Un año sin el maestro Aspizua, por @BorjaDiazMerry

   La vida a veces concede oportunidades que no siempre son suficientemente valoradas por sus protagonistas. Hace unos cuantos años, el autor de esta bitácora tuvo la suerte de conocer a Jorge Aspizua Turrión, todo un maestro en el análisis de la información militar nacional e internacional y un experto en desvelar y desentrañar documentos estratégicos de Seguridad y Defensa procedentes de fuentes abiertas.
   Corría la primavera y el encuentro tuvo lugar en la sede de una conocida empresa armamentística multinacional. La firma había organizado una reunión con periodistas del ramo y con un puñado de expertos. 
   Llegado el turno de preguntas, Aspizua fue uno de los primeros en tomar la palabra. La serenidad de su voz y la seguridad con la que se expresaba atrajeron la atención de los presentes y algunos de ellos, especialmente quien escribe estas líneas, se quedaron francamente asombrados por su dominio de los temas de la industria militar y el modo en que los relacionaba con las políticas de Seguridad y Defensa de los países que dominan la escena internacional.
   Aquella reunión fue el primer contacto con el maestro Aspizua, al que hubo oportunidad de volver a escuchar en otro encuentro similar organizado poco después por un lobby de Defensa. En ese segundo encuentro, el autor de La Trinchera Informativa aprovechó para 'exprimir' un poco al experto y compartió con él un café cerca de la plaza de Colón para abordar la entonces polémica cuestión de los vehículos de transporte personal en misiones internacionales. 
   Aspizua rezumaba experiencia y conocimientos por los cuatro costados y no tuvo inconveniente en discutir largo y tendido sobre los temas más polémicos y complejos que entonces afrontaban las Fuerzas Armadas. Su lectura de la actualidad denotaba una visión de la Defensa como una política de Estado y una capacidad de crítica con fundamento que siempre debería ser tenida en cuenta. 
   Quizá a algunos compañeros pudiera parecerles soberbio. No lo era, en absoluto. Era un apasionado de la milicia, un infante de Marina retirado con una lesión que arrastró el resto de su vida, algo que nunca le impidió seguir y desentrañar la política de Defensa española, de los principales países de la OTAN y de las más diversas naciones. 
    Siempre quedarán en la hemeroteca sus reflexiones, gracias a su 'criatura', la Harka de Aspizua, un blog de obligada lectura para entender la política de Seguridad y Defensa actual y para no olvidar algunos episodios de la historia militar universal.
   Parece que fue ayer pero hace casi año que te fuiste. Gracias por todas tus palabras, tus ideas, tus reflexiones... Te echamos de menos Jorge.
   PD Jorge Aspizua Turrión falleció el 7 de junio de 2011.

1 Comment

  1. De parte de la familia Aspizua te agradecemos este bello escrito. El dia 9 de Junio a las  19..30 de la tarde se celebrará una misa en la memoría de Jorge. En su BARRIO,  el Pilar, donde él estudío en lo público. Parróquia Nuestra Señora de la Vega cita en la calle Chantada esquina Betanzos. Un abrazo... Iñaki Aspizua Turrión.

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*