Sanidad mortal, por Javier Astasio

 
 
Quien no ha pasado por el trance de ingresar "por urgencias" en un hospital no es consciente de como la eficacia del personal sanitario que las atiende, que es mucha, se estrella contra el muro de una falta de medios y una burocracia que acaba por estrangularla y colapsarla. Las salas de espera, primero y los "boxes" de preingreso, después, tienen una capacidad limitada y, a veces, hay que elegir lo vital frente a lo grave para dar salida a los pacientes y esa elección no siempre es la adecuada.
Todos hemos podido ver en los últimos días las imágenes del caos generado en la Residencia Juan Canalejo de A Coruña las, donde las urgencias se colapsaron hasta el punto de que las ambulancias se vieron obligadas a "hacer cola" para recuperar las camillas en las que habían llevado a los enfermos y que no les eran devueltas, dada la falta de camas para ingresarlos. El caso de la Juan Canalejo es quizá el más "vistoso", el más fácil de trasladar a un telediario, porque de salas de espera abarrotadas y de pasillos usados como salas de ingreso, repletos de camas con enfermos, los ciudadanos ya estamos curados de espanto. Yo mismo he sido uno de esos "encamados" durante horas en un pasillo hasta que fui instalado en una habitación que, naturalmente, ni siquiera era la del servicio que me correspondía.
Pues bien, eso que ya pasaba hace años, cuando las tijeras de la maldita crisis aun no habían entrado en nuestras carnes, se vive ahora multiplicado, porque, no sólo se han recortad los servicios, sino que la pérdida de poder adquisitivo de los mayores y el pago de las muchas medicinas que consumen les están llevando a una supervivencia precaria que, demasiadas veces, da con sus huesos en el hospital, casi siempre en un servicio de urgencias saturado.
El pasado martes una de estas personas mayores, concretamente una anciana, murió tras pasar varias horas en la sala de espera de las urgencias del Hospital Xeral de Vigo. No en la sala de urgencias, como podría ser lógico, sino en la sala de espera, esperando el turno para ser "valorada", y en medio de quienes, como ella, esperaban ser atendidos. La dirección del hospital que asegura haber abierto una investigación sobre el asunto, pero, al tiempo, se guarda las espaldas poniendo como excusa la punta de ingresos achacable a la actual epidemia de gripe. "Paparruchas" que diría el Mr. Scrooge de Dickens, un personaje que, desgraciadamente, está cobrando plena actualidad, como si las epidemias de gripe no fuesen habituales en estas épocas del año y acaben teniendo consecuencias como esta desgraciada muerte.
En este asunto, con estos dos casos, que podrían darse en cualquiera de los hospitales públicos españoles, volvemos a lo de siempre. Y lo de siempre es que la salud no puede tratarse como un bien de consumo sometido a precios de mercado y que se puede consumir en mayor o menor cantidad. Se está enfermo o se está sano y el derecho a ser atendido cuando se ha perdido la salud no cotiza en bolsa. Del mismo modo, un hospital no puede gestionarse como se gestionarían una fábrica o un comercio. La buena gestión debe ser el objetivo y el derroche el mal a evitar, pero nadie que persiga el lucro, como hacen todas estas empresas que revolotean como buitres sobre nuestros hospitales y centros de salud y que reparten su carroña con quienes les abren las puertas de los mismos, nadie que vea la sanidad pública como una oportunidad de negocio va a garantizar nuestra salud.
Lo acaba de dejar claro al Unión General de Trabajadores que ha presentado un informe sobre el modelo valenciano de gestión hospitalaria -el tan cacareado y fracasado modelo Alzira- que según los datos que maneja el sindicato, desde su implantación, ha tenido un coste directamente atribuible al mismo de dos mil vidas humanas. Y no sólo eso, porque haciendo cuentas ha resultado tan caro o más que el tan denostado, por el PP, modelo de gestión cien por cien pública.
Los recortes, y más si son en sanidad, matan.
 
 
Puedes leer más entradas de "A media luz" en http://javierastasio2.blogspot.com/ y en http://javierastasio.blogspot.es y, si amas la buena música, síguenos en “Hernández y Fernández” en http://javierastasio.blogspot.com/
 

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*