Razas ejerciendo el racismo: poema al conflicto Israel-Palestina, por @PilarAst90

Este poema fue escrito otra mágica noche de martes en Diablos azules. Es realmente esperanzador ver como la tertulia y la poesía están resurgiendo con fuerza en Madrid, gracias a personas como María Helena del Pino y su iniciativa y a la voz de tantos otros que deciden gratuitamente compartir lo que son y lo que escriben.

El verso para improvisar de nuestro último martes fue “Razas ejerciendo el racismo”. Hace mucho que yo no me doy sin esperar nada a cambio en la red, y la verdad es que este poema no es para guardar en un viejo cuaderno. Este poema tiene su momento. Y su momento es ahora. Ahora, las razas ejerciendo el racismo.

Es la historia que se repite, y mi mente estaba allí, en el conflicto israelí-palestino.

 

RAZAS EJERCIENDO EL RACISMO

He escuchado el grito camaleónico en medio de la nada,

la nada de rodillas, empapando en lágrimas el acero.

He visto a un niño ciego empuñar el abismo.

He visto a una madre cubrir con su velo

y destaparse su rostro prohibido

ante un cadáver que tiembla.

 

He visto a la historia olvidarse de sus pisadas de lince,

Todo, desde mis humildes ojos lo he visto.

Racaneando lamentos, raspando sacudidas de dolor televisivo

de dolor anestesiado

mientras hago mi vida, como las serpientes borrachas.

 

He visto a las razas ejerciendo el racismo, poderosas,

titánicas. Como Gregor Samsa, despertar y pasar

de víctima a monstruo. A un horrible monstruo.

 

Y entre Yahvé y Alá no he visto ningún paraíso.

Y entre Corán y Torá sólo he creído en el infierno.

Hades bajo lunas desérticas de invierno.

Hades en muros malditos,

Hades muy lejos, tan lejos,

bloqueado por la red y el escudo del teléfono.

 

Atrévete a electrocutarte de dolor

ante el feísmo de la peste, de la guerra

Atrévete a abrir los ojos como Alex en “La naranja mecánica”

a tu legado como ser humano.

Atrévete a derribar con tus pequeñas manos de bebé,

a la muerte, de su cuna de galas y oro

de sus mantas de tierras y petróleo.

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*