Tienen la credibilidad que tienen, por Javier Astasio

 
 
Tiene cola de león, melena de león, garras de león y ruge como un león, pero hay quien se empeña en convencernos de que no es un león. Es algo "tan de cajón" que pierden el tiempo en intentarlo. Allá ellos, porque, al final, el primer zarpazo va a ser, ha sido ya, para ellos y tengo la impresión de que, de este, no se recuperan. Pese a todos los intentos de explicar lo inexplicable.
Con mucho más aplomo que su jefa, la torpe María Dolores de Cospedal, tan autoritaria como torpe, el inefable Esteban González Pons nos situó ante la disyuntiva de tener que elegir entre la credibilidad del PP y la de su fiero ex tesorero que al verse solo en la selva de los tribunales ha comenzado a dar zarpazos más a diestro que a siniestro. Hizo mal González Pons en invocar aquella credibilidad que les dieron cientos de miles de ciudadanos hace quince meses en las urnas, porque, con tanta promesa incumplida, tanta trampa y tanto trapo sucio al descubierto y tan pocas y fiables explicaciones, de aquel capital político que, efectivamente, tuvieron, apenas quedan migajas. Pero creo que hizo aun peor al emplazar al innombrable Luis Bárcenas ante los tribunales. En realidad lo de Pons fue un brindis al sol, porque quien les emplazó, y por sorpresa, fue el propio Bárcenas, demandándoles por despido improcedente ante la Magistratura de Trabajo.
Efectivamente, señor González Pons, los tribunales dará la razón a uno quitándosela a otros o quién sabe si a la inversa. Pero cuando alguien ha estado recibiendo mensualmente una cantidad fija, con su correspondiente retención del IRPF y las no menos correspondientes cotizaciones a la Seguridad Social, quedando constancia de todo esto, probablemente en una cuenta corriente a nombre del ex tesorero ahora apestado, y, seguro, en la Agencia Tributaria y la Tesorería de la Seguridad Social, malo sería que un tribunal no lo considerase un salario, sea cual fuere el trabajo por el que percibía su contraprestación el demandante.
Para desmantelar la más que verosímil teoría llevada por Bárcenas ante Magistratura, al PP le bastaría con presentar un papel, un sólo papel, firmado por el propio demandante, en el que se estableciesen los términos de ese acuerdo por el que el ex senador recibiría una indemnización "diferida" de más de cuatrocientos mil euros "simulada" como salario por su trabajo en el partido. Bastaría, pero no lo han presentado. Les costaría una importante sanción por fraude a la tesorería de la Seguridad Social, pero taparían de una vez, al menos en este asunto, la boca del que fuera su senador por Cantabria. Y cabe pensar que, si no lo han presentado, es porque no debe existir. Porque Bárcenas puede ser malo, malísimo, pero tonto no es. Y no me lo imagino abriendo un nuevo frente legal sin tener todos los triunfos en su mano.
Cuánto daría por mirar por un agujerito lo que ocurre estos días en la sede nacional del PP. No puedo creer que todos los cargos del partido y mucho menos sus militantes puedan permanecer impasibles ante la ópera bufa que están representando la secretaria general, torpe donde las haya, y todos sus mariachis, mientras el "Don Tancredo" que tienen por presidente en el partido, ellos, y por presidente de la nación todos nosotros, permanece quieto pálido y pintado de blanco, pensando que el león es un toro y que va a "pasar" de él.
Se equivoca Rajoy y se equivocan sus cospedales. Los jueces no entienden de credibilidades sino de pruebas y, de momento, el que las tiene todas y las administra con frialdad es Bárcenas. A este Don Tancredo ya no le sirve de nada la credibilidad de aquellos once millones de votos que difícilmente recuperará en mucho tiempo. Ese toro, insisto, con melena, cola, garras y rugidos de león, es un león y lo único en que su presencia evoca al mundo de los toros es que, ante ella, la dirección de su partido se está comportando como la cuadrilla del bombero torero.
 
Puedes leer más entradas de "A media luz" en http://javierastasio2.blogspot.com/ y en http://javierastasio.blogspot.es y, si amas la buena música, síguenos en “Hernández y Fernández” en http://javierastasio.blogspot.com/
 

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*