Terapias complementarias, por María Miret (@periodistia)

¿Integración, regulación?

Casi un 40% de adultos y 12% ha utilizado alguna vez algún tipo de medicina complementaria en Estados Unidos, aunque solo un tercio lo ha comentado con sus profesionales de la salud. La NCCAM considera necesario, tras conocer los resultados de la encuesta, establecer un diálogo que permita un cuidado integral del paciente y minimice los riesgos de algunas prácticas controvertidas. En España, uno de cada tres pacientes con cáncer recurre a las "terapias naturales" y según el blog del doctor Casado, hasta un 60% de los ciudadanos está dispuesto a utilizar otras alternativas a la medicina "convencional".

Según leo en 20 minutos, "la introducción de terapias naturales en los hospitales para mejorar el estado de salud de los pacientes es una corriente internacional". Nicaragua ha aprobado la Ley de medicina natural, terapias complementarias y productos naturales, una nueva Ley de Sanidad que incluye las medicina complementarias junto a la tradicional en el sistema de salud nacional. También en Portugal se han regulado algunas terapias naturales.

En España la Asamblea General de la Organización Médica Colegial (OMC) pide que el médico opte primero por las alternativas demostradas científicamente, en un comunicado sobre el uso de terapias no convencionales. En marzo 2014, la Asamblea General de la OMC aprobaba un Documento sobre la Naturopatía y Medicina Naturista en el que quedó de manifiesto que no considera la primera como Medicina ni su actuación como acto médico. La resolución venía en respuesta a una petición realizada a la Corporación Colegial por la Asociación Española de Medicos Naturistas (AEMN), que denunció la incoherencia de la decisión.

En su réplica en respuesta a la declaración de la OMC, un grupo de médicos que utiliza en su práctica clínica las Terapias Médicas No Convencionales (TMNC) pedía que las administraciones (Sanidad, Educación, Universidades, etc.) se tomen en serio estas técnicas y procedan a su regulación e integración, tanto en el ámbito sanitario como en el universitario y reclamaba a los organismos competentes que se pongan en marcha trabajos de investigación en el área de la Terapias Médicas No Convencionales para seguir avanzando en la integración de estas disciplinas en el ámbito sanitario. "Los médicos que incorporamos a nuestro arsenal terapéutico las Terapias Médicas No Convencionales lo hacemos para ofrecer a nuestros pacientes una atención más integrativa, más holística, buscando siempre su bienestar; para eso estudiamos y aprendemos a diario", aseguran.

Por su parte, la Asociación de Profesionales y Autónomos de la Terapias Naturales, APTN_COFENAT, reivindicaba que otras opciones no farmacológicas, como algunos métodos de Medicina Complementaria y Alternativa, sean tenidas en consideración, por su demanda, sus beneficios sobre la salud y el ahorro sobre el coste que puede suponer. Con motivo del Día Internacional de la Fibromialgia, la Comisión de Osteopatía de APTN_Cofenat afirmaba en una nota de prensa que la Osteopatía y las Medicinas Complementarias Alternativas son eficaces para paliar el dolor en personas con fibromialgia.

"La salud es un estado de equilibrio y para restaurarlo, hay alternativas a la medicina convencional que no son sustitutorias, sino que pueden complementarse con la medicina oficial", aseguran sus defensores. Para ellos, "la medicina alopática es biologista, es decir, tiene en cuenta solamente los factores biológicos de la enfermedad", mientras que "las medicinas complementarias son holísticas", es decir, "estudian los factores causantes en el marco medioambiental, familiar, social y del paciente y cuentan con la colaboración de la naturaleza para la sanación de las patologías". Según este artículo publicado con motivo de la feria Biocultura en Valencia, "el cuerpo puede sanarse, para lo cual necesita su tiempo y ayuda".

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*