Puertas que marean, por Javier Astasio



Hace unos días, dos de las asociaciones de jueces españolas, faltaba, claro, la más conservadora, de dirigieron al Parlamento para pedir normas más estrictas que impidan ese baile de algunos de sus compañeros que ser jueces pasan a ser diputados o asesores de los partidos políticos, para, luego, volver a su carrera en la que, sin duda, se encontrarán juzgando a sus antiguos compañeros de escaño o de partido. La petición de Jueces para la Democracia y la moderada Francisco de Vitoria se produjo coincidiendo en el tiempo con la designación del tribunal que habrá de juzgar a los acusados de la primera fase de la trama Gürtel que, por una cuestionable casualidad, corresponderá a tres jueces conservadores, dos de ellos vinculados directamente con el Partido Popular o con sus dirigentes,
En buena ley, nunca mejor dicho, ambos jueces deberían apartarse del caso, pero, salvo que prospere la recusación que prepara el PSOE como parte personada en el caso, todo queda al albur de que uno y otra tomen la decisión de quitarse de en medio, algo penoso y polémico, sobre todo en un país en el que una parte importante de su clase política va a pasar en breve, no ya por  los juzgados, sino que se van a tener que sentar en el banquillo de los acusados.
Siendo escandalosa y mucho la existencia de puertas giratorias en la justicia y un asunto que debería preocuparnos, no lo es más que algunas entradas y salidas de algunas puertas giratorias, en las más altas esferas de la administración, por las que entran y salen, de la misma a la empresa privada y de ésta de vuelta a la administración personajes que se sientan, incluso, en el consejo de ministros y en otros ámbitos de la administración desde los que se toman decisiones sobre nuestra riqueza, personal o sobre el patrimonio de todos.
No hablo ya de la vergonzante chorizada del intento, conseguido a medias, de privatizar la sanidad pública madrileña, de la que, de cumplirse el acuerdo de investidura alcanzado entre Ciudadanos y Cristina Cifuentes  sabremos mucho más en cuanto se auditen las cuentas de los gobiernos de Aguirre y González, hablo de la escandalosa trayectoria del ministro de Economía, Luis de Guindos que, de hombre de confianza de Rodrigo Rato en el gobierno de Aznar, pasó a formar parte de dirección de la banco de inversión, especulación diría yo, Lehman Brothers, causante en gran parte de la crisis de las hipotecas subprime que hundió la economía de medio mundo, banca de la que llegó a ser responsable para España y Portugal hasta su quiebra, para pasar después a asesorar al Partido Popular como autor de gran parte de su programa económico e integrarse a continuación en otra multinacional, la famosa PriceWaterHouse, que asesora a la práctica totalidad de las empresas del IBEX 35. Y, de ahí, a ser el superministro de Economía de Rajoy, el que tomo decisiones ¿equivocadas? en la salida a bolsa de Bankia y en la gestión del rescate bancario y la intervención de las cajas saqueadas, en gran parte por sus compañeros de partido.
Ver ahora a este señor tomando decisiones sobre la crisis griega, originada en gran parte gracias a las mentiras de Goldman Sachs, gemela de su Lehman Brothers, utilizando sin éxito el estrangulamiento cruel de los griegos y su miedo a perderlo todo para asustar a los votantes de la izquierda alternativa en España, produce, a mí al menos me los produce, escalofríos. Y, si me paro a pensar en que ese señor con cara de ventero del Quijote y habla de pijo del barrio de Salamanca de Madrid puede llegar a presidir el Eurogrupo, el efecto producido es ya de pánico.
Si lo consigue, que no me lo parece después de que Rajoy haya renunciado a liberarle en una crisis de gobierno, sería el premio gordo a una constante vida en las puertas giratorias capaz de marear a cualquiera que no tenga otra cosa en mente que el enriquecimiento propio y de sus amigos, que, al fin y al cabo, es para lo que se usan las puertas giratorias.


Puedes leer más entradas de "A media luz" en http://javierastasio2.blogspot.com/ y en http://javierastasio.blogspot.es y, si amas la buena música, síguenos en “Hernández y Fernández” en http://javierastasio.blogspot.com/

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*