Periodistas con dificultades económicas, por @hectornred

El periodismo es una profesión de riesgo, condicionada por la precariedad y que en algunos países puede privarte de la libertad o de la vida. Las personas que se la juegan para informar de abusos contra la sociedad muchas veces son represaliadas.

Un ejemplo de supervivencia es el del periodista de El Mundo, Javier Espinosa, corresponsal en Oriente Medio que logró salvar su vida en las matanzas de Siria hace solo unas pocas semanas. Espinosa recibirá el premio Manu Leguineche, dotado con 20.000 euros.

Espinosa era español destinado en Siria, pero ¿qué ocurre con los que no tienen la suerte de haber nacido en Occidente? Nos da una idea el informe de Reporteros Sin Froteras, que en su balance de ayudas en 2011 muestra la difícil situación de compañeros de profesión en países del cuerno de África.

Hay más por ver -->

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*