Blogs

30 despidos en Globomedia: productores, guionistas, técnicos y el equipo del histórico Manuel Valdivia, por @rogeliodr

La crisis del sector audiovisual es imparable ; la contracción del mercado y sistemas de gestión no adecuado y falta de flexibilidad están atacando a la organizaciones de forma imparable Fuente : ECD Globomedia, una de las productoras más importantes y de mayor facturación, ha despedido a un cinco por ciento de su plantilla. Los … ...

Javier Astasio
Blogueros

Despidos en Bankia, por Javier Astasio

 
 
Ya están aquí los treinta y tantos mil millones de euros para reflotar la banca, de los que Bankia se va a llevar la parte del león. Ya están aquí los fondos y ya están aquí los ajustes en Bankia y esos ajustes no le van a gustar al silencioso colectivo de sus trabajadores, entre otras cosas porque cinco mil de ellos se van a ir a la calle con sólo un poquito más de lo que les reconoce la Reforma Laboral. Pero no termina ahí la cosa, porque, además, los que conserven su puesto de trabajo verán reducido su salario en un cuarenta por ciento. Vamos que la marea de la crisis también alcanza a los que están a ese lado del mostrador y no sólo a los que estamos en éste.
La cosa es muy grave y no precisamente para los trabajadores de banca en su conjunto, quizá sí para estos mismos trabajadores tomados uno a uno, porque no todos son responsables del desastre que han vivido las casas. Yo viví en mis primeros años de profesión la que, nos dijeron, iba a ser la última reconversión bancaria. Fue hace treinta años y en ella tuvo mucho protagonismo el líder de la UGT de Banca, el canario Justo Fernández, que consiguió movilizar a un sector tradicionalmente dócil.
Pero aquellos tiempos pasaron y desde entonces es difícil recordar algún conflicto laboral en la banca, al menos en las cajas, que haya trascendido a la opinión pública.
Los convenios aprobados en el sector habían sido hasta ahora la envidia del resto de trabajadores, con alguna excepción como la de los controladores aéreos y los pilotos de líneas aéreas. Calendarios más que especiales, prejubilaciones muy ventajosas y a edades muy tempranas, salarios altos, facilidad en la obtención de créditos y, por si fuera poco, acceso a información privilegiada.
La patronal bancaria lo hizo bien, porque reconvirtió el que había sido un colectivo combativo en un conjunto de empleados dóciles que, sin apenas dificultad, fue sustituyendo por cajeros automáticos. De ahí a convertirlos en comerciales había sólo un paso y lo dieron convirtiéndoles en embaucadores de clientes, especialmente en los años locos de la burbuja inmobiliaria y los juegos de manos en los que lo que te vendían como depósito acababa convertido en la odiosa estafa de las participaciones preferentes.
Me duele decirlo, pero, de todos los colectivos cercados por el fuego de la crisis, es de los empleados de banca, especialmente los de lo que fue Cajamadrid y hoy es Bankia, es el que menos pena me da. Quizá su destino hubiese sido otro si se hubiesen negado a prestar su colaboración necesaria en lo que, si no ha sido delito, aún está por ver, ha sido a todas luces inmoral.
Ahora les llega el frío y el rechinar de dientes y no van a contar con el apoyo que están teniendo los médicos, los enseñantes y hasta los jueces. La gente no les quiere. Les ha querido y se ha fiado de ellos, pero ya no les quiere, al menos yo no les quiero, porque mi padre y yo mismo somos víctimas de sus estafas.
Me temo que no será así, pero me gustaría que entre los cinco mil despedidos estén todos esos que por una comisión, una palmadita del jefe o, simplemente, para alcanzar los objetivos impuestos por la empresa, no dudaron en llevar a cabo prácticas inmorales, abusando de la confianza depositada en ellos por sus clientes y la buena voluntad de la gente.
Me encantaría, como dice Rajoy que le hubiese encantado revalorizar las pensiones, que las cosas no fuesen así, pero así son. Por eso, me encantaría también que, como hace el monje que, porque se va del convento, se caga dentro, alguno de esos trabajadores haga aflorar información sobre lo que han sido las malas prácticas de sus empresas y que, a ser posible, esa información sirva para convertirlos en compañeros de partida de parchís de Díaz Ferrán en la prisión de Soto del Real. Sería precioso y emocionante.
 
Puedes leer más entradas de "A media luz" en http://javierastasio2.blogspot.com/ y en http://javierastasio.blogspot.es y, si amas la buena música, síguenos en “Hernández y Fernández” en http://javierastasio.blogspot.com/

...