Un escándalo europeo, por Emilio Fuentes Romero (@efurom1)


En el caso  Fernando Suárez, el rector de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) acusado de plagio, se dan varias circunstancias dignas de comentar:

1. La intensidad del plagio: No se trata de un pecadillo de juventud ni de algo accidental. Se trata de un plagio a gran escala, industrial. Se han detectado más de 10 plagios que abarcan desde la redacción de su tesis de doctorado hasta su etapa de rector. Suárez no se entretenía en copiar un párrafo, sino que en un artículo de 45 páginas, 43 eran copiadas

2. El torrente de noticias provocado: Desde que saltó la noticia hace ya más de dos meses en un medio regional, excepto La Razón, casi todos los medios nacionales -desde El Español a infolibre pasando por eldiario.es, El País o El Mundo- han tratado el asunto, aunque con desigual seguimiento.

3. Débil respuesta institucional: Al principio, la Conferencia de Rectores (CRUE) guardó silencio.  Y claro, el Consejo de Gobierno de la URJC no iba a ser menos...a pesar del clamor popular que representan más de 70.000 firmas. Más adelante, la Conferencia de Rectores le pidió que dejara su puesto de vocal y se anunció que se abriría una comisión académica de investigación, pero todo el mundo sabe lo que esto significa...



4. Nula respuesta política: Mientras el barón de Claret se lava las manos, Cristina Cifuentes dice respeta escrupulosamente la autonomía universitaria. La Universidad no se pronuncia, lo mismo que los sindicatos y los partidos políticos -PSOE, PP y Ciudadanos- se han opuesto a que Suárez dé una explicación en la Asamblea de Madrid...

5. Los medios de comunicación, en general, critican la negativa del rector a dimitir pero son pocos los que se atreven a ir más allá, a preguntarse el porqué de esta cortina de silencio sobre el caso Suárez y a abrir en canal "un sistema universitario endogámico y clientelar", en el que "aprovecharse del trabajo de otros es una práctica común".

En Europa, donde un ministro dimite por copiar, el caso Suárez debe ser percibido con toda seguridad como un escándalo que, junto a los casos de corrupción y otras minucias que nombrar no quiero en estas fechas, contribuirán sin duda al deterioro de la popular Marca España










Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*