¿Recapitalización directa?, por Fernando Blázquez (@ferblazrom)

Es una opción que ya está encima de la mesa”. Se refiere a la recapitalización directa de los bancos y lo dice De Guindos desde Luxemburgo, donde hoy tienen reunión los del Ecofin. Si es cierto -que ya veremos-, supondría una no buena, sino magnífica noticia para España. El Estado dejaría de ser intermediario (el avalista, vaya) entre el fondo de rescate y la banca, de forma que, en el caso de que esta no pudiera devolver el crédito –cuando toque-, las cuentas públicas nacionales no se verían afectadas: no computaría como deuda.

Ahora bien, ¿es posible? ¿Puede ocurrir? El FMI así lo ha pedido, para evitar que siga poniéndose en cuestión la “viabilidad del sistema monetario europeo”, pero la Comisión Europea lo descarta: “según las reglas y los procedimientos vigentes, un ejercicio de recapitalización directa no es posible. Sé que hay centenares de personas diciendo que lo es, pero no lo es“, ha dicho un alto funcionario. Además, Christine Lagarde aboga por la compra masiva de deuda por parte del Banco Central Europeo, un remedio a corto plazo que la Comisión Europea ha calificado de “paracetamol financiero”, y ha echado un buen rapapolvo a Merkel y sus políticas de austeridad impuestas.

Así las cosas, ¿alguien cree que este guirigay de declaraciones ayuda a la recuperación de la confianza de los mercados (que, no olvidemos, es el objetivo final de todo esto)? Evidentemente no. Sin embargo, hay un nuevo dato que puede cambiar las tornas. Es el posible acuerdo de unión bancaria europea, en la que el BCE se convertiría en prestamista de última instancia (de los bancos) y en supervisor, un asunto siempre polémico por los posibles conflictos de intereses entre países. Da la impresión de que, por fin, puede haber una única voz consensuada para un camino que beneficie a todos y no sólo a Alemania. Pero eso, que sólo da la impresión.

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*