Todos los niños son iguales, por José Manuel Padilla Ruiz (@jmpadillar)

Felipe González

Imagen. El expresidente del Gobierno, Felipe González, ha criticado los "escraches" y cuestiona si un niño tiene que aguantar la violencia a la puerta de casa/ E. Press

José Manuel Padilla Ruiz. Periodista

El expresidente del Gobierno socialista, Felipe González, en relación a los polémicos "escraches" ha cuestionado lo siguiente: ¿por qué "un niño" tiene que "aguantar presión en la puerta de su casa"?

En este sentido, pide que la movilización contra los desahucios no implique "violencia contra las personas".

Pues bien, el tema de los "escraches" es un asunto espinoso. ¿Qué es antes, la gallina o el huevo? Si hay escraches es porque hay un malestar ciudadano.

En un pasado en el que todo el mundo "vivía bien", tenían trabajo, pagaban sus hipotecas o alquileres "religiosamente" nadie se planteaba "hostigar a los cargos públicos" al contrario, cada cuál defendía "a los suyos".

Pero las cosas han cambiado, cuando a la población se le ahoga con recortes en politicas sociales, educativas y sanitarias; se incrementa la presión fiscal y encima cada día nos desayunamos con un nuevo escándalo de corrupción, pasa lo que pasa.

La ciudadanía está harta, y quiere justicia. Los ciudadanos ven en esos "diputados", "senadores", "concejales" o "alcaldes" como los "responsables" de la actual situación. Aunque también sean víctimas de la situación.

El señor González ha dicho que los niños de los cargos públicos no tienen que ser víctimas de estos "hostigamientos"...

¿Y los niños de los desahuciados?¿Tienen que sufrir ellos la violencia de un Estado social mermado que les da la espalda? Creo que no. Todos los niños son iguales.


Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*