Srebrenica inferno, por @luciadelafuente

El féretro 330 era, simplemente, uno más. Uno de los otros 520 que se sepultaban ese día. Contenía el cuerpo, bueno, los restos del cuerpo, de un tal Husein Klincevic que, según la información de la ficha que le identificaba, habría muerto a los 40 años ejecutado por el ejército serbio. Como decía, era uno más. Se estima que en Srebrenica, pueblo encajonado en las montañas del este de Bosnia, se efectuaron más de 8.300 asesinatos a bosnios musulmanes en 1995. 
Cosas de la guerra. 
Cada 11 de julio hay entierros. Aún no han aparecido todos los cadáveres. Puede deberse al traslado entre fosas comunes, me comentaron.  Desde el genocidio -palabra que niegan los serbios pues sostienen que no se ejecutó a mujeres ni a niños- han pasado 17 años. Si a Husein no le hubieran fusilado, tendría 57. Esposa, dos hijos y una hija. Los mismos que el miércoles pasado, entre lágrimas, le enterraron. Una familia entre otras 520. Entre miles.
Ella, por fin, pudo llorar sobre la tumba de su padre.
Srebrenica había sido declarada "zona segura" por Naciones Unidas.
Ratko Mladic, general acusado de la masacre, está siendo juzgado en La Haya. Muchos le consideran un héroe.
*He estado 15 dias de viaje por los Balcanes con Reporter Academy, voy a intentar subir fotos y contar historias en los ratos que tenga los próximos días.
Acerca de Lucía de la Fuente @luciadelafuente 29 Articles
Periodista especializada en asuntos sociales

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*