¿Quién lo analizó?, por Fernando Blázquez (@ferblazrom)

Es la pregunta que debería ocupar todos los análisis de los diarios. ¿Quién fue el responsable de analizar los restos de la fogata encontrada en una finca propiedad de los padres de José Bretón hace once meses? Según las informaciones  publicadas entonces, “expertos de la Comisaría General de Policía Científica han determinado que los huesos hallados en una fogata encontrada en una vivienda de la familia de José Bretón [...]  no son de origen humano“. De hecho, el examen fue exhaustivo: “ante la imposibilidad de hacer un dictamen simplemente visual, una antropóloga trasladó los restos a Madrid y, mediante técnicas de laboratorio, ha aclarado que corresponden a un animal no determinado “al cien por cien de fiabilidad”“.

Esa antropóloga -y su equipo, en caso de haberlo- es la única responsable de que una investigación (financiada con fondos públicos), que podría haberse resuelto en los primeros días tras la desaparición de los pequeños, se haya prolongado casi un año. Han sido necesarios dos informes: uno encargado por la familia y otro encargado por el Gobierno, para concretar, según el primero, que en la hoguera había restos de dos menores (¡de dos y seis años! ¡Hasta especificaba las edades!) o dientes de un menor de seis años, según el segundo.

El Gobierno debe destituir a los responsables no sólo de prolongar el dolor de una familia durante once meses, sino de haber provocado un gasto público inútil y evitable.

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*