Blogs

Reinventarse en el ámbito del emprendimiento social, por @CamareroGmez

Hola, a todos. En el tiempo que llevo alimentando este cuaderno de bitácora con historias reales de emprendedores, es la primera vez, y espero que no sea la última, que inicio una comunicación con gente que se reinventa continuamente a través de una de las redes sociales más populares y utilizadas en estos momentos: Linkedin.

A través de esta web orientada a poner en contacto a personas de formación y profesión variopinta, he conocido a María Luisa Toribio, una de las fundadoras, junto con Teresa Pérez de "PuntoyComa", un proyecto destinado a apoyar  la defensa del medio ambiente, los derechos humanos, el desarrollo y la lucha contra la pobreza, mediante la elaboración de publicaciones que de forma ágil, visual y clara contribuyan a informar y sensibilizar a distintos sectores sociales.

Para ello, concretamos nuestra reunión en una cafetería del centro de Madrid, el día era frío y desapacible, pese a encontrarme con un cielo de un azul intenso, totalmente despejado de nubes. Según me iba aproximando al punto de encuentro mi nerviosismo por localizar a María Luisa iba en aumento, transcurridos  un par de minutos, apareció en el lugar. La conversación fluyó con naturalidad.

María Luisa posee una gran facilidad para la comunicación, de manera sosegada y tranquila, me fue dibujando el panorama que actualmente atraviesa PuntoyComa, un proyecto que como ella misma me explicó se inició en 1998 "de manera casual" y que, en estos momentos, intenta dar un giro copernicano para
adaptarse a las nuevas demandas de la sociedad. "Teresa y yo nos conocimos en Greenpeace, cuando ella trabajaba en publicaciones y yo realizaba labores en comunicación, desarrollando campañas, etc. Después de años ejerciendo a un ritmo frenético, me planteé disfrutar de un año sabático. Fue en ese tiempo y medio en broma cuando nos surgió la idea. Fue un proceso de meses, de ir poco a poco madurando el proyecto que queríamos llevar a cabo". Cree que una de las claves de su éxito de supervivencia fue "que lo maduramos muy bien antes de empezar", indica que el estudio pormenorizado y detallado del proyecto que se quiere iniciar es fundamental para que cualquier idea pueda hacerse realidad.

"Fijamos objetivos, especializarnos en el tema de publicaciones, vinculadas al mundo de las ONG, pero teniendo claro unos límites éticos de nuestra visión de la sociedad actual y los cambios. Nosotros no hemos querido ser nunca el lavado de cara de una gran empresa". Quince años han transcurrido desde su puesta en funcionamiento, siempre vinculando su trabajo con ONGs de desarrollo, comercio justo, etc. La diferencia del trabajo que desarrollaban respecto a una gran agencia era que "procedíamos del mundo de las Organizaciones no Gubernamentales. Conocíamos el sector, el lenguaje, los criterios éticos en los que cada una de ellas desarrollaba su labor. Fue como un trabajo de externalización de un departamento".

María Luisa me comenta que en aquellas época, a diferencia de la actual en la que las redes sociales son una pieza clave para darse a conocer, su trabajo se publicitaba a través del "boca a boca". "La gente que te conocía recomendaba tu trabajo y eso era suficiente para hacerte con una cartera de clientes". Según iba avanzando nuestra conversación y después de narrarme la época de bonanza de la que disfrutaron, esta mujer, delgada, alta y de lenguaje exquisito, me adentra en la nueva etapa que afronta "PuntoyComa", asociada a la crisis económica que sufre nuestro país a nivel global, y que se hace mucho más patente en aquellas actividades vinculadas al sector de las ONG.

Como bien me indica: "Este sector de las organizaciones no gubernamentales, con la crisis, está muy tocado. Y, ésto, revierte en la actividad que desarrollamos. En los dos últimos años nuestro volumen de trabajo ha caído muchísimo. Encontrándonos con una situación económica desastrosa. Esto es lo que nos ha hecho plantearnos la necesidad de un cambio total". Y en esta nueva etapa de "reinvención", María Luisa señala que "somos conscientes de cómo realizamos nuestro trabajo, lo hacemos bien. Nos implicamos, somos parte de cada proyecto que iniciamos". Y el cambio, según me explica, pasa por abrirse a otros actores de la sociedad: "queremos seguir en el ámbito social. Comunicar a través de la publicaciones, cosas que nos creemos. Y las redes sociales nos han servido para abrirnos y darnos a conocer en un mundo desconocido para nosotras: el mundo del emprendimiento social".

María Luisa indica que el cambio de su proyecto radica en mantener la realización de publicaciones: folletos, revistas, etc, con ONGs y ampliar su actividad al emprendimiento rural, con el desarrollo de ediciones, revistas o folletos para instituciones, empresas u organismos que necesiten las publicaciones para que sean el nexo informativo entre éstas y los futuros "emprendedores". "Queremos seguir comunicando, seguir aportando. Creo que el emprendimiento social tiene que ir a la base de lo que la sociedad necesita cambiar".

Durante nuestra conversación, avanzamos en la filosofía de la emprendiduría hasta ser conscientes de que es una "asignatura pendiente" en nuestra sociedad. "España no es un país de emprendedores, pero tendrá que serlo. Nos hemos acomodado a este espejismo de opulencia. Aquí la aspiración era un trabajo fijo, lo que estaba establecido. A la gente joven no la hemos formado en esta línea, sino en hacerlos lo más competitivos posibles para trabajar en una gran empresa. La realidad es otra".

Debate:
¿Tiene nuestra sociedad una asignatura pendiente con el emprendimiento?

...