RTVE quiere hurgar en los correos de sus trabajadores, por @FeSPeriodistas

Advierten que “si los jefes pueden saber quién ha intercambiado información con un determinado periodista desaparece el secreto de fuentes”.

La corporación pública ha notificado de una “Norma sobre uso seguro de los sistemas de información en RTVE” que habilita a la dirección para acceder al email de los trabajadores o monitorizar sus equipos y dispositivos móviles. El texto ha despertado dudas legales, ya que podría verse comprometido el secreto profesional de protección de las fuentes

La norma no solo afecta al correo electrónico, también a las llamadas que se hacen desde los teléfonos de los puestos de trabajo de los periodistas o a los comunicaciones con los teléfonos móviles facilitados por la empresa. 

El abogado Carlos Sánchez Almeida, director legal de la Plataforma en Defensa de la Libertad de la Información, ha señalado que este tipo de normas se ha limitado desde que una sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos limita la posibilidad de que las empresas revisen las comunicaciones de los trabajadores, aunque “el Tribunal dice expresamente que si no está pactado y no están advertidos debidamente los trabajadores de la posibilidad de que ese correo esté monitorizado, no se puede utilizar en su contra”, señaló. 

Además, la sentencia europea dice que hay que tener en cuenta el alcance de la intrusión y si hay razones fundadas para intervenir esas comunicaciones y que previamente se deben utilizar ométodos menos intrusitos y que se debe tener en cuenta “las consecuencias de la supervisión para el empleado afectado”.

Carlos Sánchez Almeida, ha dicho que “una disposición de este tipo podría cumplir los requisitos del Tribunal Europeo de Derechos Humanos para poder revisar el correo de los trabajadores” ya que “si se avisa a los trabajadores de que puede ser supervisado su correo automáticamente dejan de tener expectativas de privacidad con lo cual ya saben las reglas del juego”.

Sin embargo, señaló que en el caso de RTVE los trabajadores son periodistas, y les ampara el derecho a la libertad de información y el derecho a preservar el secreto profesional y de las fuentes. Almeida advierte que esta norma “compromete muy seriamente el secreto de fuentes, porque si los jefes pueden saber quién ha hablado y quién ha intercambiado información con un determinado periodista desaparece el secreto de fuentes”

El jurista de la PDLI -a la que pertenece la FeSP- señala que esto afecta “la libertad y el derecho a la información ya que se deja a los periodistas sin la necesaria privacidad que debe existir para interrelacionarse con sus fuentes”.

Por su parte el Consejo de Informativos de TVE ha pedido una aclaración al Consejo de Administración porque consideran que podría verse vulnerado el secreto profesional. A través de una comunicación interna, han informado a los trabajadores de la corporación de que esperan la respuesta del Consejo y se manifiestan en contra de que pueda peligrar el secreto profesional. 

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*