Blogs

Educación biocéntrica: educar para sanar, por María Miret (@periodistia)

Un fin de semana con Alejandro Balbi, 
nieto de Rolando Toro, creador de Biodanza

Dicen que ha heredado el genio de su abuelo, Rolando Toro, el psicólogo y antropólogo chileno creador de Biodanza. Invitado por la Escuela Hispánica de Biodanza, Alejandro Balbi ha visitado Madrid este fin de semana. Con él he hablado de música, de educación, de Argentina y cómo no, de "la danza de la vida".

Después de dos días y medio de charlas, comidas y mucha danza, puedo afirmar que Balbi es Biodanza en estado puro. Pura danza, como su primo Marcelo Toro, también nieto del creador del sistema.

Alejandro describe Argentina como “una ensalada de frutas del resto del mundo", eso sí, “con los mejores ingredientes”, donde entre los españoles emigrantes solo hay unión. Denuncia que “la música va mal porque tratamos mal a los músicos” al no pagarles por su trabajo y asegura que en esta vida “no necesitas un trabajo, necesitas un oficio, una vocación" con la que además puedas pagar tus gastos. Y eso es, en parte, la felicidad, sobre la cual ha impartido un taller bajo el título de “el niño interior”.

El que es uno de los mayores especialistas del mundo en Biodanza para niños y jóvenes reivindica la importancia del contacto en educación y denuncia que "un ministerio de Educación que no permite los abrazos en las aulas está creando psicópatas". Desde su experiencia en colegios de todo el mundo, “Biodanza genera en la escuela una armonía que antes no había". Lo explica largo y tendido en esta entrevista que me han publicado en la revista El Emotional.

Y como no podía ser menos, no puedo dejar que pase el fin de semana sin preguntarle por su abuelo. “Rolando me guió”, recuerda: “cuando tenía una duda le llamaba para preguntarle qué haría, aunque nunca me respondió, él sabía que tú tienes todas las respuestas y te respondía sabiendo eso. Era un genio por esa capacidad, te daba dos palabras de aliento y salías andando”.

La entrevista no tiene desperdicio. Puedes leerla completa aquí. ...