Todos somos del Racing, por Carlos Matías (@carlosmatiasb)

El Racing de Santander lidera la Segunda División B de la Liga de Fútbol Profesional. Pero acaba de proclamarse campeón absoluto de todas las Ligas: la del Pundonor, la de la Valentía, la de la Dignidad, así, con mayúsculas. La del “¡Basta ya!” de tanto sinvergüenza apoltronado en el poder, en todos los poderes. Porque sin dar una sola patada ha metido su gol más importante a un sistema corrompido más allá del deporte.

“Pan y Circo” decretaban los patricios romanos cuando veían amenazados sus privilegios. Dos mil años más tarde, Franco organizaba Coros y Danzas mientras robaba la libertad a los españoles para votar y militar en partidos políticos, pero les atiborraba con los otros partidos, cuando Zarra marcaba a Inglaterra (la “Pérfida Albión”), vengando el orgullo patrio que clamaba por “¡Gibraltar español!” y el Real Madrid era el dueño y señor de todos los trofeos, el rey de todos los estadios.

Han cambiado los tiempos y las formas, pero no el fondo. Ahora nos entretienen con Internet, los Smartphones y los triunfos de “La Roja” (¡qué ironía llamarla así!) y hasta cantamos “¡Yo soy español, español, español..!” en Canaletas si ganamos la Copa de Europa o el Mundial en Sudáfrica. ¿Y ya está? ¿Es esto suficiente, con casi seis millones de parados, cientos de miles de hogares sin ingresos para comprar pan y tantísimo chorizo de sobra?

Al filo de la media noche de este jueves tecleo en Google “Racing de Santander” y en 0,15 segundos salen 20.200.000 resultados. La “machada” de El Sardinero, muy bien coprotagonizada por la Real Sociedad, ha sido Trending Topic en redes sociales. La prensa internacional concede espacios preferentes al plante cántabro contra los “cantabrones” (ustedes me entienden) y uno de los programas deportivos de mayor audiencia en la radio entrevista a dos jugadores “racinguistas”. Pero, cumplido el trámite, vuelve a lo de siempre y hace un debate sobre si hay “madriditis” o “barcelonitis”. La contestación al abuso de poder no merece ningún análisis.

Me cuentan que también este jueves, por la mañana, cierta tertulia televisiva había invitado a la presidenta de la Asociación de la Prensa de Madrid, Carmen del Riego, para hablar de la Infanta Cristina y su inminente comparecencia ante el juez. Que en esa misma tertulia había otra Carmen, Carmen Lomana, (no confundir con Gloria Lomana, de Antena 3) y habló del cese de Pedro Jota en El Mundo. Es decir: llevaron a la pantalla a una periodista para el morbo y una asidua del cotilleo para un hito de la prensa nacional. Y así nos va, con debates de “madriditis” o “barcelonitis” y con el catalanismo enfurecido porque el capitán del Barça, Carles Puyol, y su pareja, Vanesa Lorenzo, llaman a su hija Manuela.

¿Pues qué quieren que les diga? Me quedo con el Racing y quisiera que hoy toda España hiciera su plante. Que ya es hora. Por dignidad.

 


Carlos Matías es periodista y 'web-xplorador' de la Nueva Comunicación digital de las personas, emprendedores, profesionales, pymes y microempresas.
Editor de TusMedios.es

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*