Reflexiones animalísticas, por Natalia Laura Méndez Villa (@Hipatalia)

Los primeros mamíferos aparecieron hace 245 millones de años, eran insectívoros y su tamaño era el de un ratón; se trataba de descendientes de los reptiles terápsidos del Periodo Triásico, durante el Cretácico los dinosaurios desaparecieron y los mamíferos pasaron a ocupar su lugar. Cuando las plantas de floración con frutos y flores comestibles empezaron a reemplazar a los árboles de hoja perenne los mamíferos se multiplicaron, y con ello inició también el desarrollo de nuevos comportamientos. La biología también cumplió su papel, y es que con la aparición de las glándulas mamarias, con su capacidad para producir y secretar leche, ofreció la oportunidad de ejercer el cuidado materno y, como resultado, un vínculo madre-hijo origen del comportamiento social animal.

Elefantes, monos, tigres, osos… se encuentran en toda nuestra literatura y actúan como símbolos de poder, estabilidad, longevidad o sabiduría. Además de que siempre han facilitado la forma de vida humana proporcionando alimentos, ayuda en el trabajo, compañía o abrigo. Ellos nos han dado todo, pero el desarrollo del depredador más importante y letal, el ser humano, está llevando a la extinción muchas especies; el ritmo de desaparición es ampliamente superior al de la evolución creando especies nuevas.  Deberíamos parar y empezar a respetar y apreciar los hábitats naturales, así como los animales que viven en ellos, porque, no olvidemos, que nosotros somos un animal más. 

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*