Populismo y listas para las elecciones, por Emilio Fuentes Romero (@efurom1)

Según el Diccionario de la Real Academia Española, populismo es la "tendencia política que pretende atraerse a las clases populares". España, como otros países de Europa, parece plegarse al populismo. Solo desde esta perspectiva puede explicarse la política de fichajes para la que, casi todos los partidos políticos, han emprendido una estúpida carrera sin fin. Desde el seleccionador de baloncesto Pepu Hernández (PSOE) al torero Miguel Abellán (PP), pasando por el ejecutivo Marcos de Quinto (Ciudadanos), estos partidos han realizado más una treintena de fichajes last minute para las próximas elecciones, algunos de los cuales, como el de Silvia Clemente por Cs, ya han estallado entre  las manos de sus promotores. Ayer, leyendo sobre estas últimas incorporaciones a las listas, se me vino a la cabeza una idea descabellada: "Sólo faltaba ya el fichaje de alguien de Gran Hermano". Pues casi:  ahora se anuncia el fichaje de Rafa Lomana, de Supervivientes, por Vox. ¿Son legítimos estos fichajes? Si de lo que se trata es de renovar las listas electorales, de mover el sillón a ciertos personajes que llevan treinta años habitando en sede parlamentaria, de incorporar a la sociedad civil a la vida política, la intención sería buena, pero no la forma en que se está haciendo. Si los partidos quieren incorporar a estas celebrities que lo hagan después de las elecciones, a partir del próximo día 29 de abril. Así ellos tendrían cuatro años por delante para prepararse y nosotros para conocer sus habilidades: ¿Aguantaría alguno de ellos?

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*