Rechazo a la imposición de los bloques electorales, por @FeSPeriodistas

El SPC-FeSP no acepta su incorporación en la nueva Ley Electoral catalana y pide a los parlamentarios que garanticen “una opinión pública bien formada, que es base de la democracia”.

 

Comunicado del Sindicat de Periodistes de Catalunya / FESP, emitido hoy:

“En el apretado calendario legislativo de estos meses ocupa un lugar central la ponencia para una nueva Ley Electoral de Cataluña (LEC).

En cuanto a la profesión periodística y al derecho a la información, tenemos que afirmar que no podemos aceptar que esta ley electoral consagre por primera vez en una normativa catalana la imposición de los llamados “bloques electorales” en los informativos de la radiotelevisión pública, cronometrados y ordenados en función de la anterior representación de cada grupo. Porque esto vulnera el derecho a la libre información y a la obligación de los medios públicos de ofrecer información, plural, imparcial y neutral.

Una vez más hay que decir que es antidemocrático y absurdo pretender encorsetar el derecho constitucional a la información en los espacios informativos, cuando las arbitrarias medidas de tiempos y de orden no se aplican, o se hace en sentido inverso, a las entrevistas o en los debates electorales.

Además, por si hacía falta una prueba más de que no se puede poner puertas al campo, la realidad demuestra que el interés informativo tiene que primar sobre medidas administrativas anti profesionales; como se demuestra en la información que desde hace meses se hace sobre fuerzas políticas emergentes como “Podemos” o varios procesos como “Ganamos”.

¿Se atreverán los legisladores catalanes a dictar tiempos y orden, que provienen exclusivamente de los espacios gratuitos de propaganda electoral, para la información de las candidaturas con representación anterior? y ¿excluirán de la información electoral nuevas expresiones políticas como las mencionadas o incluso las anunciadas candidaturas “de país” que puede haber el 27 de septiembre?

Esperamos que la realidad, terca, ponga en evidencia el absurdo de los rancios bloques electorales, que son una herencia puramente hispánica de la transición y que sólo se justifican con criterios supuestamente “garantistas” ante males mayores, como es el control pro gubernamental de la gran mayoría de medios públicos de comunicación.

Pero esta es una mala justificación. Porque los bloques electorales son contrarios no sólo a la libre información, sino también a la igualdad que paradójicamente dicen garantizar. Ahora, además, con la multiplicación de ofertas políticas nuevas, no se puede violentar la información electoral con proporcionalidades que traen a absurdos y ridículos tantas veces denunciados por los profesionales.

Y si el argumento que se resucita es el de garantizar la aparición, aunque sea en una mínima expresión, de las candidaturas minoritarias, la respuesta no puede ser otra que el que hace falta es garantizar la plena profesionalidad de los informadores, que se consigue a partir de gestiones independientes y profesionales de los medios públicos, elegidas con consenso parlamentario o con mayorías cualificadas importantes.

Es decir, a través de un sistema que costó años de instaurar y que las contrarreformas audiovisuales de CiU y el PP eliminaron de las leyes de la CCMA y de RTVE.

Aquellas conquistas, pero, no se perdieron en algunos medios de comunicación municipales, donde llegaron más tarde y todavía se mantienen. Por eso se ha podido elegir un nuevo director de BTV sin caer en la trampa de la dependencia gubernamental, en este caso del Ayuntamiento.

Y por eso esperamos que pase lo mismo en la elección de aspirantes a dirigir los medios de l'Hospitalet de Llobregat. En cuanto a Badalona Comunicación, habrá que superar las medidas autoritarias y de bloqueo del actual alcalde para dar paso a una nueva dirección de los medios municipales que acabe con el dirigismo crónico sobre ellos.

El Sindicat de Periodistes de Catalunya/Sindicat de Professionals de la Comunicació hace un llamamiento público a los parlamentarios para que se ahorren toda referencia a los bloques electorales minutados en la discusión de la LEC.

Y a ellos y a los responsables institucionales de todos los ámbitos para que vuelvan a situar a Cataluña al frente de la independencia de los medios de comunicación públicos y de la libertad de información para garantizar una opinión pública bien formada, que es base de la democracia.”

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*