SENSACIÓN TÉRMICA


En las últimas horas no hacemos otra cosa que oír hablar dela sensación térmica que, nos cuentan los meteorólogos es la temperatura a laque, con el viento en calma, tendríamos la misma sensación de frío quepadecemos bajo el viento. En el fondo es eso lo que importa, no el frío que realmentehace, sino el frío que padecemos.
Algo así nos ocurre a los ciudadanos de a pie con lapolítica y con la economía. Una cosa es lo que realmente ocurre y otra es loque se empeñan en que creamos, sometidos al viento de lo que dicen y desdicenen la atmósfera irreal que se empeñan en crear ayudados por los medios de comunicación.Lo malo es que los seres vivos padecen y se mueren no de sensaciones ni detemperaturas, sino de frío. Del duro y terrible frío que hace en las oficinasde empleo, en los bancos de los parques, en las calles paseadas por gente queno tiene adonde ir, en los centros comerciales donde los dependientes pasandemasiado tiempo mano sobre mano, esperando a unos clientes que no llegan.
Hace mucho frío, pero los hay empeñados en que parezca quehace más, para colocarnos esas mantas, reformas, contrarreformas y recortes,que, de otro modo, nunca les compraríamos.