Real Madrid y Atlético de Madrid lo dejan para la vuelta

Real Madrid y Atlético de Madrid lo dejaron todo en el aire para el partido de vuelta de la Supercopa de España después de empatar a uno en el Santiago Bernabéu en lo que supuso el primer derbi del año entre blancos y colchoneros.

Lo cierto es que el partido no fue ninguna maravilla. Como bien dijo Simeone tras el mismo, se jugó más a lo que quiso el Atlético de Madrid que a lo que quiso el Real Madrid. El encuentro fue tosco, ausente de ritmo y ocasiones y marcado por la espera del fallo del rival más que por hacer méritos para desarbolar al contrario. De hecho, en la primera mitad, las tres únicas ocasiones fueron para el Atlético de Madrid, dos por error de Sergio Ramos y una por una mala salida de Casillas. Poco bagaje si tenemos en cuenta el potencial de ambos equipos.

El peso del partido, como era de esperar, lo llevaba el Real Madrid. Posesiones largas, circulación de balón de un costado al otro pero sin la velocidad y la verticalidad necesarias para desarbolar a un equipo tan bien trabajado como el Atlético de Madrid. El trivote con Xabi Alonso, Modric y Toni Kroos funcionaba en el manejo pero no rompía líneas en conducción ni con pase, esto último perjudicado por la ausencia de movilidad de Gareth Bale y Cristiano Ronaldo, que hicieron un partido verdaderamente discreto. De hecho, el portugués tuvo que abandonar el terreno de juego en el descanso por molestias en la pierna izquierda.

Tras el descanso, las piernas empezaron a pesar en los rojiblancos. Demasiado tiempo sin balón, con ausencia de transiciones tras robo que, en este momento de la temporada, empezaron a pagar. También la entrada de James sustituyendo al astro portugués benefició ese juego entre líneas que no había existido en el primer acto. Así, el Atlético de Madrid comenzó a sufrir y las llegadas a sucederse. La más clara la tuvo Toni Kroos al aprovechar un mal rechace de Moyá tras un disparo de Gareth Bale de falta que el alemán, con todo para marcar, mandó a las nubes. Pero el partido había cambiado. Kroos mandaba, Carvajal apuñalaba en derecha y James aparecía por todos los frentes del ataque blanco. La entrada de Di María en sustitución de Modric acabó por inclinar la balanza y fue aquí cuando los pronósticos de fútbol del partido sufrieron un gran cambio. A los tres minutos otra maravilla de Kroos en la frontal del área habilitó a Carvajal y, tras un centro de éste y varios rechaces, apareció James para poner el 1-0 en el electrónico.

Justo o no, lo cierto es que el Real Madrid estaba siendo superior en el segundo período. Pero este Atlético de Madrid no se rinde, nunca cesa en su empeño de buscar el resultado que persigue y al final lo consiguió. Es la virtud de este equipo, el trabajo de todos y cada uno de los jugadores y un carácter competitivo realmente admirable. Al final, en una jugada a balón parado provocado por una buena maniobra de Griezmann, Raúl García puso el empate en el electrónico con el partido agonizando.

En definitiva, todo queda abierto para la vuelta. El partido del viernes en el Vicente Calderón dictará sentencia y puede que marque la temporada de uno y otro equipo.

Guillermo Fernández

Acerca de @Periodisticos 7572 Articles
Comunidad virtual de periodistas, blogueros, comunicadores, profesionales de este sector en paro, en situación laboral precaria o estudiantes que buscan su primer trabajo o becas

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*