Blogs

Defensa presenta sólo el 70% de su presupuesto para 2014, por @CarlosPenedoC

Los fondos para programas especiales de armamento y para operaciones en el exterior no figuran en el presupuesto inicial
El Ministerio reducirá su plantilla en 10.000 personas entre 2013 y 2014 
El Secretario de Estado fija la disminución del déficit público como un objetivo de seguridad nacional

Artículo publicado originalmente en Estrella Digital.

El Ministerio de Defensa ha presentado sus presupuestos para 2014: 5.745 millones de euros, un 3,22% inferior al de 2013 y un 33% menor que el de 2008, año en el que alcanzó un techo difícilmente recuperable a medio plazo. El problema es que todas las cifras que han facilitado en el Congreso este lunes el secretario de Estado de Defensa, Pedro Argüelles, autoridad presupuestaria del departamento; la subsecretaria, Irene Domínguez-Alcahud; y el jefe de Estado Mayor de la Defensa, Fernando García Sánchez, no son definitivas por parciales: las cifras corresponden al presupuesto inicial del Ministerio, pero el Departamento gasta entre un 30% (este año) y un 40% más (en 2012) por las partidas que se incorporan a lo largo del ejercicio: los gastos de las operaciones militares en el exterior, 784 millones de euros en 2013, proceden de un fondo de contingencia del Ministerio de Hacienda; y los programas especiales de armamento recibieron también de fuera del Ministerio un crédito extraordinario de 1.782 millones en 2012 y de 877 millones este 2013; además de otras cantidades extraordinarias procedentes del Ministerio de Industria o de la venta de propiedades inmobiliarias.
Por tanto, al presupuesto de Defensa para 2014 ahora presentado le faltan alrededor de 1.600 millones de euros que le llegarán a lo largo del próximo año, aproximadamente un 30% superior a las cifras debatidas en estas comparecencias, lo que ha provocado las críticas de los grupos parlamentarios distintos al Popular.
Lo que puede considerarse un logro del Ministerio de Defensa es haber implicado a todo el Gobierno en la financiación de sus cuentas, principalmente a Hacienda e Industria.
Argüelles, también la subsecretaria y los portavoces del Grupo Popular, se ha mostrado optimista sobre "los síntomas de mejoría de la economía española", fruto de las políticas del Gobierno, y solidario en cuanto a la reducción del gasto, hasta el punto de calificar como "objetivo de seguridad nacional la reducción del déficit público". Ha mencionado también asuntos ajenos a la Defensa como la buena evolución del empleo, las exportaciones y la bajada de los intereses de la deuda.
El secretario de Estado ha vuelto a defender en esta ocasión que los programas especiales de armamento no figuren en el presupuesto inicial –"un gran acierto la fórmula de suplemento de crédito"-, con el argumento de que su ausencia dota al Ministerio de una capacidad elevada de negociación con las empresas, y su aparente indefinición inicial ha conseguido reducir a la mitad la factura anual en estos programas. En su opinión, sería un "tremendo error" que los presupuestos contemplaran esta partida desde su inicio.

Pedro Argüelles, secretario de Estado de Defensa
(Foto: pantallazo de ordenador mientras emitía la
comparecencia el Canal Parlamentario del Congreso).

Sobre los compromisos financieros de las grandes programas de armamento, Argüelles ha pedido que se deje ya de hablar de los reiterados 30.000 millones de euros. Señala que Defensa ya ha pagado 7.000 millones, que el Ministerio de Industria ha adelantado a las empresas 15.000 millones y entonces el problema financiero pendiente son 8.000 millones de euros que Defensa debe abonar en una década –a unos 800 millones anuales vía crédito extraordinario-.
El sistema ideado por el propio Pedro Morenés, hoy ministro, cuando ocupó la responsabilidad de secretario de Estado de Defensa a finales de los 90, establece un adelanto por parte del Ministerio de Industria (financiación a coste cero por importe de 15.000 millones de euros) y cuando las empresas entregan el producto a Defensa éste debe abonar su coste y aquéllas le devuelven el adelanto a Industria. Es decir, el Estado ya ha pagado 15.000 millones, ha sido Industria en lugar de Defensa, a las empresas. Argüelles, sin concretar detalles, se ha mostrado confiado en un próximo acuerdo para que el Estado compense esa cantidad entre ministerios, con la condición impuesta por Montoro de que no se incremente el déficit público: "se dará una solución contable, se está estudiando".
Otras cifras fiables –que no cambiarán con las variaciones del presupuesto- se refieren a la anunciada reducción de empleo tanto militar como civil en la Defensa: el Ministerio va a reducir alrededor de 10.000 empleados públicos civiles y militares entre 2013 y 2014 (6.000 este año, de ellos 4.000 uniformados; y otros 4.000 menos en 2014, al menos la mitad militares). Se mantiene el criterio del Gobierno de no reponer el próximo ejercicio las bajas civiles que se produzcan (entre ellas cerca de un millar de jubilaciones), mientras que está previsto la reposición de un 10% de las bajas entre militares profesionales. Los presupuestos para 2014 establecen como máximo en 79.000 el número de efectivos en tropa y marinería, aproximadamente mil menos que en la actualidad.
En números aproximados, no mencionados por ningún responsable claramente en sus intervenciones, el Ministerio de Defensa paga unas 163.000 nóminas todos los meses, donde se encuentran alrededor de 22.000 civiles, 123.000 militares en activo y 16.000 militares en la reserva.
La mayor parte de los programas del Ministerio de Defensa se reducen de cara a 2014, con algunas –pocas- excepciones.
Algunas partidas que mantienen el tipo

  • UME: la Unidad Militar de Emergencias no sufre los rigores de las restricciones presupuestarias y contará con 136 millones de euros el año próximo.
  • Helicópteros EC-135: probablemente el único programa de modernización que se pone en marcha en las Fuerzas Armadas en 2014, 12 aparatos de formación para el Ejército de Tierra que se han considerado una necesidad imperiosa y que se liga además a la continuidad de la planta de Eurocopter en Albacete.
  • INTA: con un presupuesto de 100 millones de euros (crece un 26%), las principales novedades de este organismo autónomo son que pasa a integrar otros tres centros de investigación dependientes del Ministerio de Defensa; y que por primer año asume la financiación del programa de satélites Galileo y será el responsable de dar servicio a todos sus usuarios públicos.
  • Eficiencia en la gestión: Defensa pretende continuar con el proceso en marcha de reducción de los numerosos órganos de contratación y de centralización de contratos (limpieza, material informático o de oficina, viajes, telecomunicaciones), con lo que prevé duplicar el ahorro conseguido y llegar en 2014 hasta los 45 millones de euros anuales.
  • EMAD: el Estado Mayor de la Defensa incrementa presupuesto –de cinco a ocho millones de euros- para financiar su traslado desde el centro de Madrid al cuartel de Retamares –ocupado por la OTAN hasta este año-, donde se ubicará también la inteligencia militar –CIFAS- que se pretende impulsar, así como el nuevo Mando de Ciberdefensa.
    Helicópterio EC-135 en la planta de Eurocopter
    en Albacete (Foto: La Cerca).
  • INVIED: El organismo responsable del patrimonio inmobiliario incrementa también sus fondos y la previsión de ingresos.
  • Innovación: las partidas del Ministerio de Industria destinadas a financiar I+D militar pasan de 218 millones este 2013 a 343 millones de euros en 2014, importante incremento destinado principalmente al nuevo submarino S-80 que la empresa pública Navantia se encuentra desarrollando con serias complicaciones.

Grupos parlamentarios
Durante las cuatro horas y media de las comparecencias de los responsables políticos del Ministerio, los portavoces de los partidos de la oposición en la Comisión de Defensa han calificado los presupuestos de Defensa como irreales.

  • Grupo Socialista: la principal crítica de los diputados socialistas Morlán y Tudanca se refirió a que Defensa habla de cifras y recortes, pero no traslada una planificación de la que se deriven las medidas económicas. El segundo calificó de grave irresponsabilidad que el Gobierno no aclare el modelo de Fuerzas Armadas que queremos o podemos tener.
  • Izquierda Plural: el diputado José Luis Centella acusó a Argüelles de ocultar el presupuesto real del Ministerio. "No quieren decir lo que van a gastar en Defensa".
  • UPyD: la diputada Irene Lozano calificó de "tomadura de pelo" y de "presupuestos ficticios" los presentados por el secretario de Estado. Ha recordado que el Tribunal de Cuentas señaló como "práctica irregular" el método de financiar programas de armamento con un crédito extraordinario a mitad de ejercicio.

Con un perfil político mucho más bajo, a la comparecencia del secretario de Estado de Defensa han seguido las de la subsecretaria –centrada en condiciones laborales, formación y normativa- y del JEMAD, jefe operativo de los ejércitos que no se ha mostrado especialmente crítico con la bajada de los recursos y que se ha centrado en la operatividad de las Fuerzas Armadas, no en los presupuestos. El almirante García Sánchez sí pidió un compromiso presupuestario a medio y largo plazo para poder realizar un planeamiento militar en condiciones.

Sugerencias

...

Blogueros

Cooperación en Afganistán: los españoles invisibles, por @CarlosPenedoC

  • Por cada euro destinado a cooperación, se han gastado ocho en seguridad
  • Sanidad, educación o infraestructuras han registrado un avance notable en la provincia bajo responsabilidad española

Artículo publicado originalmente en Estrella Digital.
Hospital de Qala i Nau (Foto: Miguel Lizana/AECID).

España ha realizado una valiosa labor de cooperación al desarrollo en Afganistán durante los últimos ocho años, oculta informativa y también políticamente bajo la presencia militar, la insurgencia, el terrorismo, los atentados y las víctimas mortales propias y locales. La reconstrucción del país es el mandato de Naciones Unidas y objetivo último de la fuerza internacional ISAF: en escenarios como el Afganistán de la última década, la cooperación sin seguridad es directamente imposible. Difícil escapar por tanto a una aparente paradoja: por cada euro destinado a cooperación -alrededor de 400 millones de euros-, ha sido necesario invertir ocho en seguridad -3.200 millones-, en mantener un importante contingente militar que hiciera posible la primera labor.

Escuela secundaria (Foto: M.L./AECID).

A la cola en desarrollo
El país al que llegan los militares españoles a comienzos de 2002 y los trabajadores de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo –AECID- desde 2005, cuando nuestro país se hace responsable del equipo de reconstrucción provincial –PRT- de Badghis, se encuentra entre los últimos puestos del planeta: 10.000 millones de dólares de PIB (la centésima parte de la economía española), 1.000 dólares de renta per cápita (España, 30.000), puesto 175 de 187 países en el Índice de Desarrollo Humano. Otros datos: esperanza de vida en 49 años; uno de cada cinco niños nacido vivo muere antes de los cinco años.
El marco político de la cooperación española en Afganistán lo establece la cumbre de Londres de 2006, con dos acuerdos, el denominado Afganistán Compact y la Estrategia Nacional de Desarrollo Afgana, donde se fijan las prioridades en reconstrucción, desarrollo y seguridad del país; y la Conferencia de Bonn de diciembre de 2011, que acuerda un plan de reconciliación, mitigar los efectos de la retirada internacional del país y establecer mecanismos multilaterales de financiación.
Sanidad, educación e infraestructuras
España ha invertido en cooperación en Afganistán alrededor de 460 millones de euros, computando todas las administraciones y organismos, de los que aproximadamente la mitad han sido ejecutados directamente por la AECID en proyectos de desarrollo acoplados a la planificación de las autoridades afganas.

Hospital de Qala i Nau (Foto: Miguel Lizana/AECID).

Un primer capítulo de efecto directo sobre la vida de los 400.000 habitantes de la provincia ha sido el de la salud pública (alrededor de 12 millones de euros): la AECID ha rehabilitado, ampliado y equipado el hospital provincial de Qala i Nau (la capital, 40.000 habitantes), con una capacidad de 106 camas y donde se atienden 60.000 pacientes al año. En él se ha construido un nuevo pabellón materno-infantil y una unidad de atención a niños malnutridos. Además, se han construido siete clínicas rurales que ofrecen atención primaria a más de 140.000 personas; y se han creado una escuela de Matronas y otra de Enfermería.
Un segundo grupo de actuaciones ha incidido directamente en la educación pública (alrededor de seis millones de euros), con la construcción de tres institutos de educación secundaria y seis escuelas primarias en zonas rurales, más 428 módulos de escolaridad temporales, en los que estudian 12.000 afganos, alrededor de un 40% de ellos niñas. Se ha construido en la capital un centro de formación multiusos donde se han formado cerca de 400 profesores de ambos sexos.

Centro de formadores (Foto: Miguel Lizana/AECID).

El apartado de infraestructuras rurales de comunicación ha requerido el mayor volumen económico (23 millones de euros) para construir la única pista de aterrizaje de la provincia, cerca de 160 kilómetros de carreteras rurales transitables todo el año y el asfaltado de ocho kilómetros de calles en la capital. Se ha cedido a las autoridades un parque provincial de maquinaria (35 máquinas para obras públicas), imprescindible para el mantenimiento de las infraestructuras. Por su parte, en agua y saneamiento público se han invertido más de siete millones de euros que han financiado una red de agua para consumo doméstico y de saneamiento público en la capital, 55 pozos comunitarios en zonas rurales y diversas actuaciones en situaciones de emergencia por inundaciones o sequías.
La cooperación española ha incidido también en la capacitación agraria mediante proyectos en el área de agricultura y desarrollo rural como la mejora de la gestión de bosques comunales de pistachos, gestión del agua, creación de unidades veterinarias locales, y la puesta en marcha del primer centro universitario de la provincia centrado en estos ámbitos.

Escuela secundaria (Foto: Miguel Lizana/AECID).

Existen dos ejes transversales en toda la actuación de la AECID en Afganistán, gobernabilidad local (formación de empleados públicos) y género, con la creación de asociaciones productivas de mujeres (huertos, avicultura, alfombras), alfabetización y campañas de sensibilización.
La actuación directa de la AECID sobre el terreno afgano ha beneficiado directamente a 300.000 habitantes de la provincia y ha supuesto la creación de 500 puestos de trabajo locales.
Sumado a lo anterior, España ha realizado contribuciones a diversos organismos internacionales dirigidos a apoyar al Gobierno afgano principalmente en educación, construcción de carreteras y agricultura y agua, canalizado fundamentalmente a través del Banco Mundial y del PNUD de Naciones Unidas, por importe que superan los 100 millones de euros.
2013 y traspaso de poderes
En un proceso similar al de la seguridad, 2013 para la cooperación española en Afganistán es un año de transición y de traspaso de la dirección de los programas y la gestión de los proyectos a las autoridades locales. Se mantienen actuaciones tanto bilaterales como multilaterales, por un importe próximo a los 30 millones de euros hasta 2015, dirigidos en parte a la desmovilización y reinserción en la vida civil de combatientes; la continuación del apoyo a proyectos como el Centro de Formación de Profesores o la Escuela de Enfermería, la capacitación de funcionarios locales y diversas iniciativas relacionadas con el hospital de Qala i Nau.

Women Training Center (Foto: Miguel Lizana/AECID).

De lo anterior se deduce que la cooperación española continuará por vía menos directa al menos dos-tres años. Atrás queda mucho y buen trabajo, en gran parte innovando en un escenario y con un modelo mixto militar-civil –PRT- del que no había precedentes. Y con una sensación de cara a la opinión pública española algo clandestina: la AECID sí ofrece información y en abundancia al periodista interesado, pero poco de Afganistán aparece en su página web, nada sobre Afganistán en el actual Plan Director de la Cooperación Española 2013-2016, poco sobre cooperación al desarrollo en Afganistán trasciende a los medios de comunicación.

Sugerencias

...

Blogueros

Europa se cuestiona su Defensa, por @CarlosPenedoC

Preocupada por la salud de su industria de Defensa, Bruselas se ha puesto manos a la obra con el objetivo de gastar mejor, incrementar la competencia entre empresas, abrir el mercado interior y exportar a terceros países

Artículo publicado originalmente en Estrella Digital.

Europa está tan preocupada por su Defensa, por la capacidad de respuesta a amenazas directas o riesgos, como por la salud de su industria de Defensa. Y en este segundo punto es donde ha comenzado a actuar: el objetivo es gastar mejor, incrementar la competencia entre empresas, abrir el mercado interior y exportar a terceros países.

Los ejércitos de la Unión Europea tienen 16 tipos diferentes de fragata y 17 líneas de producción de carros de combate -frente a un modelo y dos líneas de EE.UU.-, además de participar en el desarrollo de cuatro aviones de combate diferentes o contar con sistemas tecnológicos o informáticos no interoperables, que no se entienden con los del vecino. Se trata de ejemplos significativos de la fragmentación comunitaria en temas de Defensa mencionados el pasado 24 de julio en Bruselas por el vicepresidente de la Comisión y responsable de Industria Antonio Tajani, en la presentación del documento –comunicación, en jerga comunitaria- Hacia un sector de la defensa y la seguridad más eficiente y competitivo, que apadrinó el propio presidente Barroso y contó también con la presencia del comisario responsable del Mercado Interior, Michel Barnier.

Para la Unión Europea uno de los fundamentos de su Defensa es la industria, y ha decidido impulsarla. También puede ser una forma de avanzar en la unión política a través del fomento de una rama industrial, siguiendo el camino iniciado por los padres fundadores.
Son objetivos declarados, entre otros, abrir a la competencia un mercado interior donde el 80% del gasto en defensa se produce a nivel nacional y a proveedores mayoritariamente nacionales, al margen de programas conjuntos, sin coordinación entre estados, lo que contribuye a la sobrecapacidad en algunos ámbitos, duplicación de capacidades en otros y carencias en sectores críticos.
La Comisión Europea plantea avanzar en la estandarización de equipos, la certificación comunitaria de productos de defensa, el apoyo a medianas empresas y facilitar su acceso a mercados hoy muy cerrados y con grandes contratistas principales que copan los programas y distorsionan el mercado; la protección de infraestructuras civiles de interés militar -como el enjambre de satélites Galileo-; agrupar la demanda y compartir medios en comunicaciones por satélite; o estrechar lazos entre actividades espaciales civiles y militares.
Los 28 países de la UE “no pueden desarrollar y mantener individualmente las tecnologías y capacidades en Defensa necesarias para el futuro”, comparten Bruselas y los principios fundamentales de la lógica.

Ashton presentará este mes un documento político y militar

Complementario al documento presentado sobre la competitividad de la industria, la vicepresidenta Ashton, cabeza de la Agencia Europea de Defensa y máximo responsable de política exterior y de la denominada Política Común de Seguridad y Defensa, tiene previsto presentar este mes de septiembre un informe sobre los asuntos de seguridad y de defensa centrado en aspectos civiles y militares. Un documento provisional ha sido enviado en la última semana de julio a los Estados miembro, de carácter confidencial por lo que no ha transcendido a la opinión pública.
Los dos documentos serán los pilares preparatorios del Consejo Europeo que en diciembre reunirá por primera vez a jefes de Estado y de Gobierno para hablar monográficamente de Defensa.
Como aperitivo, este 5 de septiembre se celebra en Lituania una reunión informal de ministros de Defensa de la UE –informal no porque vayan en vaqueros, sino porque no rematan con un documento final de acuerdos-, a la que ha sido invitado el secretario general de la OTAN. Curiosamente en Lituania se espera también al secretario de Estado de EE.UU. John Kerry, a la reunión de ministros de Exteriores que se celebra a continuación, aparentemente más interesado por Siria que por otros temas.
Teniendo en cuenta que cuando se reúnan a final de año los jefes de Estado europeos a hablar de Defensa el acuerdo o el desacuerdo estará ya alcanzado, que los asuntos llegan ya cocinados a las grandes cumbres políticas, es en estas fechas veraniegas cuando cada parte está defendiendo sus intereses.

Francia y Alemania concretaron en julio al poner por escrito conjuntamente y enviar a Ashton sus prioridades, algunas curiosamente relacionadas con drones e inteligencia, quizá una tímida respuesta europea al espionaje masivo de las comunicaciones por parte de EE.UU. conocido en las últimas semanas.
La iniciativa conjunta franco-alemana se produce en un contexto marcado por la renacionalización de la política de Defensa y, obligados por la escasez de recursos, la firma de acuerdos bilaterales en materia de Defensa, quizá el más relevante por sus implicaciones concretas el suscrito por Reino Unido y Francia. España no parece especialmente activa en este campo, si bien firmó el pasado noviembre con Francia, Alemania, Italia y Polonia un acuerdo para reforzar la Política de Seguridad y Defensa y que la Unión Europea asuma "su responsabilidad de forma más activa ante los desafíos venideros para garantizar la seguridad europea".
En el mismo sentido, de cara a la cumbre lituana de esta misma semana, el Ministerio de Defensa difundió el último día de agosto un vaporoso comunicado conjunto con Portugal e Italia en el que los tres países señalan que  "la integración europea" en el ámbito de la defensa "debe surgir de forma natural", y dado el "carácter excepcional de la defensa" será "primordial adoptar una perspectiva clara y compartida, así como incentivos financieros y fiscales" para avanzar en común.
La UE gasta un 25% menos en Defensa en una década
Buen momento en cualquier caso para dibujar el escenario: el sector industrial de la Defensa en la UE factura 96.000 millones de euros, 23.000 millones en terceros países -un tercio de las exportaciones, a Oriente Próximo-; y donde trabajan 400.000 personas de forma directa y más de un millón de empleos indirectos. Siguiendo siempre los datos aportados por la UE, los presupuestos públicos en Defensa de la UE han pasado de una suma de 251.000 millones de euros en 2001 a 194.000 en 2010, una reducción cercana al 25% con una repercusión evidente en los pedidos a la industria, que teniendo en cuenta los largos ciclos de desarrollo aflorará en toda su crudeza en los próximos ejercicios, especialmente a partir de 2015. Entre 2010 y 2012 se estima que se ha producido una bajada adicional de un 10% en el gasto público.
En cuanto al personal de Defensa, ha pasado de 2,4 millones en 2006 a 2 millones en 2010, de ellos 1,6 millones militares y 400.000 civiles; en cinco años la UE ha prescindido de 300.000 militares y 100.000 empleados públicos civiles en defensa. Bruselas critica que el gasto europeo en defensa está dominado por los gastos de personal.
“Es la hora de hacer algo más juntos en materia de Defensa”, ha dicho por su parte el presidente de la Comisión en la presentación del documento, en un nivel más político. “En tiempos de restricciones económicas necesitamos hacer un mejor uso del dinero público”, añadió, “gastar más inteligentemente, evitar duplicidades, poner en común inversiones y compartir equipamientos”.
En contra de los mejores deseos de la Comisión se encuentra, se sabe y lo comparte, que “la Defensa continúa estando en el corazón de la soberanía nacional y las decisiones sobre capacidades militares pertenecen a los Estados miembro”, además de reticencias ya expresadas por el Reino Unido a cualquier cosa que huela a unión política europea.
A pesar de su avanzado desarrollo tecnológico, de la capacidad de la UE de responder a una crisis con capacidades civiles y militares, de que incluso con los recortes de los últimos años, la UE aún gaste más en defensa que China, Rusia y Japón juntos, se observa cierto complejo de inferioridad por parte de las autoridades comunitarias en estos temas y una obsesión en compararse con EE.UU., que puede tener toda la lógica geopolítica pero ninguna en términos históricos, de arquitectura institucional o desde el punto de vista sociológico, vista la diferente concepción de la seguridad entre el mundo anglosajón y el europeo continental.
Por mencionar algunas cifras, en Bruselas aparentemente preocupa que EE.UU. invierte siete veces más que la UE en I+D en el ámbito de Defensa; que la UE tiene 500.000 soldados más que EE.UU.; que la inversión en equipamiento e I+D per capita militar es cinco veces menor. El aliado americano más que duplica el gasto en defensa de la UE, alcanzando cerca del 5% de su PIB -1,7% de media UE-.
La Comunicación sobre industria de la Comisión está llena de rincones y avisos a los Estados: por ejemplo, advierte sobre el uso de compensaciones a terceros países a cambio de contratos; el frecuente recurso de acogerse a la seguridad nacional para evitar la libre concurrencia a los concursos; y pretende limitar los acuerdos Gobierno a Gobierno que puedan utilizarse para saltarse la libre competencia, precisamente una fórmula que España ha introducido recientemente en la normativa como paraguas que pudiera albergar contratos como la hipotética venta de carros de combate Leopardo a Arabia Saudí.
El ejecutivo comunitario muestra también su disposición a establecer un mayor control (léase, limitación) de las ayudas de Estado a la industria productora de equipamiento militar.
Barroso, posible candidato a secretario general de la OTAN
La Comisión Europea es consciente de que las decisiones sobre inversiones y capacidades en defensa y seguridad deben partir de un acuerdo común de amenazas e intereses, por lo que Europa necesitaría un acercamiento estratégico compartido, una actualización de la Estrategia de Seguridad de Solana del 2003.
En el marco de todo este debate ha surgido también la hipotética candidatura del actual presidente de la Comisión Europea –Barroso- al puesto de secretario general de la OTAN, reemplazo obligado en 2014, tema esquivado por el interesado y rumor a voces en cualquier conversación sobre defensa en la UE.
La industria europea de Defensa se encuentra concentrada mayoritariamente en seis países, que suman el 87% de la producción total de la UE: Alemania, España, Francia, Italia, Reino Unido y Suecia –por orden alfabético-.

Agencia de armamento, versión española

Defensa tiene como objetivo transformar el actual sistema de adquisiciones de equipamiento militar en una agencia centralizada

Con discreción o secretismo, uno de los mayores cambios que se están produciendo en el Ministerio de Defensa actualmente es la transformación del sistema de adquisiciones de equipamiento militar, proceso hoy disperso en competencias, gestión de los programas y responsabilidades entre el órgano central del Ministerio, los Cuarteles Generales de los tres ejércitos y la propia industria, hacia una agencia centralizada.
A falta de la creación ex novo de una agencia, el Gobierno ha decidido que esas funciones las va a concentrar en la Dirección General de Armamento y Material –DGAM-. Países como Alemania, Francia o Reino Unido cuentan con organizaciones especializadas, centralizadas, profesionalizadas para la gestión de las adquisiciones de la Defensa.
El objetivo es separar, dentro de la estructura del Ministerio de Defensa, al usuario (Fuerzas Armadas) del encargado de contratar, dos papeles hasta ahora fundidos y formando por otra parte una simbiosis peculiar entre cada ejército y una gran empresa de origen público: Armada-Navantia, Tierra-Santa Bárbara, Aire-CASA.
El deficiente sistema de adquisiciones actual, en vista de los resultados, ya fue detectado por el anterior Gobierno del PSOE y puesto por escrito –en documentos entregados en la Comisión de Defensa del Congreso- como una de las actuaciones urgentes y pendientes, prioridad aparentemente recogida por el actual Gobierno del PP.
De culminarse con éxito el proceso, el secretario de Estado de Defensa –hoy ya competente sobre el presupuesto, a diferencia de otros ministerios donde los dineros se localizan en la Subsecretaría- aumentará aún más su poder.
Y si se centraliza una competencia no puede ser sino a costa de quien la tenía: los ejércitos y la propia industria, que la están cediendo sin que su malestar haya hasta ahora salido del despacho.
Como también ha sucedido en otros ámbitos, el actual equipo de Defensa sitúa el cierre del modelo en 2015, y con ese objetivo se están concentrando partidas presupuestarias y empleados públicos en la DGAM; fecha a la que también se han aplazado compromisos de gasto y nuevos programas como el 8x8, fecha a la que el Gobierno parece fiar el fin de todos los males de la actual crisis, momento que en todo caso se sitúa ya a caballo con la próxima legislatura.
En este proceso de convertir la DGAM en la agencia española de armamento se podría interpretar también la reciente resolución de la encomienda de gestión entre el Ministerio y la ingeniería pública ISDEFE para la realización de actividades y trabajos de asistencia y apoyo en el desarrollo de la política de armamento y material de defensa en el ámbito internacional. El apoyo a la exportación, por tanto, externalizado en los últimos años, vuelve al Ministerio.
Aunque no sea exactamente de su competencia quizá la nueva DGAM sea capaz de poner orden en las finanzas de la Defensa, que continúan confusas: el consejo de ministros del pasado 26 de julio aprobó un nuevo crédito extraordinario con destino a programas de armamento –ya lo hizo en 2012-, esta vez por importe de 877 millones de euros que suponen nada menos que un 15% adicional al presupuesto aprobado del Ministerio de Defensa para este año. Este crédito compartía Real Decreto con incentivos al vehículo eficiente y otras ayudas al Servicio Público de Empleo Estatal.

Sugerencias

...

Blogs

Nace el Consejo de Seguridad Nacional sin consejero, por @CarlosPenedoC

El rey presidirá la primera reunión del Consejo de Seguridad Nacional para el que Rajoy no ha nombrado consejero. La cara visible es Moragas, que formalmente es el secretario de este nuevo órgano que debería ser vital en la estrategia de seguridad


Artículo publicado originalmente en Estrella Digital.

En el palacio de la Zarzuela, con el rey Juan Carlos y la presencia del príncipe Felipe, el nuevo Consejo de Seguridad Nacional -CSN-, órgano creado por la reciente Estrategia de Seguridad Nacional –ESN- que el Consejo de Ministros aprobó el pasado 31 de mayo, verá la luz el jueves 11. Su presentación en la Comisión Constitucional del Congreso corrió a cargo de Jorge Moragas, jefe de Gabinete del presidente del Gobierno. Así, como Rajoy no ha nombrado consejero, la cara visible es Moragas, que formalmente es el secretario de este nuevo órgano que debería ser vital en la estrategia de seguridad.
El Consejo es un órgano tradicional en algunos países anglosajones, muy especialmente en EE.UU. –fue creado por el presidente Roosevelt en 1947-, y en otros como Chile y algunos países latinoamericanos. La aportación más novedosa de la Estrategia es la creación de un “Sistema de Seguridad Nacional impulsado y liderado por el Presidente del Gobierno”, que tiene como eje este Consejo que ahora se reúne por vez primera. 
Sus funciones principales consistirán en asistir al Presidente del Gobierno en la dirección de la Política de Seguridad Nacional; verificar el grado de cumplimiento de la Estrategia; aprobar el Informe Anual de Seguridad para su presentación y debate en las CortesGenerales; dirigir y coordinar la gestión de crisis. Además el Consejo de Seguridad Nacional elaborará en el plazo de seis meses una propuesta de anteproyecto de Ley Orgánica de Seguridad Nacional para su posterior elevación al Consejo de Ministros.
El Consejo de Seguridad Nacional, creado por Real Decreto del pasado 31 de mayo, está compuesto por el Presidente del Gobierno, que lo presidirá, excepto cuando el Rey asista a sus reuniones, en cuyo caso le corresponderá presidirlo, como en esta primera reunión. También forman o pueden formar parte la vicepresidenta del Gobierno y ministra de la Presidencia; los ministros de Asuntos Exteriores y de Cooperación, de Defensa, de Hacienda y Administraciones Públicas, del Interior, de Fomento, de Industria, Energía y Turismo y de Economía y Competitividad; además del director del Gabinete de la Presidencia del Gobierno, el secretario de Estado de Asuntos Exteriores, el jefe de Estado Mayor de la Defensa, el secretario de Estado de Seguridad y el secretario de Estado-director del Centro Nacional de Inteligencia.
El Consejo se reunirá a iniciativa del Presidente del Gobierno como mínimo cada dos meses y cuando lo requieran las circunstancias.
Moragas destacó el martes pasado en su comparecencia en la Comisión Constitucional del Congreso que la creación del nuevo Consejo de Seguridad Nacional tiene un coste cero, cuenta como soporte normativo el de una comisión delegada del Gobierno y viene a sustituir a la llamada comisión delegada del Gobierno para situaciones de crisis.
La Estrategia y el Consejo inauguran una nueva fase en la gestión de la seguridad y las crisis de nuestro país –como “momento fundacional” lo describió Moragas-, con aparente acuerdo entre las dos principales fuerzas políticas. Aunque el nuevo órgano nace con algunas incógnitas:
    Rajoy no pilota: a pesar de las numerosas referencias en la Estrategia al liderazgo en materia de seguridad del presidente del Gobierno, Rajoy ha perdido una oportunidad de oro para hacer visible su protagonismo y presentar y debatir la Estrategia en el pleno del Congreso, y no enviar a su jefe de Gabinete a una Comisión. La presencia del Rey en el primer Consejo anulará su protagonismo también en esta ocasión.
Susan Rice, consejera de Seguridad Nacional de EE.UU.

    No existe un Consejero de Seguridad Nacional: el CSN responde a un modelo de Gobierno presidencialista de raíz anglosajona. Susan Rice, ex embajadora de EE.UU. ante Naciones Unidas ha sido nombrada este mismo mes de junio como asesora-consejera de Seguridad Nacional. Aúna experiencia y confianza presidencial, interlocución directa con ministros y un peso que no podría equipararse a Moragas, director del Gabinete de Rajoy y secretario del CSN; o Alfonso Senillosa, director adjunto de ese Gabinete y responsable del Departamento de Seguridad Nacional de Moncloa.

    Precedentes poco operativos: la reunión en un órgano colegiado de siete ministros y cuatro secretarios de Estado no parece la fórmula más ágil de respuesta ante una situación crítica para nuestra seguridad. Existen otros órganos parecidos a éste que han sido perfectamente improductivos, como el Consejo de Defensa Nacional, creado por la Ley Orgánica de Defensa de 2005, que se reúne una vez al año bajo la presidencia del Rey, Ley que contemplaba además un comité ejecutivo que no ha visto la luz. Como recordatorio, el 11 de marzo de 2004 no se reunió órgano de este tipo ni el conocido como Gabinete de crisis que ahora va a desaparecer.
    Priorización de amenazas y medios de respuesta: en tiempos de escasez de recursos públicos hay que identificar concretamente las amenazas y poner medios idóneos para contrarrestarlas. Trabajo pendiente.
    Libertad / Seguridad: la evolución de los acontecimientos desde los atentados del 11 de septiembre han arrinconado la libertad –Guantánamo, intervenciones unilaterales, ejecuciones extrajudiciales- a costa de una amenaza globalizada, indeterminada e indefinida. “La seguridad está al servicio de la libertad”, insistió Moragas.

    Consenso insuficiente: el principio de acuerdo de la Estrategia y el Consejo de Seguridad se ha producido entre PP y PSOE. El resto de los grupos parlamentarios (UPyD, Izquierda Plural y otros) mostraron su disgusto en la comparecencia de Moragas del martes. Por otra parte, no hay representación autonómica en el CSN, aunque la Estrategia habla de implicar a todas las administraciones y el Consejo puede convocar a responsables de CC.AA. y entes locales.

    Inmigración: la Estrategia carga las tintas sobre la amenaza de la inmigración incontrolada y la radicalización de los ya residentes, aspecto probablemente único de discrepancia del PSOE con el Gobierno PP.
    Modelo: el diputado Gaspar Llamazares –Izquierda Plural- criticó el pasado martes la insistencia en la seguridad en tiempos de recortes sociales, y planteó, “¿por qué no hay una Estrategia de SolidaridadNacional?”.

Las 12 amenazas identificadas en la Estrategia de Seguridad Nacional son conflictos armados; terrorismo; ciberamenazas; crimen organizado; inestabilidad económica y financiera; vulnerabilidad energética; flujos migratorios irregulares; armas de destrucción masiva; espionaje; emergencias y catástrofes naturales; vulnerabilidad del espacio marítimo y vulnerabilidad de las infraestructuras críticas y servicios esenciales. A partir de ellas y de la actualidad, se pueden identificar algunos temas de interés para los convocados a la primera reunión del Consejo de Seguridad Nacional:

    Espionaje electrónico generalizado por parte de una multinacional anglosajona formada por los Gobiernos de EE.UU., Reino Unido, Canadá, Australia y Nueva Zelanda, según las filtraciones periodísticas de las últimas semanas. La Estrategia habla expresamente de ciberseguridad y espionaje; y también menciona el “uso nocivo de las nuevas tecnologías” entre los factores potenciadores de riesgos y amenazas. Planteada la cuestión en el Congreso, el director de Gabinete de Rajoy señaló que “no consta a este Gobierno que se hayan producido ataques ni espionaje por parte de EE.UU.”.
    Crisis económica: dice el documento de la Estrategia que “la crisis financiera y económica que actualmente afecta a España, a la zona euro y a parte de las economías mundiales representa uno de los mayores retos para la Seguridad Nacional (sic las mayúsculas) y extrema la necesidad de ser eficientes en la respuesta”. Por tanto, el Rey, el presidente y los ministros y otros altos cargos reunidos no podrían dejar de debatir este tema.
    Latinoamérica: la retención en varios países europeos del avión del presidente Evo Morales de hace unos días, ante la sospecha no confirmada de esconder al filtrador Snowden, ha provocado la indignación de los principales gobernantes iberoamericanos, condena de la OEA incluida, y también de los grupos parlamentarios españoles, excepto los dos mayoritarios.

La nueva Estrategia de Seguridad Nacional 2013 es una revisión de la aprobada en 2011 por el Gobierno Zapatero y acordada ahora con el PSOE, defiende una concepción integral de la seguridad y un concepto amplio que abarca “desde la defensa del territorio a la estabilidad económica y financiera o la protección de infraestructuras críticas”. Moragas justificó la redacción de una estrategia tan solo a dos años de la anterior en la convocatoria de elecciones, el necesario desarrollo del Sistema de Seguridad, y también porque nunca está de más cumplir una promesa recogida en su programa electoral.

Con todo, la Estrategia de Seguridad Nacional incluye algunas referencias que podría calificarse al menos de extrañas, y que el tiempo dirá si protagonizan o no las deliberaciones del Consejo:
    Países chocantes: Australia y Canadá aparecen textualmente en la Estrategia, naciones aliadas cuya presencia sólo se puede explicar por nuestro interés en venderles material de Defensa. Difícilmente aparecería España en su estrategia de seguridad, si la tuvieran.
    Colaboración público-privada: un mantra reiterado en la Estrategia que puede hacer recordar las autopistas radiales de peaje de acceso a Madrid –iniciativas privadas rescatadas por el Estado-; o la operación policial llamada Pitiusa que hace un año desarticuló una red criminal de informantes dentro de la Administración del Estado y empresas de telecomunicaciones. La diputada del PP Rodríguez Salmones destacó en el debate del martes la dificultad de la colaboración pública-pública, entre diversas administraciones, y también aquélla con el ámbito privado, que nadie se molestó en explicar.
    Cultura de seguridad: la Estrategia se compromete a fomentar una “cultura de la seguridad sólida, basada en el previo conocimiento, concienciación y sensibilización sobre la importancia que la seguridad reviste para garantizar su libertad (la del ciudadano), prosperidad y, en suma, su modo de vida conforme a los postulados del Estado social y democrático de Derecho”. Bienvenida cualquier iniciativa destinada a elevar la cultura de los españoles.
    “La seguridad es un pilar de la conservación, la estabilidad y la continuidad del Estado”, dice la Estrategia, como si el Estado fuera un fin en sí mismo al margen de los ciudadanos, aunque muchas otras referencias a éstos convierten la frase en una extravagancia que no suele abundar en el documento.
    La proliferación de armas de destrucción masivaocupa un lugar destacado en la Estrategia, se incluye también una referencia al programa nuclear iraní y al “desarrollo de programas balísticos”, presencias sólo explicables por la reciente cesión de la base naval de Rota como base de cuatro buques de EE.UU. en el marco de su escudo antimisiles.
    Resiliencia: extraño palabro que aparece ocho veces en el documento de la Estrategia. Dice el Diccionario de la RAE que se trata de un término procedente del mundo de la psicología que alude a la “capacidad humana de asumir con flexibilidad situaciones límite y sobreponerse a ellas”. En la Estrategia de Seguridad Nacional de EE.UU. de mayo de 2010 el término aparece en 21 ocasiones. En el Libro Blanco de Seguridad y Defensa de Francia de abril de 2013, en 11.

    Mayúsculas: estos documentos relacionados con la seguridad o la Defensa están llenos de mayúsculas sin ton ni son, una forma errónea de destacar la importancia de lo que se escribe.

Sugerencias

...

Blogs

Morenés acelera los plazos: 2013, fin de la operación en Afganistán, por @CarlosPenedoC

En 2014 permanecerá sólo un 15% del contingente. España quiere operar el aeropuerto de Herat


Artículo publicado originalmente en Estrella Digital.

Carlos Penedo, Toledo.
El desarrollo de la operación en Afganistán ha evolucionado más rápidamente de lo inicialmente previsto y en 2013 el Gobierno confía en finalizar la misión, dejando una presencia mínima y siempre en coordinación con los aliados: "Entramos juntos y salimos juntos", señala el ministro.
"Hemos mantenido la credibilidad exterior gracias a nuestra participación en misiones internacionales; España se compromete con la seguridad mundial", ha sintetizado el ministro de Defensa en su intervención esta mañana en el XXV Seminario Internacional de Seguridad y Defensa organizado por la Asociación de Periodistas Europeos en Toledo.
Las Fuerzas Armadas han vivido una transformación interna y operativa: "Hoy estamos hablando de flexibilidad, de modulación de las fuerzas. Esto lo hemos aprendido de nuestra participación en la OTAN y en operaciones internacionales".
Morenés ha insistido en que las operaciones internacionales no se pueden prolongar indefinidamente. El límite lo establecen el cumplimiento de los objetivos marcados y que el país receptor sea capaz de ocuparse autónomamente de su seguridad.

Mezquita de Herat.

El ministro ha añadido que no es siempre posible luchar contra las consecuencias, hay que abordar también las causas. "Corresponde al Estado y la Gobierno atacar a las causas de la seguridad y las amenazas".
Para el ministro la geografía sigue siendo esencial para la Defensa: "Estamos en el eje entre Europa, África, un Mediterráneo con una parte oriental especialmente conflictiva, y un Atlántico de donde llega todo el tráfico de droga de Sudamérica".
"Por propia responsabilidad y con nuestros aliados tenemos que estar en el exterior", añade Morenés, actuación que además "viene extraordinariamente bien para la operatividad de las Fuerzas Armadas". En cualquier caso, el ministro señala que este trabajo "redunda en la seguridad de la sociedad, es la realidad de la seguridad, no es nada teórico".
Por escenarios donde España cuenta con un contingente militar, la información y análisis del ministro de Defensa ha sido el siguiente:
Afganistán: "Afganistán no es un fracaso; el país es totalmente distinto al de hace 10 años". Morenés ha destacado el cumplimiento de los objetivos de la misión, discute que Afganistán no haya merecido la pena y resalta los avances indudables en mujeres escolarizadas, educación o construcción de infraestructuras. "Hay que mantener avances y una vigilancia de tipo amistosa con el pueblo afgano para que puedan consolidarse los logros".
El ministro de Defensa ha destacado que los planes inicialmente previstos recogían una reducción de un 10% del contingente en 2012, un 40% en 2013 y un 50% en 2014, plazos que se aceleran: España reducirá la mayor parte del contingente este año y sólo quedará una presencia residual del 15% del contingente en 2014, probablemente centrada en la operación del aeropuerto de Herat, aunque se trata de un acuerdo aún por cerrar. "Hemos cumplido la misión", dice el ministro, reconociendo no obstante la peligrosidad de esta fase de repliegue.
Malí: "estamos adiestrando a las fuerzas malienses", dice el ministro situando el objetivo de la presencia española –con un horizonte temporal de 14 meses- en la formación, además del avión de transporte desplegado en Senegal. Morenés ha informado de que Francia va a dejar 1.000 soldados en Malí hasta fin de año por si se recrudece el conflicto.
Líbano: se trata de una "situación compleja", muy relacionada con la estabilidad de la región, y en este marco Morenés ha comentado que "el conflicto sirio muestra que a veces las organizaciones internacionales se utilizan para lo contrario de lo que se crearon", aludiendo sin citarlo a Naciones Unidas, su funcionamiento y el bloqueo sufrido en el Consejo de Seguridad. En Líbano se trata de "una operación de Naciones Unidas, de interposición entre israelíes y Hezbolá. Mientras que exista riesgo de enfrentamiento estaremos allí, con los recursos que sean necesarios". El ministro de Defensa ha mencionado expresamente que "Hezbolá ha enviado a 3.000 hombres a luchar a Siria".
Somalia: "hay que buscar el origen, hasta que no se acabe con las causas la piratería es un modus vivendi. En paralelo a la seguridad tenemos que ir trabajando en un futuro de Somalia al margen de la piratería. Mientras las causas no desaparezcan las consecuencias estarán allí". La operación "ha funcionado razonablemente bien" y se han reducido drásticamente los secuestros de buques en el cuerno de África.
Junto con las misiones internacionales, el ministro Morenés ha ampliado claramente el foco de la Defensa hacia la Seguridad: "En los documentos de la OTAN la palabra Seguridad aparece tanto como la palabra Defensa".
"El crimen organizado tiene más fuerza que muchos Estados"
"En el interior estamos ya en el exterior", señala en referencia a la ciberseguridad como amenaza muy destacada. Añade que "hoy en día el crimen organizado tiene más fuerza que muchos Estados. El narcotráfico mueve 300.000 millones de euros todos los años, está directamente vinculado con el terrorismo, el de tipo yihadista y también otros, se aprovecha de los Estados fallidos; es una amenaza directa a nuestra seguridad".
En este marco, en un escenario de seguridad con "un enemigo diverso, difuso y asimétrico", en opinión de Morenés "los servicios de inteligencia y el ciberespacio son esenciales".
Para el ministro es preciso dedicar recursos a la transformación de la organización y a la operatividad de la fuerza, aspecto éste reiterado por Morenés junto con la capacidad de proyección de la fuerza. "Más ser y menos estar, lo más importante es la utilidad de la fuerza, por ejemplo la capacidad de ser proyectadas".

El ministro de Defensa ha recordado que EEUU es capaz de proyectar fuera de su país el 60% de sus fuerzas militares, que Europa tiene una carencia en esta campo –se ve obligada a contratar medios ajenos- y España se ha propuesto incrementar esta capacidad con los aviones de transporte estratégico A400 y la importante capacidad con la que cuenta la Armada desarrollada por Navantia.

Sugerencias

...

Blogueros

La crisis siria interrumpe el repliegue del contingente militar de España en Líbano, por @CarlosPenedoC

“No hay intención ninguna de recudir las tropas”, asegura el almirante jefe del Mando de Operaciones. Defensa apuesta por grupos de operaciones especiales y medios de inteligencia para las futuras intervenciones en el Exterior

Artículo publicado originalmente en Estrella Digital.

Carlos Penedo. Toledo.
El almirante Jefe del Mando de Operaciones del Estado Mayor de la Defensa, Teodoro López Calderón, se ha mostrado tajante esta mañana en Toledo sobre la participación militar española en la operación de Naciones Unidas en Líbano: “no hay intención ninguna de reducir más el contingente. El nivel de fuerzas se mantiene, continuaremos liderando el sector este, el área de despliegue de Unifil es la más tranquila del Líbano, la más estable y segura”.
De este modo se interrumpe la tendencia a la baja de los últimos meses, en la que por motivos económicos y aparentemente de cumplimiento de objetivos tanto España como Italia y Francia han reducido su presencia en la operación. En la actualidad España mantiene alrededor de 550 militares en Líbano, aproximadamente la mitad de los que han operado en el sur de Líbano desde que en 2006 la misión de Naciones Unidas ampliara sensiblemente sus efectivos hasta 11.000 militares, en respuesta al conflicto entre Israel y Hezbolá de aquellas fechas.
El representante del Estado Mayor del Ejército, en el marco del Seminario Internacional de Seguridad y Defensa organizado por la Asociación de Periodistas Europeos, ha destacado dos lecciones de la participación militar española en operaciones internacionales en los últimos años: nuestros militares han aprendido a conducir operaciones en el nivel táctico, el más pegado al terreno; y una segunda lección es la necesidad de que en una intervención militar en el exterior debe de estar muy clara la finalidad política y los tiempos.
En la forma de actuar, el almirante López ha señalado también el enfoque integral con la que debe afrontarse una crisis, y más específicamente ha valorado la “forma sincronizada de actuar” de España en Afganistán entre los medios civiles de la Agencia Española de Cooperación Internacional y los diferentes contingentes militares, ejemplo para operaciones futuras y para otros países.
Sin embargo, el máximo representante militar español en operaciones en el exterior ha apuntado hacia algunos problemas: “España defiende la necesidad de una estructura permanente de la Unión Europea para planeamiento y conducción de operaciones”, y su carencia explica el retraso de la Unión en algunas de sus respuestas.
En el mismo sentido el almirante ha señalado que pese al contenido del Tratado de Lisboa, que establece un marco amplio para estrechar la colaboración entre los países miembro en materia de seguridad y Defensa, se ha avanzado muy escasamente en esta dirección.
“Son necesarios sistemas de mando y control que integren todos los niveles de decisión, político, estratégico, táctico”, y además que “que integren el nivel político desde el inicio del planeamiento, y también en la conducción de la operación”; junto con una evaluación continua de la marcha de las operaciones.
Otra enseñanza de conflictos recientes es la necesidad de iniciar las operaciones en el momento adecuado, en los primeros estadios de la crisis o incluso antes de que se produzcan. Según el representante del Estado Mayor de la Defensa, “en el futuro veremos operaciones tempranas en países para evitar situaciones incontroladas, operaciones con apoyo y acuerdo de los países donde se desarrollan”, en referencia al uso preventivo de medios civiles y, por ejemplo, de asistencia militar.
Defensa prevé la utilización de fuerzas de poca entidad, sin grandes gastos, fuerzas muy preparadas, de gran autonomía logística, grupos de operaciones especiales y muchos medios de inteligencia. “Es necesario potenciar la capacidad de inteligencia, y compartirla, donde hay un amplio campo de mejora, entre países intervinientes y con países afectados o vecinos”.
Para España el riesgo de enfrentamiento entre Estados es bajo, “el riesgo convencional implicando a España no se considera a corto plazo, lo que no quiere decir que las FAS no estén adiestradas, pero no es un riesgo principal”, por lo que tanto el adiestramiento como la operación de las Fuerzas Armadas se centran ahora en las intervenciones en el exterior.
En relación con los ajustes económicos, el jefe del Mando de Operaciones ha señalado que “el presupuesto de Defensa ha llegado al límite, cercano a líneas rojas de perder capacidades”. En el lado positivo figura que los gastos en operaciones en el exterior no proceden del Ministerio de Defensa: “lo que se necesita para los operaciones se tiene”.

Sugerencias

...

Blogs

La ONU advierte sobre los asesinatos con drones, por @CarlosPenedoC

Los nuevos sistemas de armas pueden decidir a quién matar sin la intervención de la voluntad humana. Estos son los nuevos robots mortíferos que prepara la industria

Artículo publicado originalmente en Estrella Digital.

"Después de la pólvora y las armas nucleares, el desarrollo de sistemas de armamentos robóticos constituye una tercera y peligrosa revolución en el campo militar", sentencia un informe del relator de la ONU sobre las ejecuciones extrajudiciales y arbitrarias. En el documento presentado en Ginebra ante el Consejo de Derechos Humanos el pasado 30 de mayo, su autor, el experto sudafricano en derechos humanos Christof Heyns, pide una moratoria en el uso de esos artefactos.
La evolución natural del progreso tecnológico en los sistemas de armas y de los actuales aviones no tripulados es el desarrollo de robots letales, armas autónomas que una vez activadas tomarán sus propias decisiones sobre la selección de los objetivos y la vida o la muerte de personas.
Lejos de la ciencia ficción, se trata de un asunto en estudio tanto por Naciones Unidas como por la Unión Europea, ONG internacionales como Human Rights Watch y que analiza también el mismo Ministerio de Defensa de EE.UU.
El texto sostiene que, de incorporarse los robots letales autónomos a los arsenales de los Estados, se añadiría una nueva dimensión a la realidad que ya se vive con los drones, que matan por control remoto.

El experto recomienda a la propia ONU que convoque a los Estados a establecer una moratoria sobre las pruebas, producción y ensamblaje de esos artefactos, hasta que se pueda establecer la factibilidad de su uso en el futuro en consonancia con los cánones del derecho internacional humanitario.
Asimismo, invita a la Alta Comisionada para los Derechos Humanos a convocar un panel de expertos en ética, filosofía, robótica, temas militares, al igual que a diplomáticos y especialistas en el manejo de conflictos para que evalúen los aspectos legales, éticos y políticos sobre el uso de esos robots.
El informe menciona sistemas robóticos ya existentes hoy con diversos grados de autonomía y poder real:

  • El sistema Phalanx de los Estados Unidos para cruceros de la clase Aegis, que detecta, rastrea y responde automáticamente a los ataques desde el aire, por ejemplo los realizados con misiles antibuque y aeronaves.
  • El sistema de defensa contra ataques con cohetes, artillería y morteros (C-RAM) de los Estados Unidos, que permite interceptar automáticamente cohetes y proyectiles de artillería y de mortero.
  • El Harpy, de Israel, que es un sistema de armas autónomo, del tipo "dispara y desentiéndete", diseñado para detectar, interceptar y destruir transmisores de radar.
  • El Taranis, un prototipo de avión de combate no tripulado con motor de reacción, del Reino Unido, que permite buscar, identificar y localizar en forma autónoma a enemigos.
  • El Northrop Grumman X-47B, que es un prototipo de avión de caza no tripulado, fabricado por encargo de la Marina de los Estados Unidos, con capacidad para despegar y aterrizar en portaaviones y navegar de forma autónoma.
  • Los robots de vigilancia y seguridad Samsung Techwin, desplegados en la zona desmilitarizada entre la República Popular Democrática de Corea y la República de Corea, que permiten detectar objetivos mediante sensores de rayos infrarrojos. Aunque actualmente son manejados por personas, tienen un modo automático.

"Al igual que los vehículos aéreos de combate no tripulados y los asesinatos selectivos, los robots autónomos letales ofrecen motivos de preocupación con respecto a la protección de la vida en el marco del derecho internacional de los derechos humanos y el derecho internacional humanitario", avisa el informe de Naciones Unidas. Su autor se muestra partidario en este caso de "regular la tecnología a medida que se desarrolle".

Uno de los grandes peligros a los que apunta el informe de Naciones Unidas es que la utilización de estos sistemas autónomos, sin coste de vidas humanas propias, con una distancia física y psicológica respecto del empleo de la fuerza, pueda incrementar el número de conflictos armados, que dejarían de ser el último recurso en una disputa. "La mayor capacidad de los vehículos autónomos abre las posibilidades de que las naciones libren actos de guerra sin la restricción de la respuesta de sus pueblos a las pérdidas de vidas humanas", señala.
El relator de la ONU advierte además de que la tecnología de estos sistemas autónomos "comportan un vacío potencial de responsabilidad", la responsabilidad legal e incluso la penal se diluye y "puede recaer en los programadores informáticos, los fabricantes o vendedores de equipos, los jefes militares, los subordinados que despliegan esos sistemas y los dirigentes políticos".
"La guerra sin reflexión es una matanza mecánica", concluye Christof Heyns.
El relator especial de Naciones Unidas ha anunciado un nuevo informe que presentará este mismo año ante la Asamblea General sobre vehículos aéreos de combate no tripulados.

Análisis

La automatización de la guerra

Los nuevos sistemas de armas amenazan con pulverizar la frágil estructura del derecho internacional humanitario construido trabajosamente a lo largo de los últimos 150 años.
Las nuevas tecnologías traspasan el Estado nación y sus fronteras con aparente inmunidad: aviones no tripulados –drones de vigilancia y ataque constantemente volando en Líbano, seguramente en Siria, con certeza en Afganistán, Pakistán, Yemen y Somalia); la ciberdefensa, los sistemas autónomos sobre los que alerta Naciones Unidas como futuro al alcance de la mano..., ninguno de ellos se para ante límites administrativos.
La velocidad de los desarrollos tecnológicos ha hecho muy real la evolución en apenas una década de pequeños aparatos voladores de vigilancia sin piloto a auténticos aviones de ataque cargados con misiles. Como prueba para descreídos, el ministro de Defensa francés acaba de anunciar que su país pretende sustituir los cazas convencionales por drones no tripulados en el horizonte de 2030.
Uno de los efectos no menores de la actual tecnificación de los conflictos armados y de los sistemas de armas se ha venido en llamar "conciencia anestesiada", cierto sentimiento de impunidad fruto de la distancia emocional creciente entre los combatientes y sus víctimas, un proceso que parte ya de la segunda guerra mundial, se intensifica en Vietnam y llega hasta la ilusión tecnológica de las armas inteligentes en la primera guerra del Golfo y las operaciones con drones de la actualidad, ataques que han provocado más de 4.700 víctimas mortales en Afganistán, Pakistán, Yemen y Somalia desde 2001. Las decisiones se pueden tomar en Nevada u otras bases en Níger o Arabia Saudí; las víctimas, a miles o cientos de kilómetros, por ejemplo en el sur de Yemen, siete el 1 de junio.
Los sistemas automatizados van cobrando un protagonismo inusitado en los conflictos armados y también en las guerras financieras. La mitad de las operaciones en los mercados internacionales de valores -60% en la bolsa de Nueva York- responden a órdenes automatizadas, sensibles incluso a bulos por Internet no confirmados.
A pesar de los acontecimientos disruptivos de los que hoy se habla, las revoluciones suelen ser evoluciones, lo que nos debe permitir controlar el proceso, que es la recomendación de la ONU.
La gran ventaja de plantearse un escenario futuro es visualizar las implicaciones de los antecedentes en este momento. Gran parte de los peligros potenciales de los sistemas autónomos de armas ya se detectan con los drones. De la actuación hoy con ellos dependerá lo que hagamos en el futuro sobre sistemas más avanzados.
La pregunta surge al ver el final de la película "El planeta de los simios", en un contexto claro de guerra fría y destrucción nuclear mutua: qué podemos hacer hoy para evitar ese futuro.
En la guerra y en la economía, los ceros y los unos están tapando a las personas a las que dicen servir y a las víctimas. Y se difumina también la responsabilidad del que toma las decisiones.

Sugerencias

...