Javier Astasio
Blogueros

‘Dónde está Aznar’, por Javier Astasio

 
 
Ya está. Recatados. Al parecer, ya hemos salido de la cuerda de presos organizada por la Unión Europea, esa cuerda formada por unos cuantos países, atados unos a otros y vigilados estrechamente por el tremendo delito de haber creído en las promesas redentoras de una Europa libre, democrática e igualitaria, por haber llegado a pensar que en esa Europa soñada, estaríamos a salvo.
Nos cuentan, llenos de satisfacción que lo hemos logrado, que ya no hay peligro y a mí me cuesta creerlo, porque, para, en el camino, nos han cargado de cadenas y nos han desollado la piel, amén de haber soportado todo tipo de mofas e insultos por parte de quienes consintieron alegremente nuestro sueño, porque ese sueño les beneficiaba. Nos dicen liberados y, cuando me miro, veo que sí, que les han quitado las ataduras a los que nos servían de guía en el viaje, pero que nosotros seguimos con las manos atadas y con las mismas heridas.
Dicen que ya estamos libres -nunca he sabido si lo somos o si lo hemos sido- y no m lo noto. Miro a mi alrededor, oigo a la gente que me rodea y veo a ancianos renunciar en la farmacia a medicamentos que les han sido prescrito, "ya cogeré lo otro, que ahora no llevo", dicen, y no vuelven a la farmacia hasta que les llegue la pensión; oigo los sábados a madres de familia camino del mercado, después de haber trabajado toda la semana, hablar de los veinte euros con que tienen que "apañar" la compra, las oigo hablar de pasta, leche, de la barata, tomate, aceite, de girasol y de marca blanca, por supuesto, me fijo en su ropa y en la de sus hijos, de la temporada pasada como mínimo; me entero de lo que cobran los estigmatizados empleados de la limpieza, difamados por la alcaldesa, cumplidores con su nada agradable trabajo y ahora en huelga, porque no quieren verse en la calle o con un salario, 570 euros, que más que salario es un insulto; veo a gente, lo conozco de cerca, que cruza la ciudad a pie para acudir a ese trabajo esporádico que le permite ir tirando, porque no gana para pagarse el metro o el autobús y hay gastos irrenunciables a los que hacer frente; veo niños que vuelven cansados del colegio porque, probablemente no han desayunado ni comido como debieran; veo a matrimonios jubilados que, cuando debieran estar en el parque o paseando, acuden al domicilio de alguno de sus hijos con la compra hecha para cocinar y atender a los nietos que no pueden quedarse a comer en el colegio... veo en fin a toda una sociedad que con dignidad y resignación, quizá demasiada, soporta  un castigo inmerecido por las culpas de quienes llevaron este país al desastre y ahora se cuelgan la medalla de haberlo salvado del rescate.
Nos han rescatado, dicen, y somos nosotros los que hemos puesto y pondremos el dinero para remendar los costurones que dejaron en bancos y cajas personajes tan inútiles y codiciosos como ese Rodrigo Rato que responde retador, como un matoncillo de barrio, a la pregunta de un diputado que quería saber si sentía miedo -¿de usted? contestó con descaro- antes de permitirle aclarar que por el miedo que preguntaba era por el de verse como la gente a la que su gestión a arruinado la vida. Somos nosotros quienes, con nuestros impuestos, vamos a tapar los agujeros dejados allá donde teníamos nuestros ahorros, mientras ellos, los responsables, disfrutas de chalés, yates y viajes, pagados con todo lo que saquearon.
Dicen que nos han rescatado, cuando en realidad lo que han rescatado ha sido su negocio. Por eso, cuando les escucho decirlo, me hago esta pregunta y espero que no me responda un Rodrigo Rato airado ¿y a mí, a nosotros, quién nos rescata?
 
Puedes leer más entradas de "A media luz" en http://javierastasio2.blogspot.com/ y en http://javierastasio.blogspot.es y, si amas la buena música, síguenos en “Hernández y Fernández” en http://javierastasio.blogspot.com/
 
 

...