#Periodigno, por Lola Hierro (@NabiaOrebia)

No cuento nada nuevo cuando digo que el oficio del periodista está peor que nunca. A nuestra eterna crisis se ha unido una nueva, la económica. Y esto ha sumado más despidos, más cierres de medios y más precariedad a la profesión. Por no hablar de la mala imagen que nos hemos ganado por culpa de los ‘periolistos’ sensacionalistas, mentirosos que tenemos, que son los menos pero hacen más ruido que ninguno. Me irrita muchísimo que hoy en día haya quien piense que el trabajo del periodista lo puede hacer cualquiera. No tengo nada en contra del periodismo ciudadano bien hecho, pero, dos puntualizaciones:

El periodismo ciudadano es un complemento del periodismo profesional. Es necesario pero no puede reemplazarlo. Y dos: no todo el que se hace un blog y escribe sus majaderías es periodista. Una noticia informativa, o al menos una bien hecha, debe llevar por delante investigación, contrastación de datos,  honestidad a la hora de reproducir la información que hemos obtenido (ya que la objetividad es imposible, pero de eso hablaré otro día), buena redacción y nada de opiniones. Seguro que me dejo cosas porque yo no dejo de ser una novata todavía. Pero sé que todo eso es muy complicado de conseguir. Los periodistas no debemos dejar de decir al mundo que nuestro trabajo debe ser valorado, que es un servicio público que cumple con el derecho constitucional de toda persona atener una información veraz, y que no somos felpudos: los textos y las fotos se pagan, porque tenemos la mala costumbre de comer dos o tres veces al día. Qué cosas…

Mi solidaridad va también hacia los fotógrafos, sobre todo los de prensa porque son los que tengo más cerca. Desde la popularización de las cámaras digitales también tienen que soportar ver cómo cualquier espabilado con cuatro fotos medio monas -o ni eso-  ya se cree Frank Capa. Es un insulto al aprendizaje, sacrificio, humildad y experiencia de los camarógrafos.

Así, me veo en la obligación -por deber y por convencimiento- de reproducir y difundir desde este humilde espacio las diez razones por las que los periodistas madrileños nos concentraremos el próximo 3 de mayo, Día Mundial de la Libertad de Prensa.

1. Porque somos periodistas y nuestro deber es elaborar informaciones veraces, rigurosas, contrastadas y contextualizadas, no simplemente rellenar espacios vacíos en los medios de comunicación.

2. Porque no podemos aceptar ruedas de prensa sin preguntas y debemos acabar de una vez por todas con la estrategia de negar explicaciones a los ciudadanos #sinpreguntasnocobertura.

3. Porque no queremos ser meros distribuidores de información elaborada por los poderes políticos, económicos, culturales, deportivos y de cualquier otro sector.

4. Porque defendemos un periodismo libre de presiones y servidumbres políticas y económicas que nos devuelva la credibilidad ante la ciudadanía.

5. Porque los periodistas queremos asumir, con todas sus consecuencias, nuestro papel de garantes del derecho constitucional de los ciudadanos a una información veraz.

6. Porque demandamos una retribución digna por nuestro trabajo #gratisnotrabajo.

7. Porque no queremos que puestos estructurales de las redacciones sean ocupados por becarios y porque nos oponemos frontalmente a la desaparición de las redacciones de los periodistas experimentados, a los que se reemplaza con contratos de salarios indignos.

8. Porque queremos que se ponga remedio a la destrucción masiva de puestos de trabajo que están aplicando los editores en los medios de comunicación.

9. Porque queremos defendernos del intrusismo en nuestra profesión.

10. Porque rechazamos que los empresarios de los medios de comunicación antepongan los intereses económicos al derecho de los ciudadanos a estar verazmente informados, obviando los principios éticos y deontológicos de la profesión periodística.

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*