Raphael y Manuel Vilas, por Emilio Fuentes Romero (@efurom1)

Voy a comenzar diciendo que siento un gran interés y curiosidad por la obra de Miguel Vilas  desde que tuve noticia de la publicación de Ordesa y me alegro por el éxito de Alegría. Sin embargo, en su artículo Raphael hace algunas afirmaciones que no comparto: Que Raphael reuniera en su momento 50.000 personas en el Madison Square Garden o que a  haya vendido 50 millones de discos me parece toda una proeza. Lo que no comparto es que siempre que se quiera hablar de la calidad o de la bondad de algo, nos arrojen a la cara esas cifras millonarias. También, por ejemplo, programas como la Isla de las tentaciones tienen cuatro millones de seguidores pero, ¿son productos de calidad o socialmente provechosos?
Vilas se pregunta por qué la élite intelectual desprecia tanto la cultura popular española. Evidentemente se trata de una generalización. En el caso de Raphael, del que se dice que tenía en el salón una foto dedicada de Franco, tal vez sea porque, durante la Dictadura, los intelectuales iban a la cárcel y Raphael a Eurovisión. Tal vez porque canciones como Yo soy aquél, Hablemos del amor Digan lo que digan  eran anodinas y no resultaban peligrosas para el Régimen.
Más adelante Vilas se pregunta cuántos libros ha vendido el crítico que desprecia a Raphael. ¿Tal vez mil quinientos? No se sabe a qué crítico se refiere y, por lo tanto, no es posible juzgar la bondad de su trabajo. Pero de nuevo Vilas confunde calidad y cantidad: ¿Cuántos novelistas, pintores, músicos, poetas, cineastas...murieron en la indigencia y solo muchos años después se ha reconocido su valía? Vilas dice que le gusta Mari Trini, Nino Bravo, Perales o Peret. No vamos a discutir aquí sus gustos musicales. Sencillamente, no se pueden meter a todos en el mismo saco. Ah! y es fácil concluir "...porque la canción Como yo te amo de Raphael es, simplemente, maravillosa". Casualmente, la canción fue escrita por Manuel Alejandro para Rocío Jurado pero, al parecer, Raphael fue más espabilado y la grabó antes, con gran disgusto de la de Chipiona.

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*