Pío, pío, que yo no he sido, por Javier Astasio


Si no fuese terrible, casi podría resultar enternecedor escuchar al ministro de Hacienda culpando a los socialistas del pasado y a las comunidades autónomas de lo que pueda ocurrir en el futuro. Era como esos niños que, con churretones de chocolate en la cara y las manos pringosas, niegan habérselo comido, aunque a mí me recordaba a esos defensas -Pepe, por ejemplo- que parecen entrenar, no sólo cómo quitarse de en medio al contrario, sino el gesto, manos abiertas y a la altura de los hombros, que equivaldría a un "si yo no he hecho nada" de quien, en la infancia, ha sido sorprendido en una travesura.

Ahora bien, pensar que son como niños, inocentes en esos rudimentos de malicia, sería muy generoso. Saben muy bien lo que hacen y saben que, en lo que hacen, no está la solución a los graves problemas que vive España, pero lo hacen. Y lo hacen echando un sistema que, hasta ahora, mal que bien, nos ha servido y que, si puede llegar a resultar inviable, es porque no está dotado de recursos suficientes, porque unos y otros, por el afán de arañar votos, sea cual sea el coste, han ido bajando los impuestos hasta llegar al absurdo, defendido por Zapatero, de que hacer tal cosa era de izquierdas.

El Gobierno y el partido que lo sostiene se van a quedar solos en la defensa de estos presupuestos tan duro como injustos. Tienen la mayoría absoluta que le dieron una gran mayoría de españoles creyendo, al menos eso quiero pensar, en las mentiras y silencios de Rajoy, y los van a sacar, porque les sobran los escaños. Pero esta situación va a degenerar en una ciclogénesis explosiva, como esa "Petra" que hoy azota el norte de España, de la que no sabemos ni cuándo ni cómo se va a manifestar.

De un plumazo van a excluir del sistema sanitario no sólo a los inmigrantes sin papeles, algo injusto, moralmente reprobable y sanitariamente peligroso por el riesgo que supone dejar fuera de control determinadas epidemias, sino que también, y no sé como no hay ya protestas en las calles, a los jóvenes que superen los veintiséis años y aún no hayan cotizado por no haber tenido un empleo "legal".

No me explico, insisto, cómo no se ha destacado más este aspecto de la reforma del sistema, porque los jóvenes que han terminado sus estudios y no han encontrado un trabajo con derecho a Seguridad Social, porque lo único que les ofrecen son las prácticas y becas con las que muchas empresas se permiten adelgazar sus plantillas, van a tener que cuidar mucho su salud o tendrán que buscar un médico particular, porque, para el Gobierno, pasarán a tener la misma consideración que quienes, cada vez menos, llegan a España ilegalmente.

Llevo mucho tiempo dándole vueltas al asunto y creo, con Maruja Torres, que nada de esto es fruto de la improvisación. Creo que la crisis es una soga que alguien nos ha puesto al cuello para dejarnos sin aliento y aturdidos mientras los de siempre nos dejan en pura pelota. Esos jóvenes a los que, desde los medios controlados por los de siempre, se machacón con el apodo de "generación nini" porque ni estudian ni trabajan -lo primero porque no han podido o han terminado sus carreras y lo segundo porque no encuentran dónde hacerlo- están ahora en la calle, expuestos a la gripe y cosas peores. Y el coste de su salud correrá a cuenta de sus padres o se tendrán que buscar la vida.

Quizá lo persiga esta exclusión del sistema de estos jóvenes sea chantajearles para que acepten cualquier contrato basura para poder utilizar el sistema sanitario, porque lo que han venido pagando sus padres religiosamente cada mes.

Montoro podrá culpar a quien quiera, pero lo que han hecho con nuestra sanidad lo han hecho a conciencia y van a conseguir que a la España que dejen, después de este sueño de justicia social interrumpido de golpe, no la va a conocer, para mal, ni la madre que la parió, que diría Alfonso Guerra.

Eso sí, seguirán canturreando eso de "pío, pío, que yo no he sido".


Puedes leer más entradas de "A media luz" en http://javierastasio2.blogspot.com/ y en http://javierastasio.blogspot.es y, si amas la buena música, síguenos en “Hernández y Fernández” en http://javierastasio.blogspot.com/


Publicado por

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*