The Leftovers, ¿sí o no?, por @MartaLobera

The-Leftovers

Si hay una serie que ha dado que hablar últimamente, es The Leftovers. La nueva producción de HBO, de la mano del querido y odiado Damon Lindelof (Lost) ha provocado fuertes divisiones. Muchos no han aguantado más de tres capítulos, otros hemos tenido dudas hasta el final, pero hemos acabado enganchados. Lo que está claro es que es difícil que esta serie deje indiferente a alguien. El domingo finalizó su primera temporada y ha sido renovada para una segunda. Después de estos 10 capítulos ya es hora de decidir si The Leftovers merece la pena o no.

Voy a ir directa al grano, para mí The Leftovers empezó siendo un no. Y aunque ahora mi opinión ha variado considerablemente, tampoco creo que sea la serie del año, una obra maestra, o que ‘HBO lo ha vuelto a hacer’ como muchos ya están afirmando. Sin embargo, es cierto que la serie ha ido mejorando poco a poco, capítulo a capítulo y que al final, quizás sí ha merecido la pena darle una oportunidad. Su secreto es que apunta directa a las emociones del espectador y de esa forma consigue enganchar y provocar muchas sensaciones durante los episodios.

The Leftovers está basada en una novela de Tom Perrotta (co-creador de la serie) y  cuenta la historia de los habitantes de un pequeño pueblo de Nueva York, que junto al resto del planeta, vieron como una porción de la población desaparecía sin dejar rastro, sin explicación aparente y sin saber dónde han ido, o dónde han acabado. Los que no desaparecieron son los restos, los que se quedaron y tienen que lidiar con lo que supone perder a alguien importante de la noche a la mañana.

Esta premisa de corte sobrenatural puede resultar engañosa, porque según sus creadores, la intención no es hacer girar la serie en torno al porqué de las desapariciones, sino al cómo los ‘leftovers’ asimilan y siguen adelante con sus vidas después de un hecho tan traumático. Pero esta afirmación tampoco es del todo cierta, porque todos los capítulos están cubiertos de cierto halo de misterio, de cosas que parecen algo sobrenatural o inexplicable, pero al final no, o sí. Es decir, elementos para mantener enganchado al espectador y que den ganas de ver más. Creo que ese es uno de los errores en los que cae la serie, ya que si hacen tanto hincapié en esos hechos extraños, al final hace pensar que tienen cierta importancia y en un futuro tendrán que ser explicados.  Además, si lo que se quiere es hacer una serie simplemente sobre el dolor de perder a alguien, o cómo afrontar una tragedia no hace falta complicarse tanto.

2014-07-03-theleftovers

Sí que hay que reconocer que el eje central al final ha sido ése. Profundizar sobre el sentimiento de pérdida, cómo lidiar con algo que no podemos entender. Hemos visto cómo cada personaje afronta una tragedia de este calibre a su manera. Y por supuesto, la división entre los que quieren olvidar y seguir adelante y los que no pueden, ni quieren olvidar y se aferran a ese momento de manera un tanto enfermiza (ejem, la secta de los Guilty remnant, la cual no soporto).

Digamos que The Leftovers se ha ido cociendo a fuego lento y por eso quizás muchos se han bajado del tren antes de tiempo. Yo estuve a punto de pasar, pero algo me lo impidió y poco a poco he ido entrando en su atmósfera, entendiendo cómo funciona la serie. Pero no es fácil y reconozco que en los primeros capítulos no podía tomarme en serio lo que veía. Ese exceso de dramatismo me parecía forzado, porque aún no había conectado con ninguno de los protagonistas. Comenzó de manera un tanto confusa y en un principio nos presentaron a un abanico de personajes que no despertaban gran interés. Sobre todo Kevin Garvey, el protagonista (y guapísimo Justin Theroux) que me resultaba típico y un poco intenso de más (para lo poco que habían explicado de él). Su hija tampoco es santa de mi devoción y su ex mujer me cae muy mal directamente. Pero poco a poco hemos ido comprendiendo la historia que tiene detrás esta familia y lo que las desapariciones provocaron en ella.

Según avanza la serie conocemos a otros personajes y  lo que les conduce a comportarse como lo hacen. Hay que decir que la que se lleva la palma es Nora Durst, una mujer que perdió a su marido y dos hijos aquel día. Nora es la estrella y reina indiscutible de la serie, gracias a su dramática historia y a la gran interpretación de Carrie Coon, todo un descubrimiento. También la presencia de la dichosa secta de los fumadores de blanco tiene un importante papel, aunque resulten irritantes y odiosos (personalmente no entiendo su forma de afrontar la tragedia y detesto que intenten obligar a todos a pensar igual). Sin embargo hay personajes y tramas que creo que sobran, o no han tenido mucho sentido, por ejemplo la del tal Wayne, el hijo mayor de los Garvey y las embarazadas asiáticas. ¿Qué necesidad? ¿Qué importancia o interés ha tenido esto para la serie?

nora-durst-1024

The Leftovers es una serie que engancha casi de forma tan inexplicable como los hechos que desatan la trama, con buenas interpretaciones, emotiva y desgarradora. Además tiene una gran banda sonora y potencial para ir a más. Les ha costado arrancar del todo, pero una vez comienzas a comprender y querer a los personajes es difícil deshacerse de ellos. La 2ª temporada tiene la oportunidad de mejorar las cosas que en la primera no funcionaron del todo y potenciar todo lo que ha sido un acierto. Habrá que esperar para ver si siguen esta tendencia a mejorar o todo se queda en un espejismo, pero mientras tanto le concedo un sí.


Archivado en: Series

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*