación y, así, todos los etcéteras que seáis capaces de añadir. Y, sin embargo, el cardenal Bergoglio, el elegido, proviene de la más conservadora de las iglesias latinoamericanas, la que, en el momento más oscuro y más sangriento de la reciente iglesia argentina, la terrible dictadura de Massera y Videla que hizo de ser joven en peor de los delitos, que asesino, hizo desaparecer a tantos y tantos jóvenes argentinos y que robó los hijos de mujeres a las que conservó la vida sólo para que parieran.
Las abuelas de mayo, las que luchan por encontrar a esos centenares de niños robados, llevaron a Bergoglio ante la justicia, acusándole de connivencia con los militares en estos crímenes. Allí tuvo que dar explicaciones, además, de la desaparición de dos de los sacerdotes que trabajaban con los pobres en las chabolas de las villas miseria. Hay quien se atreve a decir que en aquellos años era difícil hacer otra cosa, que lo normal era mirar para otro lado. Pero incluso ese limitarse a mirar para otro lado sería una mancha terrible y, en parecidas circunstancias, la iglesia del otro lado de los Andes tuvo claro que no debía hacerlo y no lo hizo- Además no hay que olvidar aquello que dice un proverbio judío "quien salva a un sólo hombre, salva a la humanidad". Del mismo modo, creo que quien condena a un sólo hombre, condena a la humanidad.
Eso, en cuanto a una mancha, una duda no resuelta, que, en el parlamento de un país democrático, le inhabilitaría para asumir cualquier cargo de representación. En cuanto a cuestiones de moral, el historial del papa Francisco, radical contra el aborto y la igualdad de derechos de los homosexuales, de la que he hizo una cruzada personal, una "guerra de dios", como el mismo dijo, dice poco sobre un hipotético cambio de actitud del Vaticano respecto a lo que muchos países, la mayoría socialmente católicos ya han asumido como legal y, sobre todo, normal.
Otra cuestión es la de la lucha contra la pobreza. Habría que saber a este respecto si la receta del hasta ahora arzobispo de Buenos Aires tiene más de caridad o de justicia. En el primero de los supuestos, no me sirve, porque sería sólo un paliativo que no corrige el origen injusto de las desigualdades,  y, si la labor de la Compañía de Jesús a la que pertenece Bergoglio en América Latina inspirada en la "Teología de la Liberación", es sabido que, desde la enfermedad del padre Arrupe, la compañía estuvo intervenida por orden de Juan Pablo II, que nombró un sustituto. Pues bien, parece que Bergoglio ha sido  cualquier cosa menos defensor del movimiento rebelde y castigado por Roma.
En fin, que cuanto más sabemos del nuevo papa, cuanto más nos apartamos de las tres o cuatro "folcloradas" que nos enseñan y nos cuentan, más negro vemos el futuro de la iglesia católica y más lejano el esclarecimiento de todo lo que tiene que ver con el consentimiento de la pederastia y las oscuras finanzas de la banca vaticana (IOR).
Durante días, nos han tenido hipnotizados o aturdidos con quinielas, razonamientos para que el papa fuese así o asá. Al final, no dieron una y, con el mismo mecanismo, nos han vendido una imagen más que glamurosa del nuevo papa. Pero, como decía, una rosa es una rosa y un papa es un papa.
 
 
Puedes leer más entradas de "A media luz" en http://javierastasio2.blogspot.com/ y en http://javierastasio.blogspot.es y, si amas la buena música, síguenos en “Hernández y Fernández” en http://javierastasio.blogspot.com/
 

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*