Blogs

Y después del Inspiration Day de Womenalia... hacia su internacionalización, por @CamareroGmez

Hace unos días se cumplió un mes de la realización del gran acontecimiento desarrollado por segundo año consecutivo por Womenalia. Para esta ocasión el marco elegido fue el Teatro Circo Price de Madrid, situado en la emblemática Ronda de Atocha. Su interior acogió un espectacular despliegue de medios para conseguir fomentar y promover el networking entre las mujeres profesionales y lograr un soplo de inspiración a través del cual  llevar a cabo proyectos creativos y originales, eso sí, siempre basados en el esfuerzo y el tesón para su consecución.

Así que, inquieta y deseosa de vivir esta experiencia, salí de casa para encaminar mis pasos hacia la Ronda de Valencia desde la plaza de Embajadores. La mañana era fresca aunque agradable. Las calles empezaban a llenarse de vida y poco a poco las aceras se fueron poblando de viandantes, gente bulliciosa e inquieta, que anunciaba el inicio de un nuevo día. En mi caminar hacia el Teatro, escuché la apertura de los cierres de centenares de comercios que obstinadamente se aferran a seguir existiendo,, convencidos de que hoy será mucho mejor que ayer y observé a decenas de jóvenes revolotear impacientes ante las puertas de la Escuela Universitaria de Ingeniería Técnica Industrial, deseosos por confirmar si los resultados de este curso han sido los deseados.

Todas estas imágenes se iban agolpando en mi retina, cuando me encontré ante las puertas del Teatro Circo Price, un  proyecto que se hizo posible gracias a la colaboración de las Administraciones Públicas, mediante convenio entre el Ministerio de Cultura (Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música) y el Ayuntamiento de Madrid suscrito el 2 de junio de 1999, por el cual el Ayuntamiento adquirió la finca situada en el número 35 de la Ronda de Atocha, que ocupaba la antigua fábrica Pacisa, condicionado a la construcción del circo estable.

Las obras del nuevo Teatro Circo Price se inician, según el proyecto del arquitecto Mariano Bayón, en 2002. La inversión total de más de 25.000.000 euros por parte del Ayuntamiento de Madrid dota a la ciudad de un singular espacio escénico, y la incorpora a la red de capitales, como Paris con su Circo de Invierno, Bruselas, Munich y el Circo Krone, Ámsterdam, el Coliseo de los Recreos de Lisboa, o Budapest que, sin embargo, han conservado sus circos construidos a fines del siglo XIX y principios del XX; así como Londres, Viena, Manchester o Copenhague, que también cuentan con sus circos estables. Por fin, en Navidades de 2006 el nuevo Teatro Circo se abre por primera vez al público durante unas semanas con un espectáculo circense y una exposición. La inauguración oficial se llevaría a cabo unos meses después, en marzo de 2007.

Estaba deseosa por cruzar el umbral de esas puertas, impaciente por conocer ese mundo de inspiración profesional femenino para el fomento de proyectos de emprendimiento.
El calendario del día fue compacto, denso y variado, por ello fue necesario que el evento empezase a primeras horas del día. Así que a las 9.00 de la mañana las puertas de este edificio emblemático de Madrid se abrieron al público, expectante de lo que en pocos minutos se convertiría en una olla a presión de ideas, proyectos, propósitos y pensamientos de negocio.

Después de recoger la credencial que me facilitaba el acceso al recinto, me encontré en un lugar bullicioso,  trepidante, frenético, cuyo ritmo se hacía patente en el ir y venir de las mujeres que allí se congregaban. Historias personales únicas e irrepetibles que accedían al evento con las esperanzas puestas en lograr las herramientas necesarias para conseguir poner en pie sus proyectos. Y para ello, que mejor referente que todos aquellas mujeres profesionales que con su voz y sus historias daban alas a las decenas de profesionales, madres, estudiantes o directivas que necesitaban escuchar sólo un palabra: Inspiración.

Y el día transcurrió con ejemplos de emprendedoras tenaces y, en ocasiones audaces, que contaron sus experiencias profesionales y también personales. Este fue el caso Carina Szpilka, la primera de las ponentes, CEO de ING que lanzó un mensaje positivo pese a la complicada coyuntura económica que atraviesa el país. “España es un país lleno de talento -dijo- con empresas punteras en sectores muy relevantes”.

Szpilka aseguró que la clave para alcanzar cualquier meta se encuentra en nuestra capacidad de transformación. “Tenemos que desaprender lo que ha dejado de funcionar porque el mundo está cambiando. Tenemos que perder el miedo a la innovación”, insistió.

Tras la ponencia inaugural, varias directivas, moderadas por el presidente de Coca-Cola España, Marcos de Quinto, contaron en primera persona su experiencia profesional.

“El trabajo en equipo es un ingrediente que hay que cuidar para que cada uno saque lo mejor de sí mismo", dijo Belén Frau, Directora General de IKEA Ibérica. Si a eso le sumamos esfuerzo, equilibrio y entusiasmo, la receta será perfecta.

De entusiasmo, pasión y trabajado duro habló también  Concha Canoyra, Directora General de la Universidad Camilo José Cela. “Todos necesitamos algo por lo que luchar, pero es elemental rodearnos de gente que nos aporte" explicó.

Emma Fernández, Directora general de Indra, hizo hincapié en buscar los aspectos positivos de cada experiencia. “Para crecer tienes que centrarte en las fortalezas y desarrollarlas al máximo", explicó.

Todas las participantes que se dieron cita en el evento mantienen una característica común, son profesionales que ocupan puestos de relevancia dentro importantes empresas. Todas ellas ofrecieron a las asistentes su visión de lo que les supuso llegar a conseguir ese estatus, tanto en el terreno laboral como en el terreno personal y familiar. Siendo un ejemplo para los centenares de mujeres que se dieron cita en el madrileño circo Price.

Y es que el perfil de la mujer emprendedora en España es muy variado, algo que ha tenido en cuenta Womenalia, poniendo a disposición de las mujeres, uno de los sectores de la población más azotados por la crisis, servicios, productos o contactos para que puedan alcanzar sus metas profesionales sin renegar de sus proyectos de vida personal mediante la creación de esta red social de Networking.

Y teniendo en cuenta el auge de la filosofía del emprendimiento femenino, que según el último  informe de GEM (Global Entrepreneurship Monitor), que analiza la creación de empresas, indica que la tasa de actividad emprendedora femenina empieza a repuntar después de una importante caída al inicio de la crisis. Womenalia ha cruzado el charco y empieza su  internacionalización mediante la aportación de un un millón de euros de inversores privados para expandir  la red social dedicada al networking para mujeres profesionales. La entrada de nuevos socios inversores permite llegar Nueva York en las próximas fechas y continuar en el mercado de América del Sur, especialmente en Colombia, Perú y México.

El objetivo de la compañía es ambicioso, quiere convertirse en la mayor red mundial de mujeres profesionales. Otra de las metas es alcanzar el break even a finales de 2013 en la cuenta de resultados del proyecto en España, con una facturación que prevén que alcance el millón de euros.

Esta red profesional se ha convertido en una herramienta necesaria para que las mujeres consigan desarrollar sus proyectos informando, entre otras cosas, sobre las ayudas necesarias para que puedan  financiar y llevar a cabo sus negocios, como alternativa laboral en esta época en la que el autoempleo se ha convertido en una salida para muchas de ellas.

Facilitándoles información sobre las diferentes modalidades de ayuda como es el caso de subvenciones a fondo perdido, pago único o capitalización del desempleo, financiación bonificada, las líneas que ofrece el Instituto de Crédito Oficial (ICO),  los microcréditos o las líneas de crédito para emprendedores y creación de empresas que ofrecen algunos bancos, en ocasiones en colaboración con sociedades de garantía recíproca, ayudas al autoempleo femenino, ayudas sectoriales o ayudas al desarrollo rural, entre otras.

Pero queda mucho camino por recorrer, y aunque las mujeres cada vez tenemos mayor incidencia y participación en la creación de empresas, todavía en nuestro país, entre el 2000 y el 2010, la tasa de emprendimiento masculino fue superior al femenino y en particular para el año 2010 por cada 100 hombres emprendedores había sólo 57 mujeres.

Son necesarias plataformas de networking que faciliten a las mujeres herramientas para conseguir que los porcentajes de emprendimiento entre mujeres y hombres se equiparen y aumente la creación de negocio. Y qué mejor herramienta que esta red social para conseguirlo y expandirlo fuera de nuestra fronteras. Después del Inspiration Day... queda la internacionalización del proyecto

...

Javier Astasio
Blogueros

Falta humanidad, por Javier Astasio

 
 
Difícilmente puede haber algo más frustrante para un padre de familia que ver partir a sus hijos con el hatillo en busca de un futuro que la familia no le puede dar. Por eso, si, como pretenden que creamos, la patria es -eso nos cuentan con grandilocuencia- una madre protectora para sus hijos, en estos días aciagos, la patria y sus gestores deberían sonrojarse de vergüenza al ver como lo más granado de su juventud se ha visto obligada a hacer las maletas, ahora con ruedas y no de madera o cartón como las de sus abuelos, para ir en busca del futuro que aquí se les niega.
Al menos eso pensaba yo hasta que ayer escuché al inefable Esteban González Pons, una especie de supositorio grasiento y escurridizo que el Partido Popular, su partido, carga cada fin de semana con el principio activo de lo peor de su ideología para que nos lo administre hierática y cínicamente, con su cansina voz de fraile, ante los micrófonos y las cámaras de turno. Lo digo porque este prodigio de la naturaleza que es el vicesecretario general de Estudios y Programas nos dio ayer toda una lección de geografía al hacernos saber que salir de España para buscar trabajo, si es a Europa, no es ir a trabajar al extranjero, sino quedarse en casa.
Toda una lección para un paleto como yo que sólo a duras penas podría hacerme entender en Francia y una parte de Bélgica y todo un mito que se viene abajo para alguien que, después de tantos años, aun siente mariposas en el estómago cuando cruza, aunque sea sin necesidad de detenerse, cualquier frontera.
Qué distinta la fábula que nos contó ayer González Pons del realismo social de Enrico Letta, primer ministro italiano, que, casi al mismo tiempo, pidió perdón a los italianos que se han visto obligados a emigrar y que atribuye tal desgracia a las políticas de gobiernos que "durante años han eludido sus responsabilidades". Las palabras de Letta no eran un dislate improvisado sino que formaban parte de la carta de respuesta del jefe de gobierno italiano a otra carta, publicada el día anterior, en la que un ciudadano se quejaba de que sus amigos hubiesen tenido que, para encontrar trabajo, han tenido que marcharse de "país moribundo, sin esperanza y sin futuro".
Qué distinta, insisto, la actitud de Letta de la de nuestros gobernantes que una y otra vez insisten en disfrazar la realidad envolviéndola con palabras tan falsas como vacías, para hacernos creer que los problemas no lo son, sin darse cuenta de que, con ello, no sólo impiden hallar una solución para los mismos, sino que aumentan el dolor y la frustración de quienes los sufren en sus carnes.
Estoy seguro de que aquí, en España, ningún político lee las cartas al director de los periódicos, pese a que la experiencia me dice que muchas de ellas dicen más de la situación del país que todos los telediarios del día. Para qué leerlas, para qué contestarlas, si disponen de sus púlpitos electrónicos para impartir doctrina siempre que quieran. Para qué entrar en un debate que nunca ganarían. Cómo no ignorar la reflexión de un ciudadano en solitario, si se han acostumbrado a menospreciar cuando no a ignorar huelgas y manifestaciones multitudinarias.
Es mucho más práctico ensanchar los límites del país, de "casa", hasta donde sea menester. Es mejor encomendar la solución a la virgen del Rocío y disfrazar la frustrante necesidad de emigrar de nuestros jóvenes como "espíritu aventurero", sin pararse a pensar que, con su salida de España, estamos perdiendo el dinero y el esfuerzo que ellos y, con ellos, todos nosotros hemos invertido en su formación.
A veces cuesta mucho sentirse parte de un país en el que los gobernantes no sienten ni padecen por lo que les ocurre a los ciudadanos. A veces echo de menos un poco de humanidad en quienes nos dicen que todo lo hacen por el bien común. Cómo se nota que la mayoría de quienes están en política, cuando salen de ella tienen  siempre una poltrona en la que descansar su culo. Falta sensibilidad y falta humanidad, porque falta el realismo valiente que hace falta para desarrollarlas.
 
 
Puedes leer más entradas de "A media luz" en http://javierastasio2.blogspot.com/ y en http://javierastasio.blogspot.es y, si amas la buena música, síguenos en “Hernández y Fernández” en http://javierastasio.blogspot.com/

...

Javier Astasio
Blogueros

Muy tarde, por Javier Astasio

 
 
Hoy, que acaba de conocerse que la cifra de paro registrado en abril ha sido algo más benévola con los españoles, toca reflexionar sobre los últimos movimientos del Gobierno, el PSOE, y el rey en torno a la espantosa cifra de seis millones doscientos mil parados arrojada unos días antes por la EPA, la encuesta de población activa, dato mucho más fiable y más alto que el refleja la cifra de quien acude a buscar trabajo a las oficinas de empleo.
Al margen de que los destellos del dato conocido hoy son sólo eso, reflejos de las contrataciones surgidas en torno a la semana santa, y de que el empleo creado es de mucha peor calidad que el que se ha venido destruyendo en los últimos meses, con una mayor temporalidad, salarios notoriamente más bajos y un preocupante incremento del autoempleo de los autónomos que se subcontratan o se establecen por su cuenta, invirtiendo indemnizaciones y subsidios y asumiendo el pago de su propia seguridad social, en peores condiciones que las perdidas... aparte de eso  poco más hay que decir de unas cifras que apenas dejan paso a la esperanza.
Sobre lo que sí cabe hablar es sobre los últimos movimientos de partidos, sindicatos, empresarios y el propio rey. Y lo que se puede decir es que llegan tarde, muy tarde, y que cabría preguntarse si en realidad responden al pavoroso dato de la EPA o, por el contrario, lo hacen a los no menos pavorosos, para ellos, datos que proporciona la última encuesta del CIS, con el desplome continuado del PP, que no acaba de tocar fondo en su descrédito, un PSOE estancado en su suelo electoral, unos sindicatos cada vez peor vistos por quienes no tienen trabajo y en monarca cuya imagen se ha venido abajo en el último año y que está consumiendo vertiginosamente el crédito ganado durante la transición.
Si ha sido la EPA de los seis millones doscientos mil parados la que les ha llevado a moverse, que pueden pensar quienes llevan meses, si no años, sin empleo o quienes no lo han tenido nunca. Se deben sentir como el turista un millón novecientos noventa y nueve mil novecientos noventa y nueve de la canción, sin ramo de flores ni atenciones, cuando su historia es igual que la del que se lleva la gloria, el ramo de flores y las atenciones.
Por qué el gobierno se plantea hacer algo con esta cifra y no lo ha hecho con cinco millones. Por qué convoca ahora a empresarios y sindicatos para buscar soluciones, cuando está claro que el peor de los instrumentos de destrucción de empleo en los últimos meses, su reforma laboral fue aprobada con el mayor de los desprecios a los sindicatos y al dictado de la patronal que han presidido y presiden, entre otros, personajes como Gerardo Díaz Ferrán, Juan Rossell o Arturo Fernández.
Por qué el PSOE sale a la luz ahora, después de tantos meses de lamerse las heridas y de enredarse en cuestiones "de papel", frente a la tragedia cotidiana de centenares de miles de familias españolas. Por qué esperó a que los desahuciados se colgasen de las vigas o saltasen por las ventanas para escoger el lado correcto en el asunto de las hipotecas. Su plan, que pretende evitar los despidos y el cierre de empresas por razones económicas, incluye rebajas de salarios y jornadas y que empresario y gobierno se hagan cargo de pagarles, mediante un fondo que a saber de dónde y a que coste saldrá. Parece mentira que el PSOE no sepa la facilidad con que los empresarios se acostumbran a lo bueno y dejan de nadar cogidos al salvavidas. Y, por si fuera poco, acaso no han caído en la cuenta de que están reinventando el mini job.
Por qué el rey sale ahora a la palestra ¿No será que los asuntos de su hija Cristina y su marido le están alejando de la gente y la monarquía ha dejado de ser un valor seguro, como refleja la última encuesta, esta por fin con preguntas sobre rey, del CIS?
En cualquier caso, datos y gestos, de unos y otros, aparecen demasiado próximos en el tiempo y llegan tarde, muy tarde.
 
 
Puedes leer más entradas de "A media luz" en http://javierastasio2.blogspot.com/ y en http://javierastasio.blogspot.es y, si amas la buena música, síguenos en “Hernández y Fernández” en http://javierastasio.blogspot.com/

...

Javier Astasio
Blogueros

Tenemos que hacerlo, por Javier Astasio

A algunos dirigentes del Partido Popular, como por ejemplo su secretaria general, les gusta mirar al pasado para darnos lecciones sobre el presente. Lo hizo María Dolores -qué acierto de nombre- de Cospedal, cuando acusó de nazismo a quienes se plantaban ante los portales de sus compañeros de partido para recordarles que podían hacer y no hacían nada para evitar el drama de los desahucios y lo hacen todos y continuamente para justificarse en diferido, acusando a otros gobiernos pasados de sus pecados presentes.
Pues bien, a esos miembros del partido popular que tanto gustan de mirar el retrovisor les recomiendo ver un documental tan sencillo como terrible -Apocalipsis, Segunda Guerra Mundial- que reconstruye los horrores de entonces utilizando las películas de aficionado que rodaron soldados alemanes en sus campañas y las cartas que éstos enviaban a sus hogares, junto a otras cintas que recogían la plácida vida cotidiana en la Alemania todavía triunfante.
Algunas de esas imágenes son estremecedoras y no aptas para estómagos sensibles, porque recogen con toda crudeza asesinatos, palizas y humillaciones, especialmente a judíos. Sin embargo, de todos los testimonios, el que más me ha afectado y que aún hoy al levantarme rondaba mi pensamiento es el de un ciudadano polaco que mezclado con los invasores pudo filmarles en sus horas de asueto, al tiempo que captaba la destrucción y muerte que causaban. Un testigo de excepción que logró sacar sus películas de Polonia y que más tarde relató que, cuando preguntó  a un oficial alemán el porqué de tanta destrucción y dolor, éste le dijo "tenemos que hacerlo", para añadir que los polacos son muy orgullosos y no estaban dispuestos a rendirse.
¿Tenían que hacerlo? ¿Tiene que causar tanto dolor y tanta pobreza este gobierno? Evidentemente, en el caso de la Polonia arrasada, tanto daño era innecesario, Alemania quería crecer y el cabo Hitler quería vengarse de la humillación, posiblemente innecesaria, que siguió a la Primera Guerra Mundial. Sólo eso, junto a la incapacidad para ver el dolor ajeno, podía explicar, aunque no justificar, infligir tanto dolor a tantos. Y me temo que el gobierno de Rajoy y su partido, en otra escala, también están en ese aséptico e insensible "tenemos que hacerlo".
Cómo explicar, si no, que asistan impávidos a la mayor destrucción de empleo de la Historia de este país, cómo entender que no hagan nada por cambiar la maldita reforma laboral que ha abierto todas las espitas para que las empresas se desprendan del "lastre" de centenares de miles de trabajadores que, aunque sobradamente experimentados, cometen el pecado de cobrar por encima de los sueldos de miseria que están dispuestas a pagar. Eso explica en parte la cruel actitud de este gobierno, está asediando y masacrando a los trabajadores, en activo o en paro, para que se rindan y entreguen el país al capital sin escrúpulos, para el que una herramienta, una máquina, un edificio o una fábrica valen lo que puedan sacar por ellos, sin importarles para qué sirven o qué hacen.
España tiene ya seis millones doscientos mil parados y un millón seiscientas mil de esas víctimas son víctimas de los bombardeos que, con munición y armamento venidos de fuera, fundamentalmente de la intransigente Alemania. ¿A qué espera este gobierno para hacer algo? ¿A que toda España sea un mar de escombros, hambre y lágrimas? Ayer, Cáritas no pudo hablar más claro. Pintó un desolador retrato del paro en España, que, como los bombardeos sobre Polonia o Guernica -hoy se cumplen 76 años de él- ha dejado a familias sin casa, niños sin hogar y una legión de muertos vivientes que han perdido el futuro.
Seguramente hoy, cuando alguien, por fin, dé la cara para explicar el desastre que han causado sus recortes y sus leyes, no creo que ese alguien sea el cobarde Rajoy, repetirá eso de "tenemos que hacerlo".
 
 
 
Puedes leer más entradas de "A media luz" en http://javierastasio2.blogspot.com/ y en http://javierastasio.blogspot.es y, si amas la buena música, síguenos en “Hernández y Fernández” en http://javierastasio.blogspot.com/
 
 
 
 

...

Javier Astasio
Blogueros

Ciudadanos asediados, por Javier Astasio

 
 
Cuando me siento ante el teclado escucho que, según la EPA, en España hay ya más de seis millones doscientos mil parados. Un dato insoportable para un país en el que hace apenas cinco años atábamos los perros con longanizas... los atábamos o, mejor dicho, eran otros los que los ataban, porque cuesta pensar que toda aquella riqueza se haya esfumado de la noche a la mañana. Cuesta ponerse en la piel de un gobernante que tolera que haya dos millones de hogares en los que ya no entra ningún salario y lo único que se le ocurre es despedir y recortar en educación, sanidad y, ahora, pensiones.
Efectivamente hubo un periodo de vacas gordas, unos años de bonanza y efervescencia, en los que, en lugar de llenar los graneros con los impuestos provenientes del beneficio y del entonces abundante trabajo, se decidió bajar los impuestos, porque, se nos decía, bajarlos "también es de izquierdas" y se podía recaudar lo mismo con muchos pocos que con unos cuantos muchos.
Todo mentira. Lo que entonces se ahorraron los grandes sueldos en IRPF y las grandes fortunas en el resto de impuestos se ha evaporado. Ya no está o está en paraísos fiscales y, mientras tanto, las arcas del Estado, la riqueza de todos, se escapa como se escapa a chorros el agua de un cesto. La gente ya no tiene trabajo y, en lugar de ganar un sueldo del que tendría que pagar impuestos, recibe dinero de la caja común, aunque sólo sea durante unos meses. Pero lo recibe asustado y, si puede, no lo gasta o lo gasta en deudas inasumibles contraídas con unos bancos "sartén", en los que, a la hora de ponerse sobre el fuego de la crisis, el mango era para ellos y el aceite hirviendo para los clientes.
Hoy, el gobierno es otro y, si una cosa está clara, es que ni conoce la calle ni tiene corazón. Cómo, si no, se explica que se disponga, una vez asolado el futuro de nuestros hijos y el presente de millones de familias, a clavar sus garras en el futuro de tantos ciudadanos que se han dejado la piel trabajando para levantar esta España de la alta velocidad, la Fórmula 1, las regatas, los partidos de sobresueldos en sobres, los aeropuertos vacíos y las universidad en cada barrio -o casi- recortando las pensiones que tanto ha costado pagar y que, ahora, son el salvavidas de la familia.
Era el único cajón en el que el gobierno de los cada vez más impopulares populares no se había atrevido a meter la mano. Y, si no lo había hecho, es porque, evidentemente, de ese cajón depende una parte importante de sus votos. Por eso, lo que prepara el Gobierno, con esa ministra fantoche al frente, es más preocupante si cabe, porque qué cabe esperar de un gobierno que quema las naves del voto cautivo de los pensionistas.
Insisto una vez más en que, por más que me esfuerzo, no soy capaz de verme de nuevo ante las urnas, no creo que ningún partido -y menos éste- se tire a la pira de unas elecciones para consumirse en ella.
¿No sería más sensato facilitar la creación de empleo, para detener la sangría y volver a llenar las arcas públicas y comunes, con los impuestos y generar más trabajo con el consumo? Lo sería, pero este gobierno parece cualquier cosa menos sensato.
Lo veo todo muy negro, está claro, y cada vez se me hace más insoportable la evidencia de que los que siempre lo han tenido todo, los que cobraban sueldos de hasta quince mil euros por perder elecciones sólo son capaces de encontrar soluciones, si lo fuesen, que no los son, asediando al pueblo ya exhausto de tantos sacrificios. Un pueblo sensato que, pese a ser consciente de su fuerza, no se ha dejado arrastrar por el humo de las antorchas y la fiesta de la gasolina que tanto hubiese convenido a Rajoy y que sabe que, frente a las vallas que hoy rodean el Congreso, los asediados son, en realidad, los ciudadanos.
 
 
Puedes leer más entradas de "A media luz" en http://javierastasio2.blogspot.com/ y en http://javierastasio.blogspot.es y, si amas la buena música, síguenos en “Hernández y Fernández” en http://javierastasio.blogspot.com/

...