Un fallo sobre el trabajo periodístico del 'caso Máster' que merece cuidada lectura, por @FeSPeriodistas

FESP logo nuevo

La Audiencia Provincial de Madrid ha rechazado reabrir la causa contra los periodistas de elDiario.es por las informaciones sobre el caso Máster, como había pedido la expresidenta madrileña Cristina Cifuentes y la propia Universidad Rey Juan Carlos.

Son muy interesantes para los profesionales de la información algunos argumentos del auto que razonan el fallo:

– Los periodistas se limitaron a manifestar que no podían revelar sus fuentes, que ignoraban el origen de los documentos, que contrastaron la información recibida y comprobaron que el procedimiento académico había sido irregular. – No se ha acreditado vinculación alguna con el resto de los investigados, ni que fueran conocedores de la ilicitud en la obtención de los datos publicados, pero sí eran conscientes de la relevancia pública de la información y la veracidad de la publicación realizada.

– No se puede sostener sin sustento alguno que la información publicada no es veraz, pues la información publicada en su día por los dos periodistas investigados se halla sobradamente contrastada, versa sobre una persona pública y reviste un gran interés general, tratándose de una información veraz, lo que satisface íntegramente el derecho que asiste a la ciudadanía de recibir información veraz.

– La publicación de los datos objeto de autos al cumplir todos los requisitos necesarios para superar el canon de constitucionalidad: a saber, la información difundida tenía relevancia pública ya que hacía referencia a la entonces Sra. Presidenta de la Comunidad de Madrid; y los datos publicados eran veraces, se contrastaron, y no se publicaron más datos que aquellos que se entendieron indispensables a tal fin.

– La incertidumbre sobre la obtención de los documentos publicados, por exigencia de la dimensión objetiva de la libertad de información, no puede resolverse mediante una presunción de ilicitud y más teniendo en cuenta que, en el presente caso, los datos publicados eran los estrictamente indispensables para cumplir la finalidad perseguida de justificar la veracidad de la noticia, habiéndose procedido al tachado, bien por parte de los investigados o de quienes les facilitaron la documentación, de los datos personales, por lo que no se publicó ningún dato no relacionado con la noticia y los datos publicados se circunscribieron estrictamente a lo “noticiable”, limitándose al ejercicio legítimo del derecho fundamental a la libertad de información.

– El silencio acerca de cómo se obtuvo la información y todas las circunstancias para publicar la misma obedece al ejercicio del secreto profesional, con alcance constitucional, y este silencio no debe interpretarse como una sospecha de haber obrado con conocimiento de la ilicitud de la obtención de los datos, sino como derecho constitucional a recibir información veraz y al secreto profesional en el ejercicio de esta libertad, tal y como se ha indicado anteriormente.

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*