Javier Astasio
Blogs

Secretos y mentiras, por Javier Astasio

Con todo esto de quién sabía y quién no de la decisión de abdicar del rey, de sus afirmaciones sin sentido contrario, del secretismo y ese no tomar decisiones que parece rodear a la corona, me viene a la memoria la película de Mike Leigh, "Secretos t mentiras", la historia de una familia londinense, en la que nadie dice ni parece querer saber la verdad, por el miedo a que esa verdad pueda dar al que la dice o al que la escucha. Y, si me viene a la memoria, es porque tal parece que estemos rodeados de personajes prudentes y protectores que no nos niegan el acceso a la verdad, como se niega un juguete a un niño, para evitar que pueda hacerse daño con ella. Dicho de otro modo, nos condenan a vivir bajo el ala protectora de quienes, casi cuarenta años después de salir de la dictadura, sigue considerándonos inmaduros que no podemos caminar si no es cogidos a su mano.

Desde que ayer supimos, el común de los mortales, porque otros ya lo sabían, que el rey abdicaba, no he escuchado otra cosa que elogios al rey, elogios que, en su mayor parte, yo he compartido y aún, alguno, compartiría, y, de entre toso ellos, el más repetido el de que "le debemos la paz y la prosperidad de todos estos años". No sé si es porque también escuche ese elogio del tirano Franco, que construyó sus años de dictadura sobre centenares de miles de muertos, desaparecidos, exiliados y penados, pero padezco de una cierta resistencia a creer que las naciones deben nada a nadie, más bien al contrario, los gobernantes hacen el bien o el mal, tienen éxito a fracasan gracias al pueblo y nunca sabremos qué hubiese sido de nosotros si no hubiese estado ahí el rey o su comportamiento hubiese sido otro.

Vaya eso por delante, pero de lo que os quiero hablar es del enorme fraude que, a mi modo de ver, supone el hecho de que sólo unos pocos privilegiados conociesen de antemano la decisión del rey. No es justo y tampoco es honrado. Imaginad si no cuál hubiese sido el tema central de la pasada campaña electoral de haber tenido, por ejemplo, Cayo Lara u Oriol Junqueras esa información en sus manos. No, desde luego, Europa, tampoco el machismo del candidato Cañete. Probablemente hubiésemos hablado de lo que ayer se hablaba en tantos sitios y, sobre todo en las plazas cubiertas de banderas tricolor de cuarenta ciudades españolas.

Ayer nos dijo Rajoy que quien quiera la República plantee una reforma de la Constitución. Y lo dice quien tiene los lazos del, esta vez sí, "atado y bien atado" a  que nos ha llevado tan longevo y lánguido consenso.

Ahora, con las cartas boca arriba, habrá que ver cuántos militantes y, sobre todo, cuántos votantes del PSOE mantienen su fidelidad a un partido que dejó de reivindicar la República por prudencia y ahora sigue en ello quizá por miedo. Estoy seguro que el desplome del partido sería casi total, aunque confío en que en el congreso que se celebrará de aquí a poco más de un mes resurja el tradicional republicanismo socialista y en que se articule de un modo, cuando menos, más sincero.

Miedo o prudencia, secretos y mentiras ene esta abdicación exprés, sin una ley previa que la regule, resuelta con urgencia en menso de treinta palabras, que, por las prisas, me recuerda demasiado a aquella maldita reforma de la constitución sin anestesia ni explicaciones con la que PP y PSOE pusieron, sin dignidad ninguna, la soga del déficit al cuello de los españoles. Y es que no sé cómo acabará esto, pero tengo claro que la clandestinidad y el secretismo no auguran nada bueno.

Para terminar os contaré el final de la película de Leigh. Todos esos secretos guardados durante tanto tiempo y todas esas mentiras piadosas no hacen más que contener y comprimir una verdad que cuando explota lo hace sin control. Esperemos que el sentido común abra los ojos de tanto líder superprotector y se nos conceda a los españoles la mayoría de edad que nos libere de la tutela de unos pocos. Dennos, por favor, los datos y déjennos acertar o equivocarnos.

Puedes leer más entradas de "A media luz" en http://javierastasio2.blogspot.com/ y en http://javierastasio.blogspot.es y, si amas la buena música, síguenos en “Hernández y Fernández” en http://javierastasio.blogspot.com/

...

Javier Astasio
Blogs

Monarquía y 15-M, por Javier Astasio

Nunca como ayer fui tan consciente del valor de los votos. Nunca en esta democracia, unas elecciones, menores, quizá, como tradicionalmente han sido consideradas las europeas, han convulsionado este país hasta ponerlo patas arriba. Para quien tuviese alguna duda, el ...