Red Apple: basta con seguir vivo, por Sergio Guillén (@SergioGB1979)

Renacer Eléctrico se entrevista con Darío Buñuel, Isabel Walsh y Javier García, o, lo que es lo mismo, el power trio nacional Red Apple. Con su penetrante, inquieto y lacerante nuevo disco de estudio, esa carga de profundidad titulada Ouroboros, están retorciendo unas vueltas más su particular fórmula musical. Ellos mismos nos lo cuentan.

¿Cuál es el primer recuerdo que os viene a la cabeza cuando pensáis en el impacto que os pudo provocar la música como medio de expresión artístico, cultural?

Darío: Bueno, soy capaz de recordar el primer impacto que me causó el rock and roll. Recuerdo perfectamente cuando escuché "Black Dog" (Led Zeppelin) por primera vez. Me parecía una canción rarísima, un tempo raro con una batería que me parecía mal hecha; sin embargo, me encantaba el tema. Parecía que el grupo me forzaba la oreja hasta que me terminaba por gustar su música. También tengo vívidos recuerdos de cuando escuché Made In Japan (Deep Purple) por primera vez o cuando vi la peli de The Last Waltz (The Band), que me cambió por completo el concepto de lo que era el rock and roll. Quizá en ese momento empecé a entenderlo, porque en España el ambiente siempre ha sido más heavy que rockandrollero.

Isa: Con respecto a esto último que dice Darío, yo creo que tuve mucha suerte porque, de muy pequeña, mi madre siempre nos ponía a los Beatles en los viajes en coche y hubo un momento, como con cinco o seis años, que era lo único que escuchaba. Gracias a eso, el oído se me hizo más receptivo a la música rara. Supongo que si te gusta "Being For The Benefit Of Mr. Kite" con ocho años, luego es más fácil que te guste cualquier música. Aun así, recuerdo que muchos discos se me hicieron duros al escucharlos por primera vez, incluso algunos de los que son hoy mis favoritos.

Javi: Me acuerdo de las ganas que me entraban de conocer acerca de esa gente que tocaba esa música –rock– que me resultaba tan única, tan poco común, molona y como de otra época... Quería saberlo todo de ellos, me imaginaba siendo como ellos, viviendo como ellos. La verdad es que de pequeño parecía fácil pero... It´s a long way to the top if you wanna rock and roll; y eso, si es que no te quedas antes de empezar el camino.

Fijándonos ahora en el universo de la literatura, y sabiendo lo que ha influenciado a tantos y tantos compositores de canciones, ¿hay algún libro que te recuerde a un disco en concreto?

Isa: Yo creo que no puedo responder a esta pregunta porque sólo leo clásicos modernos de la literatura inglesa y americana que me regala mi padre y, hasta ahora, no he leído ninguno que pueda relacionar con la música rock. Ah, bueno, se me ocurre El Graduado de Charles Webb con Simon And Garfunkel. Pero eso no es cosa del libro, es de la película (Risas).

Darío: Pues últimamente, por los estudios, sólo leo filosofía; yo, personalmente, relaciono a dos personajes, pero es una interpretación totalmente subjetiva. Cuando escucho a Hendrix no me parece música de hace cuarenta años sino música del futuro a la que nos falta tiempo para poder llegar, es la misma sensación que tengo leyendo a Nietzsche.

Javi: Llamadme simple... pero nunca había pensado en eso al leer un libro.

¿Cuáles son las sendas de influencia que camináis a la hora de afrontar la escritura de vuestros textos? ¿Qué os da la clave para llegar a la inspiración definitiva?

Darío: Para que surjan las letras por ahora está bastando con seguir vivo, las cosas que me pasan o las que me frustra que no me pasen son suficiente. Acumulo muchas más letras que melodías o riffs; para mí, la parte difícil es componer algo que me parezca que merece el tiempo de la gente para escucharlo, algo que no sea típico pero que entronque con el blues y el rock and roll. Y los solos, eso ya es terrible, ¿cómo hacer un sólo medianamente interesante? Ni idea.

¿Qué significa para vosotros un trabajo musical como vuestro último Ouroboros?

Red Apple: Pues sinceramente, son muchas cosas pero lo principal quizá sea quitarnos un gran peso de encima; hasta que no grabas las canciones no puedes olvidarte de ellas porque las perderías para siempre. Aunque les tenemos mucho cariño, por ahora cada disco está siendo como una despedida de aquellos temas que iremos tocando cada vez menos en directo.

Ahora que Youtube, cual plataforma para promocionar música por medio del formato videoclip, impera en Internet, ¿tenéis idea de grabar una representación en imágenes de alguna de vuestras nuevas piezas?

Red Apple: Sí, sí, no hacemos más que hablar del tema, de qué podríamos hacer para un videoclip que nos saque de la pobreza pero por ahora estamos faltos de ideas. Una cosa está clara, será un videoclip de bajo presupuesto, a ver si somos capaces de suplirlo con originalidad –aunque es fácil decirlo–.

Describidme una sesión de grabación de Red Apple. ¿Os gusta grabar cada cosa por su lado, en diferentes sesiones, o enfrentaros cual trío al reto al mismo tiempo, tocando a la par como si lo hicieseis en directo?

Darío: Aquí obedecemos bastante a lo que nos aconseja nuestro técnico de sonido de confianza Miguel Lorenzo. Es una mezcla de las dos cosas porque grabamos primero todos en directo como si fuese un ensayo, pero en esas primeras tomas lo importante es tener las mejores pistas de batería que podamos. Luego reamplificamos las señales del bajo y por lo general las guitarras se vuelven a grabar desde cero. Tiene sus ventajas y también es consecuencia de algunas limitaciones como que no contamos con una pecera donde podamos meternos los tres con todo el equipo sin que se mezclen las señales. También está el tema del número de entradas que tendría que tener la mesa, a lo tonto se van sumando pistas y es todo un cristo.

Javi: Dejando el plano técnico a un lado, hemos tenido la suerte de que Miguel, aparte de técnico, es colega, por lo que las grabaciones siempre discurren en un ambiente cojonudísimo, muy relajado, sin limitaciones de tiempo –un lujazo–. En nuestras sesiones de grabación no faltan las siestas, las chocolatinas, el buen embutido y las películas de Sergio Leone con palomitas antes de dormir.

¿Cuál es el tema que más os costó sacar y cuál el que más ha significado para vosotros de este nuevo CD?

Javi: El que más costó sin duda fue “Where Will You Bury My Body?”. Era la que más floja llevábamos para la grabación y ha quedado mejor de lo que nos esperábamos, quizá es de las mejores del disco.

Darío: Para mí personalmente las que más han significado han sido “The Last Summer Of Our Lives” y “Eternal Comeback”; la letra de ambas es muy especial y “Eternal Comeback” la grabamos rodeados de nuestros amigos en casa comiendo tartas y magdalenas, será un recuerdo para todos.

Isa: Para mí, grabar las canciones que yo considero “clásicos” de Red Apple, que pertenecen a una época anterior a cuando yo entré en el grupo pero a la que le tengo mucho cariño. Estamos hablando de los años 2007-2008, cuando todavía éramos chavales de instituto y Red Apple vivió una época muy buena en cuanto a conciertos y temas compuestos. Yo les acompañaba a los conciertos y les iba a ver ensayar así que, para mí "Leaving The City", 2Politician", "I Still Remember", etcétera, son todos unos clásicos. Eso sí, ha sido todo un reto porque los bajistas anteriores de Red Apple eran excepcionalmente buenos y no podría ponerme a su altura en la grabación.

¿Cuáles diríais que son vuestros grupos de cabecera y qué LPs destacaríais de los mismos?

Darío: Esta pregunta es imposible. Yo creo que el grupo que más influencia tiene por ahora en Red Apple es Black Sabbath, sus seis primeros discos me parecen imprescindibles, pero ahora no son lo que más escucho. Llevo años con una fase Dylan que no consigo superar, para mí John Wesley Harding es lo mejor que se ha grabado y Hendrix es infinito. Pero sobre todo me gustaría destacar a los grupos actuales que me gustan: Tea, Rose Hill Drive, Super 400, Egypt, The Steepwater Band, Tweak Bird, Radio Moscow... en realidad, a nivel musical, y aunque sea en un mercado muy underground, estamos seguramente en el mejor momento desde aquellos míticos años 60; hay que seguir empujando para llegar a aquellos niveles desde una óptica actual.

Isa: Yo distingo entre los grupos de rock que me han gustado desde siempre, que son los de los años 60 y 70, y todos aquellos que ha mencionado Darío, más actuales y cuyas giras por España seguimos siempre que podemos. Supongo que estos últimos, son los que más nos influencian a la hora de componer, pero sin aquellos grupos de los 60 y 70 nunca habríamos empezado nada de esto. Si tuviera que destacar un disco de cada época, sin querer decir que sean mis favoritos, elijo el primer disco de Led Zeppelin y el primero de Rose Hill Drive. A partir de cada uno de ellos, empecé a entender el rock de una manera distinta.

Javi: Hay grupos que te pueden haber marcado más que otros, pero en general pienso que los 70 son insuperables. Estoy de acuerdo en que en la actualidad hay una cantidad enorme de grupos por descubrir, como estos últimos que ha nombrado Darío y que yo no conocía antes de entrar en Red Apple.

De todas las formaciones con las que habéis compartido escenario, ¿con cuál os habéis sentido más afines y a gusto?

Darío: Tocar con Tea y con Egypt ha sido un sueño, puede que para la gente hayan sido conciertos normales en garitos sin renombre pero para mí es un honor inmerecido. Es algo que me encataría hacer, poder telonear a todos estos grupos que te he comentado. Siempre que vienen a España le doy la barrila a los promotores pero por ahora no he tenido mucho éxito, deben estar hartos.

Isa: Igual que Darío, creo que tocar con Tea y Egypt es el mayor honor que puedo imaginar. Son los grupos con los que me introduje en el mundo de los conciertos (mi primer concierto fue de Tea en el Beethoven Blues Bar, hace ya casi diez años) y, desde entonces, he intentado ir a verles siempre que he podido. He perdido la cuenta de las veces que les he visto en directo pero recuerdo especialmente cuando les seguimos en una gira por el norte de Inglaterra. En ese viaje, en el que yo solo tenía 16 años, no podría haber imaginado que, años después, les íbamos a telonear. ¡Estamos super agradecidos!

por Sergio Guillén

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*