Solución final, por Javier Astasio


Vivimos demasiado. Lo decía abiertamente en una reciente nota el FMI, pero lo vienen pensando desde hace tiempo nuestros dirigentes, especialmente algunos: vivimos, nosotros, no ellos, demasiado y no sólo eso, además somos muy caros.

Ese mundo "feliz" que pretenden los neoliberales que se han hecho con el poder en Europa, "cracks" de la Economía que actúan como mercenarios o como esos futbolistas galácticos a los que no les importa el color de la camiseta del equipo en que juegan, sino sus cuenta de resultados, en ese mundo, insisto, no hay lugar para la solidaridad, la justicia social o la compasión. Todo lo que cuesta y no produce no es eficiente y, por lo tanto, sobra.

Quienes vamos teniendo edad y achaques como para haber dejado de creer en el mito de la inmortalidad que camina de la mano de la juventud hemos amanecido sobresaltados por la noticia filtrada en Méjico de que los pensionistas tendrán que pagar un diez por ciento de los medicamentos que consumen. Y os aseguro que los pensionistas consumimos muchos: nada menos que el 80% del total. A cambio, se nos dice que los apenas 250.000 españoles que ganan más de cien mil euros al año tendrán que pagar el 60% de su consumo en farmacia, en tanto que el resto de los mortales, incluidos los parados, habrán de abonar el 50% de sus recetas.

Es injusto, cruel e injusto, porque cualquier experto en salud -ojo, he dicho en Sanidad, no en gestión de la Sanidad- sabe muy bien que cualquier traba que se imponga a esa parte más vulnerable de la población que son, en primer lugar, los enfermos, pero, también, los pensionistas y los parados, demasiados por desgracia., acabará expulsándoles del sistema y del hábito sanamente adquirido de acudir a la consulta y seguir los tratamientos apropiados cuando la enfermedad es incipiente y, por tanto, más fácil y más barata de combatir.

Si las cosas se hacen como parece que se pretende hacerlas, aumentarán los ingresos hospitalarios y, con ellos, el gasto sanitario. Del mismo modo que se deteriorará la salud general del país, volverán epidemias olvidadas y una sola de ellas, la gripe que nos visita más de una vez al año, causará estragos.

¿Será eso lo que pretenden el Gobierno y sus asesores? Parece como si quisiesen acabar de una vez por todas con toda esa morralla humana que arrastra sus pies cansados por los ambulatorios, con sus problemas renales, respiratorios o cardíacos. Es una especie de solución final para podar las ramas secas de la población.

Lo curioso es que esta medida va a ser de difícil y cara ejecución. Para ponerla en práctica, va a ser preciso rehacer unos cuantos millones de tarjetas sanitarias que habrán de ser además mucho más complejas y caras -se habla ya de un coste de 900 millones de euros- y, además, se va a obligar a los enfermos crónicos a adelantar el pago de aquellos medicamentos cuyo importe exceda del tope mensual establecido.

A partir de ahora, no sólo va a ser dolorosos estar enfermo, también va a ser caro y complicado. Sería más humano que a los ciudadanos que, pese a haber cotizado y pagado nuestros impuestos durante años, hemos dejado de ser eficientes y rentables, se nos metiese en vagones de ganado para llevarnos a esas duchas de las que nunca se regresa. Eso, o tener la decencia de ahorrar en lo que hay que ahorrar y subir los impuestos a quienes hay que subírselos. Pero eso sería pedir demasiado, porque está claro -no hay más que ver su comportamiento en el asunto Repsol YPF- que el poder gobierna para los poderosos y no para los ciudadanos.


Puedes leer más entradas de "A media luz" en http://javierastasio2.blogspot.com/ y en http://javierastasio.blogspot.es y, si amas la buena música, síguenos en “Hernández y Fernández” en http://javierastasio.blogspot.com/


Publicado por

1 Comment

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*