Prohibido hablar con el conductor, por Javier Astasio

 
 
Quién no recuerda, yo al menos sí lo hago, aquellas plaquitas de aluminio, grabadas en negro que, al menos en los autobuses madrileños, aquellos pintados en azul y vainilla, de conductor y cobrador uniformados y con quepis, informaban, entre otras muchas cosas, de la prohibición de hablar con el conductor. Ya por entonces se sabía que cualquier distracción de quien está a los mandos de un vehículo puede resultar fatal. Sin embargo, aún hoy, no es extraño ver como algún pasajero habitual se enreda en charla con quien tiene que estar pendiente del tráfico, la ruta, de quienes esperan al autobús en las paradas o de los viajeros que la solicitan para apearse. No hace mucho, fui testigo de una de estas circunstancias y de cómo el conductor, de "charleta" con un colega, no se detuvo a petición de una pasajera y de la bronca consiguiente.
En aquella ocasión todo quedó en eso, en una brinca. Pero es fácil imaginar lo que hubiese sucedido si ese conductor tuviese entre sus manos los controles de un tren lanzado a casi doscientos kilómetros por hora. Sabiendo eso y teniendo absoluta y científica constancia de la merma en la atención que produce cualquier conversación, mayor si se hace a través de un aparato como el teléfono móvil, no soy capaz de imaginar por qué alguien de la compañía tuvo la fatal ocurrencia de telefonear a Garzón cuando estaba a punto de tomar la curva de A Grandeira.
El pobre maquinista -no creo que hoy haya nadie más desgraciado- deseó haber muerto junto a sus pasajeros, cuando, minutos después de aquella llamada y una vez que fue rescatado de ese potente tren que se había salido de la vía porque se había desorientado por la conversación, fue consciente de las consecuencias del desastre.
Cuando ayer se supo el contenido de las cajas negras, RENFE se apresuró, como no lo había hecho hasta entonces para ninguna otra precisión, en hacer público el protocolo sobre uso de teléfonos móviles por parte de los maquinistas de servicio. Y la compañía no escatimó medios, enviando con premura notas de prensa y poniendo a disposición de las televisiones a sus portavoces. Algo que resulta más que mosqueante, porque cada vez está más claro que la información que hasta ahora ha facilitado RENFE se está administrando en favor de la compañía y, a veces, en perjuicio del maquinista, empleado suyo, que conducía el tren.
Tal y como se ha presentado ante la opinión pública a Francisco Garzón, más de uno se habrá formado de él la imagen de tipo irresponsable, pendiente de jugar con el Facebook y adicto a la velocidad. Parece que no es así y menos mal que las cajas negras del tren han funcionado, no como el ERTMS y quién sabe si el intercomunicador de cabina -tren tierra creo que se llama- que conecta la cabina de mando con las estaciones y que, para aclarar la ruta de entrada a Ferrol, fue sustituido por el móvil profesional, el único autorizado a bordo y que sólo debía usarse para comunicar incidencias del servicio o emergencias.
Cuanto más sabemos del accidente más sospechosa aparece la administración y más burda parece su estrategia de autoexculpación en detrimento del conductor del tren. Apostaría a que nunca sabremos quién filtró a través de Facebook la secuencia del descarrile registrada por las cámaras de seguridad, tampoco sabremos porque en cuestión de horas se había filtrado la conversación de un Garzón todavía aturdido asumiendo la responsabilidad del desastre y nada hemos sabido, hasta que lo ha revelado la caja negra en manos del juez, de esa llamada previa que pudo haber desencadenado la tragedia. Tendrán que explicar ahora por qué, si no es conveniente hablar con el conductor, se le dieron instrucciones, precisamente cuando abordaba el punto más peligroso del trazado de la línea.
 
 
Puedes leer más entradas de "A media luz" en http://javierastasio2.blogspot.com/ y en http://javierastasio.blogspot.es y, si amas la buena música, síguenos en “Hernández y Fernández” en http://javierastasio.blogspot.com/

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*