Primeros Auxilios Psicológicos, por @MilagroMendoza

Las situaciones de emergencia y desastres pueden provocar en las personas que se han visto afectadas por ellas consecuencias psicológicas y reacciones que afecten al trabajo, familia y amigos. En ocasiones, para paliar esta situación y que se produzca una descarga emocional puede ser necesaria la intervención de un psicólogo 

El afectado de un desastre o victima de la violencia puede tener algunos de estos síntomas
  • Confusión para pensar.
  • Culpabilidad por las pérdidas, inseguridad.
  • Llorar con facilidad.
  • Problemas de concentración.
  • Fatiga, desgana.
  • Problemas de memoria.
  • Problemas para dormir o descansar.
  • Cambios en los hábitos alimenticios.
  • Pérdida de la confianza en uno mismo.
  • Culpar a los demás.
  • Frustración.
  • Desorientación en tiempo y lugar.
  • Sentimiento de impotencia.
  • Abuso de alcohol y drogas.
  • Depresión, tristeza.
  • Enojo, ira, irritabilidad.
  • Miedo.
  • Ideas de suicidio.
  • Ansiedad.
  • Sentimientos de aislamiento y abandono.
  • Dificultades para retornar a la vida normal.
  • Sentirse abrumado.
  • Intensa preocupación por los otros.
  • Nauseas, dolor de pecho o cabeza.
  • Temblores musculares.
  • Dificultad para respirar.
  • Taquicardia.
  • Aumento de la presión sanguínea.

  • Recomendaciones para las personas afectadas
  • Habla con la gente, el hablar es la medicina mas curativa.
  • Comparte tus sentimientos y pensamientos con otros.
  • Busca compañía.
  • Ayuda a tus familiares y amigos lo mas posible, compartiendo sentimientos, escuchándolos. 
  •  Recuerda que uno es una persona normal con reacciones normales ante un evento anormal.
  • Darte el permiso de sentirte mal, tenemos todo el derecho.
  • Realiza algunos ejercicios físicos suaves, alternándolos con relajación, esto aliviara algunas reacciones físicas.
  • Estructúrate el tiempo, mantenerte ocupado.
  • No trates de disminuir el dolor con uso de drogas o alcohol.
  • Trata de mantener un ritmo de vida lo mas formal posible (mantén horas regulares para comer y dormir).
  • Escribe durante las horas de insomnio. Haz cosas o piensa cosas que te hagan sentirte mejor.
  • Toma pequeñas decisiones cotidianas.
  • Descansa lo suficiente para aumentar las fuerzas.
  • Mantén una dieta equilibrada, come regularmente, aunque no tengas apetito.

  • Recomendaciones para los familiares y amigos
  • Ponte a su entera disposición, todo el tiempo que sea necesario.
  • Ofréceles tu compañía y tu ayuda
  • Escucháles tratando de compartir sus sentimientos. Muchas veces no es necesario que les digas nada, sólo necesitan tener a alguien que les oiga
  • Deja que expresen libremente su pensamientos y sus ideas
  • No les cuentes otros sucesos similares que conozcas, el suyo es único en este momento
  • Permíteles llorar, sentir rabia o ira.
  • Comprende que pueden tener reacciones o palabras negativas contra ti, es normal en estas situaciones
  • Ayúdales en las actividades que deban realizar: tareas cotidianas, trámites, papeleos...
  • Si lo desean , déjales que estén solos
  • Ante determinadas pérdidas, debes saber que al afectado le resulta muy difícil tener esperanza en el futuro
  • No les des ningún consejo si no te lo piden, pero mediante tu escucha activa ayúdales a pensar y a tomar decisiones
  • Piensa que recuperarse lleva tiempo; cada uno tiene su propio ritmo para adaptarse a la pérdida sufrida. Pero si los síntomas son muy extremos o perduran mucho en el tiempo habría que buscar asesoramiento especializado

Fuente Cruz Roja Española

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*