Por qué ocurren los cambios de estación en el mundo, por Julio Estremadoyro (@jestremadoyroa)

1 equinocios

El 20 de marzo, en el Perú, alrededor del mediodía (5 horas antes de las 16:57, hora de Greenwich) hemos entrado a la estación otoñal.  Es decir, astronómicamente, acabó el verano. Y esto ha ocurrido en todos los países del hemisferio sur (debajo de la línea ecuatorial).

Por el contrario, en los países del hemisferio norte (arriba de la línea ecuatorial) acabó el invierno y comenzó la anhelada primavera para Europa, Estados Unidos, Canadá, Japón, China, India, por mencionar algunos países. En muchos de ellos adelantarán una hora a sus relojes.

Astronómicamente, lo sucedido está determinado por los equinoccios.  Su exigente explicación científica es la siguiente:

Los equinoccios ocurren cuando el Sol está en el primer punto de Aries o en el primer punto de Libra. El primero es el punto del ecuador celeste donde el Sol en su movimiento anual aparente por la eclíptica pasa de sur a norte respecto al plano ecuatorial, y su declinación pasa de negativa a positiva. En el primer punto de Libra sucede lo contrario: el Sol aparenta pasar de norte a sur del ecuador celeste, y su declinación pasa de positiva a negativa.

Actualmente ninguno de los equinoccios se encuentra en la constelación que los nombra, debido a la precesión: el primer punto de Aries está en Piscis, y el primer punto de Libra se halla en Virgo.

Según la RAE, se llama precesión al movimiento retrógrado de los puntos equinocciales o de intersección del Ecuador con la Eclíptica, en virtud del cual se van anticipando las épocas de los equinoccios o el principio de las estaciones.

Primer punto de Aries

Como referencia astronómica, equinoccio es sinónimo del primer punto de Aries (también: punto Aries): punto de la esfera celeste de ascensión recta, y declinación nula. Es el punto donde el Sol en su movimiento anual aparente por la eclíptica pasa de sur a norte del ecuador celeste, y su declinación cambia de negativa a positiva. También se suele llamar a este punto  nodo Equinoccio Vernal.

Así, por ejemplo, el tiempo sidéreo se mide desde el meridiano local al equinoccio de marzo en sentido retrógrado, y la ascensión recta de un cuerpo en la esfera celeste se toma desde el punto Aries al círculo horario del objeto, en sentido directo.

Ahora bien, el equinoccio no es un punto fijo (ninguno de los dos equinoccios, por supuesto), sino que se mueve progresivamente debido a la precesión y nutación.  Equinoccio verdadero es la intersección de la eclíptica con el ecuador verdadero que se mueve por la precesión y nutación (oscilación periódica del eje de la Tierra, causada principalmente por la atracción lunar)

El equinoccio como cambio de estación

Desde este punto de vista los equinoccios son el instante (o la fecha, en un sentido más general) en que suceden determinados cambios estacionales, opuestos para el hemisferio norte y el hemisferio sur:

Equinoccio de marzo

En el Polo Norte, paso de una noche de 6 meses de duración a un día de 6 meses.

En el hemisferio norte, paso del invierno a la primavera; se llama el equinoccio primaveral

En el hemisferio sur, paso del verano al otoño; se llama el equinoccio otoñal

En el Polo Sur, paso de un día de 6 meses de duración a una noche de 6 meses

Equinoccio de septiembre

El día 23 de septiembre:

En el polo Norte, paso de un día de 6 meses de duración a una noche de 6 meses.

En el hemisferio norte, paso del verano al otoño; se llama el equinoccio autumnal.

En el hemisferio sur, paso del invierno a la primavera; se llama el equinoccio vernal.

En el polo Sur, paso de una noche de 6 meses de duración a un día de 6 meses.

Los equinoccios realmente son un momento particular en el calendario, un instante de tiempo que ocurre a una hora determinada; en vez de todo un día (aunque acostumbramos llamar equinoccio o día equinoccial a la jornada en que ocurre este instante).

(Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Equinoccio)

 

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*