Persisten las vulneraciones contra la libertad de prensa en Colombia, por @fape_fape

La Federación Colombiana de Periodistas (FECOLPER) presenta, con motivo del día del periodista, que allí se conmemora este 9 de febrero,  el “Informe anual sobre afectaciones a la libertad de prensa en Colombia” correspondiente al año 2015

Informe  FECOLPER dentroPara la construcción del informe, la FECOLPER formula la siguiente pregunta: ¿La firma de los acuerdos de paz entre el Gobierno y las FARC garantizará la existencia de un escenario propicio para un ejercicio libre de la actividad periodística?

Lo que reflejan las cifras es que más allá de los ataques a los periodistas ocurridos con ocasión del conflicto armado interno, en la actualidad existen, predominan y se consolidan otras formas de violencia contra quienes ejercen la actividad periodística detrás de las cuales se encuentran en su mayoría funcionarios públicos (incluidos los integrantes de la Fuerza Pública), desconocidos y particulares, que constituyen los presuntos agresores contra la libertad de prensa, en el 76% del total de casos documentados en 2015.

Los suma de casos donde la presunta responsabilidad de las incidencias proviene de funcionario, servidor público y Fuerza Pública es de 51 casos, lo que colocaría al Estado como el segundo principal agresor de la libertad de prensa, después de los particulares. Esta situación, además de ser lamentable, es de extrema gravedad, teniendo en cuenta que el Estado es el primer responsable de garantizar las condiciones para el ejercicio de la libertad de expresión y de prensa en el país.

En 2015, la FECOLPER documentó 179 agresiones contra periodistas en Colombia con un total de 222 víctimas. Con respecto al 2014, se presentaron 33 agresiones más, es decir se registró un aumento del 23%. Las amenazas fueron el hecho más común, con 68 casos, seguido de la obstrucción al ejercicio periodístico, con 39. Las agresiones físicas ocupan el tercer lugar con un total de 24 hechos.  Y de manera significativa, la estigmatización y campaña de desprestigio a periodistas en 15 casos.

En 2015, los homicidios a periodistas aumentaron, al cierre del año un total 3 periodistas habían sido asesinados por motivos que estarían relacionados con el ejercicio de su labor: Luis Peralta Cuellar (Caquetá), Édgar Quintero (Valle) y Flor Alba Núñez (Huila). En el mismo periodo, la FECOLPER documentó un caso de exilio de un periodista del sur del país, después de recibir amenazas contra su vida, al parecer relacionadas con investigaciones y denuncias realizadas en torno a la política local a través del medio de comunicación en el que trabajaba.

Adicionalmente, en el informe se precisa que en el 77% de las violaciones, las víctimas son periodistas (171), seguidos de trabajadores de los medios con un 11% (26); y hubo 13 ataques (5,9%) contra infraestructuras de los medios de comunicación. Además, se establece que el 71% de estos hechos fueron contra hombres (156), mientras que un 17% se dirigieron a mujeres (38).

Con relación al lugar, la mayor concentración de agresiones se sigue registrando en Bogotá D.C. (23 casos), pero es preciso resaltar que en la ciudad se registra una disminución de las agresiones del 34% en comparación con 2014 (35 casos). Se presenta, sin embargo, un fenómeno de desconcentración geográfica que se evidencia en su aumento generalizado en otras regiones del país. Así, Bogotá es seguida por los departamentos de Antioquia y Valle del Cauca (cada uno con registro de 13 casos), Huila (12 casos), Cesar (11 casos) y Tolima (11 casos), que cierra los primeros seis lugares.

Por su parte, en departamentos como Cauca (9 casos), La Guajira (8 casos), Santander (8 casos), Nariño (7 casos), Boyacá (6 casos) y Guaviare (6 casos), aumentaron significativamente el número de casos en comparación con el 2014.

Respecto a los presuntos responsables de los ataques a los periodistas, llama la atención de manera especial que la primera posición sea ocupada por particulares (29%), seguido de autores desconocidos (22%), miembros de la Fuerza Pública -que son en su mayoría integrantes de la Policía Nacional- (12%), funcionarios/servidores públicos (11 casos) y en quinta posición se ubican las BACRIM o paramilitares (3%).

En lo que llevamos de 2016, la FECOLPER ya ha documentado 15 violaciones a la libertad de prensa, de las que el 47% corresponde a amenazas y el 33% a obstrucciones al trabajo periodístico. La Federación Colombiana de Periodistas recuerda que la impunidad frente a los casos propicia la repetición sistemática de este tipo de violaciones, dejando a los periodistas en una situación de indefensión y vulnerabilidad absoluta, tal como lo señala en el cierre de su informe anual, en el apartado de conclusiones y recomendaciones.

Puede consultar aquí el informe completo

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*