Renacer desde el exilio, por @mar_y_tal

Cuando tienes la oportunidad –y el tiempo- de implicarte en luchas, sus logros se convierten también en pequeñas alegrías que te hacen sonreír cuando escasean los motivos.  Hoy, en la presentación de Tmex, ya no había lágrimas. Había ilusión, sonrisas, reencuentros y mucha fuerza. Había compañerismo y una marea de petos de Salvemos Telemadrid llenos de dignidad. Estudiantes de Periodismo y periodistas que han aprendido a renacer desde el exilio, todos se han dado cita en la Sala Azul de la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid, una Universidad que ha visto pasar a muchos de los que hoy han vuelto. Y han vuelto para presentar un proyecto tan necesario como valiente.
Y también estaba Pablo, un rostro de tantos a través del cual pude acercarme a la historia de los 925 despedidos de Telemadrid con un burofax. Sigue su lucha en los tribunales a la espera de que la Justicia haga su trabajo y anule su despido. Hoy le acompañaba su madre, una más, que no es capaz de entender la impunidad de los de arriba. “Tienen que readmitirlos” me dice. Yo ni siquiera sé que contestarle. Otro compañero me dice que si los readmiten, el primer día que vuelvan a Telemadrid convocarán una huelga.  Lo tienen muy claro.
“Nos han echado a la calle y desde la calle es desde dónde se puede informar”. Así ha empezado la presentación de Tmex, nuevas siglas para la Televisión de los madrileños. En palabras de Javier Mayoral, ex-empleado de Telemadrid y profesor en la Facultad de Ciencias de la Información, “la energía no se crea ni se destruye; se transforma. Nos hemos liberado del corsé que nos impedía hacer Periodismo”. A la búsqueda de espectadores críticos, el proyecto ha surgido de las ganas de contar lo que pasa, de la necesidad de un medio que no se arrodille ante el poder. Dicen en su web, ya en funcionamiento, que “en nuestro empeño habrá pasión, y trabajaremos libres, alejados de todo grupo de poder. Serán los ciudadanos quienes nos ayuden a diseñar nuestros contenidos. Ocuparemos el espacio que Telemadrid supo cubrir en sus comienzos. Nos nutrimos del espíritu de innovación y de vocación que inspiraba a la cadena autonómica allá en sus orígenes, en 1989. Sin mordazas, sin manipulación partidista, ni corsés, ni ataduras”.
En la Sala Azul ha habido agradecimientos, aplausos, sentimientos a flor de piel… Pero sobre todo ha habido esperanza. Esperanza en el sí se puede, esperanza sin Aguirre. Y hoy, un jueves más como otros tantos, también tocaba manifestarse. Una cosa no tiene sentido sin la otra. Tras la presentación han vuelto a la Calle Jacinto Benavente para gritar aquello de “Quiero una tele que diga la verdad, donde la gente sea lo importante y no González ni el Partido Popular”. Con la misma fuerza que siempre, con la misma rabia pero hoy, también, con un nuevo impulso.
Página web Tmex: http://www.tmex.es/

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*