Por el mar corren las liebres..., por Javier Astasio

 
 

Siento tener que repetirme tanto, pero resulta que la pretendida astucia del PP, que no es más que candidez de adolescente, no me deja otra alternativa ¿Hasta cuándo van a seguir con esta triste y ridícula ceremonia de dar a cualquier información que les pone en evidencia respuestas pueriles y escandalosas que, como la flor del azafrán, apenas les lucen un día?

Con el tiempo, al menos a mí me pasa, uno descubre que hay dos tipos de verdad: la verdad, que debería ser única, y la verdad que conviene, que no es otra que esa verdad a medias o cargada de mentirijillas que se dice para no perjudicar, para no molestar, para cubrir el expediente, para no ofender, para protegerse y proteger o, simplemente, para engañar. En realidad las verdades que convienen son de muchos más tipos, tantos como personas o situaciones y estoy seguro de que, para nuestro mal, el PP se ha propuesto que, con el asunto Bárcenas-Gürtel, Gürtel-Bárcenas, los conozcamos todos.

Ese afán de Rajoy y compañía, más propio de escolares tramposos, por mentir y esconder las faltas para diferir un castigo implacable y cierto, está causando graves perjuicios, no sólo al propio PP, sino al país entero, perjuicios añadidos de los que el más evidente es la falta de credibilidad absoluta en que se sumen y nos sumen.

Hagamos memoria. Cuando Bárcenas fue relacionado por Garzón con la trama Gürtel, el PP salió en tromba a defender su honorabilidad como si de un dogma se tratase. Cuando se le imputó, aunque sólo aparentemente -hoy lo sabemos- cesó en sus funciones, aunque mantuvo militancia, escaño en el Senado, aunque finalmente renunció a éste, previa suculenta indemnización, y desapareció de las últimas listas, y mantuvo también despacho, Cospedal lo llamó sitio, secretaria y coche oficial. Cuando se encontraron sus cuentas en Suiza, algunos cargos del PP comenzaron a clavar alfileres en su muñequito, aunque en las altas instancias del partido ni se le nombraba, sí en otras, que comenzaron a negarle "afortunadamente, este señor ya no trabaja aquí" y todos los etcéteras que queráis añadirle. Comenzó a hablarse de los sobres y tanto él, como sus antiguos compañeros, negaron su existencia. A las pocas horas, EL PAÍS comenzó a publicar el cuaderno de Bárcenas, una pieza que un contable debe cuidar y proteger como una jovencita ultra católica dice que cuida su virginidad para el matrimonio. También lo negaron uno y otros, hasta que algunas de las anotaciones del cuaderno, cada vez más, se fueron confirmando y pasaron a ser el "alguna cosa" que, pretendiendo matizarlo, desmentía el "todo es falso" de Rajoy.

En esas estábamos cuando asomó la relación laboral existente entre Jesús Sepúlveda, separado de la ministra Mato e implicado también en la Gürtel, y el PP. Una relación bien pagada, no se sabe a cambio de qué, que según el secretario de organización Floriano, no podía romperse, porque estaba protegida por el Estatuto de los Trabajadores, pero que, ante lo escandaloso d la misma ya lo creo que se rompió. Y, ya por fin, ayer supimos que también a Bárcenas se le estaban haciendo en Génova pagos mensuales, seguridad social incluida, desde hace bastantes meses y hasta diciembre, por un importe total de 400.000 euros, cotizaciones aparte y, sabiendo los salarios tramposos que paga Arturo Fernández a sus trabajadores, ¿hay algo más parecido a una nómina? Hoy nos hemos enterado que esos pagos que el PP justifica como una indemnización fraccionada no pueden generar derecho a Seguridad Social, con lo que o hay mentira o hay fraude, y grave.

Mentira sobre mentira que, al final, no conseguirán evitar que todo salga a la luz, porque tienen puestos demasiados ojos y oídos sobre lo que hacen o dicen. Mentiras que sólo alargan la agonía y perjudican a todos los que nos sentimos rehenes de un gobierno demasiado ocupado en taparse las vergüenzas como para ocuparse de nosotros.

Lo de que "por el mar corren las liebres, por el monte las sardinas..." sólo es una canción infantil y creo que ya ni siquiera se canta.
 
 

Puedes leer más entradas de "A media luz" en http://javierastasio2.blogspot.com/ y en http://javierastasio.blogspot.es y, si amas la buena música, síguenos en “Hernández y Fernández” en http://javierastasio.blogspot.com/


Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*